POLÍTICA
14/07/2020 13:08 CEST | Actualizado 14/07/2020 22:23 CEST

Torrent anuncia "acciones políticas y legales" por el espionaje a su móvil

Su móvil, como el de Ernest Maragall, fue espiado por un programa de una compañía israelí y que solo se vende a Gobiernos y fuerzas y cuerpos de seguridad para combatir el crimen y el terrorismo.

GTRES
Roger Torrent, durante la moción de censura en el Parlament el 7 de octubre de 2019.

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha anunciado este martes que llevará a cabo “todas las acciones políticas y legales que sean necesarias” después de trascender que ha sido víctima de un caso de espionaje a través de un software instalado en su móvil al que solo tienen acceso gobiernos y cuerpos de seguridad. 

“Llegaremos hasta el final para se aclare todo. Llegaremos hasta el final para que se aclare la verdad. Llegaremos hasta el final para que se aclare este caso”, ha expresado en una declaración institucional tras conocerse esta información adelantada por El País y The Guardian, y confirmada por Europa Press.

Para el presidente de la Cámara catalana este caso demuestra que en el Estado español “se practica el espionaje contra los adversarios políticos” algo que, según su criterio, es impropio de una democracia, por lo que ha llamado al conjunto de los demócratas a preocuparse por ello y al Gobierno a depurar responsabilidades.

En su opinión, este caso demuestra que en el Estado español “se practica el espionaje contra los adversarios políticos"

El teléfono de Torrent fue atacado con Pegasus entre abril y mayo de 2019 a través de un fallo de seguridad de WhatsApp, que abrió la puerta a la instalación del programa en el teléfono de Torrent y de 1.400 móviles en el mundo.

Ernest Maragall también lo denuncia

El líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona y diputado en el Parlament, también habría sido objetivo del programa Pegasus, según ha adelantado El País y como ha reconocido el propio diputado en su Twitter.

Lo más terrible es que la noticia no es ninguna sorpresa. La vulneración de derechos en nuestro país es constante y mucho más grave (prisión y persecución judicial) que este inaceptable e ilegal espionaje”. Maragall cierra su mensaje agradeciendo a Citizen Lab “por la defensa de derechos” y a The Guardian El País ”por el buen periodismo”.

Citizen Lab, un grupo de ciberseguridad de la Munk School ubicado en la Universidad de Toronto, ha investigado el ataque masivo después de que WhatsApp le facilitara los números espiados por el programa desarrollado NSO.

El programa permite escuchar conversaciones, leer mensajes, acceder al disco duro, hacer capturas de pantalla, revisar el historial de navegación y activar por control remoto la cámara y el micrófono de los dispositivos.