Life

¿Se puede transmitir el coronavirus a través de los alimentos?

No hay razón alguna para dejar de ir a un restaurante por miedo al coronavirus.

Conforme se extiende el brote de coronavirus, con más de 100.000 casos confirmados en todo el mundo y más de 300 en España, aumenta también el número de gente que se pregunta cómo va a afectar a su alimentación e incluso a sus hábitos.

Si eres uno de los que se ha preguntado cómo de seguro es comer en un restaurante o si hay algún alimento peligroso, sigue leyendo.

¿Se puede transmitir el coronavirus a través de la comida?

Los científicos siguen investigando el COVID-19 para conocer en profundidad todos sus métodos de transmisión, y hasta ahora lo que se sabe es que se propaga a través de pequeñas partículas de humedad que salen de la boca o de la nariz cuando una persona tose, estornuda o exhala.

La transmisión de la enfermedad se produce cuando alguien inhala esas partículas de humedad o se toca los ojos, boca o nariz después de entrar en contacto con dichas partículas.

“Actualmente no tenemos constancia de ningún informe que sugiera que el COVID-19 pueda transmitirse por los alimentos o los envases”, ha aclarado un portavoz del Servicio de Seguridad e Inspección de Alimentos de Estados Unidos a través de un comunicado.

Benjamin Chapman, catedrático y experto en seguridad alimentaria de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, asegura que al ser una enfermedad que se contagia principalmente por las vías respiratorias, las probabilidades de contraerla a través de los alimentos es extremadamente baja. “De hecho, no hay pruebas de que ningún virus respiratorio se haya transmitido a través de los alimentos en el pasado”, afirma.

¿Hay algún alimento en concreto que convenga evitar?

Dado que no se conoce ningún caso de coronavirus transmitido a través de los alimentos, no hay por qué preocuparte por ningún producto en particular. La mayor preocupación que debes tener cuando vayas a comprar alimentos es el riesgo de que te contagies de otros compradores.

“Sí existe la posibilidad de que un enfermo vaya a la tienda y propague el virus”, afirma Jason Kindrachuck, profesor asistente de Microbiología y enfermedades infecciosas en la Universidad de Manitoba (Canadá).

Así que sí, es posible que contraigas el coronavirus si una persona que padece la enfermedad está justo a tu lado y estornuda en tu aguacate o si unas partículas de humedad de una persona infectada aterrizan en tu caja de cereales, tú tocas esas partículas al coger la caja y te llevas las manos a la cara antes de lavarte. Sin embargo, es una situación poco probable y todavía no se sabe cuánta cantidad de virus hace falta para que se produzca la infección.

Esto no significa que tengas que dejar de comprar, sino que deberías tener cuidado y seguir las medidas de seguridad básicas: lavarte las manos, no tocarte la nariz, los ojos y la boca si no tienes las manos recién lavadas, quedarte en casa si estás enfermo, taparte la boca y la nariz cuando tosas y estornudes, mantenerte a un metro de distancia como mínimo de las personas que tosan y estornuden y no ir al médico, sino llamar al 112 si tienes síntomas de coronavirus (fiebre, tos y problemas respiratorios).

“Un consejo que doy a menudo es: ‘¿Qué estás haciendo ahora mismo para protegerte de la gripe común?’”, comenta Don Schaffner, especialista de la Universidad Rutgers. La mayoría de las recomendaciones para no contraer la gripe común son válidas para el COVID-19.

¿Es seguro comer en restaurantes?

En la mayoría de los casos no hay razón alguna para dejar de ir a un restaurante por miedo al coronavirus. “La situación es la misma que antes de que apareciera el coronavirus”, asegura Schaffner. “En otras palabras: no hay ningún lugar que sea totalmente seguro”.

Schaffner señala que aunque el coronavirus estuviese presente en algún alimento, moriría durante el cocinado. A la hora de ir al supermercado deberías tomar las precauciones similares a las que se recomiendan para no contraer la gripe común. Por poner la gravedad del coronavirus en perspectiva, la gripe común causó más de 6.000 muertes solamente en España en la última temporada, según datos del CSIC.

“El riesgo de encontrar virus respiratorios en un restaurante está en realidad en el hecho de estar en un mismo lugar con mucha gente que puede estar dejando sus virus en superficies como mesas, puertas y cartas con los menús. Gestionar ese riesgo lavándote las manos es un paso efectivo para reducir las probabilidades de contraer tanto el coronavirus como la gripe”.

Y recuerda que una persona que esté enferma probablemente no tenga ganas de ir a un restaurante, tranquiliza Kindrachuk, “de modo que la probabilidad de infectarse en estos establecimientos es mínima”.

Caso distinto son los eventos a los que acuden decenas de miles de personas en una zona en la que ya se han producido casos. Ahí, el riesgo de transmisión es mucho mayor debido a la inmensa cantidad de gente.

¿Hay que tomar alguna precaución especial al cocinar en casa?

Una vez más, la principal arma contra el coronavirus es lavarse las manos con frecuencia y no cocinar para otras personas si tienes síntomas, a no ser que sea absolutamente necesario.

Cuando manipules alimentos, lo recomendable es lavarte las manos, fregar las superficies con frecuencia, separar los alimentos crudos de los preparados, refrigerar la comida y cocinar a la temperatura adecuada.

¿Deberías ir llenando la despensa por si te aíslan en cuarentena?

Los alimentos y, sobre todo, el desinfectante de manos, están desapareciendo de los supermercados a medida que crece el miedo entre la población y se oyen casos de aislamientos y cuarentenas en otros países. Pero ¿es un miedo justificado?

Los expertos señalan que no es mala idea acumular alimentos no perecederos en casa por si acaso sucede algo que pueda impidirnos comprar más adelante.

Kindrachuk asegura que “no es mala idea tener suministros extra para no tener que frecuentar tanto estos lugares si aparece un caso cerca”, pero llenar la despensa para varios meses es excesivo.

La recomendación es más bien para evitar las multitudes, no porque los supermercados se vayan a quedar sin suministros. “Tampoco tiene que ver con que los alimentos se vayan a contaminar”, asegura Erin DiCaprio, especialista en seguridad alimentaria.

Si decides llenar la despensa, hazlo con cabeza y asegúrate de consumir todo antes de que caduque, ya que el despilfarro de alimentos sigue siendo un problema aunque haya una epidemia. “Me fastidiaría que la gente comprara toda esa comida extra y se le caducara”, afirma DiCaprio.

Además de resistir la tentación de vaciar los estantes del súper, asegúrate de resistirte también a hacer acopio de mascarillas. Si no tienes tos ni estornudos ni cuidas a alguien que tenga esos síntomas, probablemente no necesites llevar mascarilla.

“Es crucial comprender que el personal que se enfrenta en primera línea a esta epidemia necesita tener acceso a las mascarillas. La población debería contenerse porque esos suministros sí que los necesita la comunidad médica”, informa Kindrachuck. De hecho, ante este problema, el Gobierno de Francia ha empezado a requisar mascarillas para reservarlas para el personal sanitario

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido y adaptado del inglés por Daniel Templeman Sauco.

El médico Miguel Marcos explica el coronavirus