NOTICIAS
21/07/2020 12:18 CEST | Actualizado 21/07/2020 22:47 CEST

Liberados tras doce horas todos los rehenes del secuestro en Ucrania

"Todos a salvo", señaló el ministro de Interior ucraniano después de que un secuestrador tomase un autobús con casi 20 personas a bordo.

REUTERS
El autobús secuestrado, con las cortinas bajadas y un cristal roto por el impacto de algún disparo.

Todas las personas secuestradas este martes por un individuo identificado como Maxim Krivosh en la ciudad de Lutsk, en el noroeste de Ucrania, han sido liberadas después de más de doce horas de cautiverio.

“Lutsk. Todos están a salvo”, escribió en Twitter el ministro del Interior ucraniano, Arsén Avákov. Según el canal de televisión 112, el secuestrador fue detenido y todos los rehenes salieron ilesos.

Por su parte, el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), informó de que “efectivos del Centro de Operaciones Especiales ‘A’ , junto con la Policía Nacional, liberaron a 13 rehenes en Lutsk y detuvieron al terrorista armado que secuestró un autobús con pasajeros en el centro de la ciudad”.

El SBU señaló que gracias a la operación especial llevada a cabo “los agentes evitaron bajas entre la población civil”. Una hora antes Krivosh liberó a tres secuestrados, un menor de edad, una joven embarazada y una anciana.

Krivosh, armado y pertrechado con explosivos secuestró un autobús con unas veinte personas a bordo en la ciudad de Lutsk, en el noroeste de Ucrania. El autobús, con la cortinas echadas, se mantuvo todo el día en la plaza del Teatro de Lutsk, que estaba rodeada por la Policía, que pedía a la gente que se alejara de la zona.

El viceministro del Interior ucraniano, Antón Gueráschenko, precisó que el secuestrador se presentó como Maxim Plojói (el Malo) cuando llamó a la Policía y que en la red hay un libro firmado por una persona con el mismo nombre en la que se describe su experiencia en la cárcel y su visión de la vida.

A lo largo del día los agentes negociaron con el secuestrador para no poner en peligro la vida de los pasajeros del autobús, que cubría la ruta entre las localidades de Berestechko y Krasílovka cuando fue interceptado.

La ciudad de Lutsk, con unos 220.000 habitantes, está a unos 60 kilómetros del vértice que forman las fronteras de Ucrania con Polonia y Bielorrusia. Un hombre armado ha secuestrado este martes un autobús con 20 personas a bordo en el centro de la ciudad de Lutsk, situada en el oeste de Ucrania, según ha informado el servicio de prensa de la Policía de la región de Volyn.

“Esta mañana se ha recibido un mensaje en el 102 que decía que un hombre con cerca de 20 rehenes ha tomado un autobús con explosivos y armas en el centro de Lutsk”, ha asegurado la Policía. Como consecuencia del secuestro, las fuerzas de seguridad han bloqueado el acceso al centro de la localidad y han desplegado refuerzos.

El diario digital TSN ha informado de que el secuestrador ha amenazado a las fuerzas de seguridad ucranianas con hacer estallar dos bombas que tendría dentro del autobús y otro artefacto explosivo que asegura que ha colocado en un lugar muy concurrido de la ciudad.

Cuando ha comenzado el secuestro, se han escuchado disparos en la zona en la que está el autobús secuestrado y que el vehículo tiene varias ventanas rotas. Según este medio, el responsable del secuestro ha manifestado su descontento con el “sistema” ucraniano y ha disparado contra los agentes de las fuerzas de seguridad desde el minibús.

Minutos después del secuestro, el Ministerio de Interior de Ucrania ha confirmado que el secuestrador ha sido identificado como Maksim Plojoy. Por su parte, el diario digital ucraniano TSN ha señalado que el supuesto secuestrador tiene publicado un libro en Internet titulado ‘Filosofía de un criminal’ ―en el que habla de lugares en los que ha estado encarcelado y expresa sus opiniones― y ha indicado que su identidad real es Maksim Stepanovich Krivosh, un hombre nacido en Rusia el 6 de noviembre de 1975. Según este medio, Krivosh ha sido condenado a prisión en varias ocasiones por delitos graves.

“Feliz día antisistema”

El supuesto autor del secuestro ha publicado varios mensajes en las primeras horas del martes en una cuenta de Twitter que los medios ucranianos identifican como suya en los que reclama a los altos cargos ucranianos que admitan en un mensaje de vídeo que son “terroristas legales”.

“Mi muerte no es un obstáculo para las explosiones. La verdad de las bocas de 24 salvará las vidas de cientos. Feliz Día Antisistema. No se engañen. Celebren la verdad”, ha asegurado el supuesto secuestrador, en uno de los mensajes publicados en la red social. Además, ha difundido un vídeo en YouTube en el que se le puede ver armado con un fusil y vestido con camiseta y boina de color negro.

Poco después de comenzar el secuestro, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, aseguró desde su cuenta de Facebook que las fuerzas de seguridad ucranianas habían puesto en marcha una operación para tratar de resolver la situación “sin víctimas”. “Noticia alarmante desde Lutsk. A las 9.25 de la mañana un hombre ha secuestrado un autobús y ha tomado rehenes. Se han escuchado disparos y el autobús ha sufrido daños”, ha explicado el mandatario ucraniano.