Víctimas de abusos en la Iglesia proponen una "comisión de la verdad" y no participarán en la del Defensor del Pueblo

Alejandro Palomas cree que la propuesta que ha salido del Congreso "no es suficiente"
Activistas y entidades piden una comisión de la verdad para investigar abusos, con Manuel Barbero, Esther Pujol, Alejandro Palomas, Vicki Bernadet y Miguel Hurtado.
Activistas y entidades piden una comisión de la verdad para investigar abusos, con Manuel Barbero, Esther Pujol, Alejandro Palomas, Vicki Bernadet y Miguel Hurtado.
Europa Press

La Plataforma Tolerancia 0, en la que se han unido víctimas de abusos sexuales en la Iglesia, activistas y entidades contra los abusos sexuales infantiles, ha propuesto este jueves la creación de una “comisión de la verdad” independiente en Cataluña para investigar los abusos sexuales en instituciones católicas, con la voluntad de que pueda servir de prueba piloto para el resto de España.

En rueda de prensa, el integrante de la plataforma y primer denunciante de Montserrat, Miguel Hurtado, junto al escritor Alejandro Palomas, Esther Pujol, Manuel Barbero (Mans Petites) y Vicki Bernadet (Fundación Vicki Bernadet), ha asegurado que esta comisión de la verdad independiente quiere investigar y cifrar los abusos, pero también si ha habido “encubrimiento”, y ve necesario que disponga de poderes coercitivos.

Hurtado ―que ha elaborado un informe jurídico-técnico presentado por la Plataforma Tolerancia 0― ha señalado que el procedimiento legislativo para esta comisión sería que el Parlament aprobara una proposición no de ley apoyando la creación de la comisión para ver si existe apoyo político.

Una vez se aprobara la proposición no de ley, plantea realizar una comisión de estudio en el Parlament con expertos para la aprobación del estatuto jurídico de la comisión de la verdad, y una proposición de ley para la modificación en el Congreso del Código Penal para dotarla de poderes coercitivos. “Si no hay poderes coercitivos no tiene ningún sentido”, ha dicho.

Entre los poderes coercitivos que quieren para la comisión de la verdad figuran obligar a comparecer ante ella, obligar a entregar documentos como archivos canónicos, y que tenga capacidad de sanción por falta de colaboración.

Asimismo, ha afirmado que la figura de la comisión de la verdad necesita voluntad política para que salga adelante, y ha explicado que es una propuesta que trasladó a los grupos en el Congreso antes de que se decidiera que se haría a través del Defensor del Pueblo, y que partidos políticos la apoyaban, por lo que cree que “los números salen” si se traslada al Parlament.

Además, la plataforma ha asegurado que no van a participar en el proceso de investigación del Defensor del Pueblo porque le faltan poderes coercitivos, ya que han recordado que en 2019 hubo una investigación del Síndic de Greuges que no los tenía y la Iglesia catalana se negó a participar, así como tampoco en la del Despacho Cremades.

“Nos bajamos del tren”, ha dicho Hurtado respecto a la investigación del Defensor del Pueblo, al no ver adecuada la herramienta, aunque tanto Vicki Bernadet como Manuel Barbero han afirmado que la no presencia de sus entidades no deslegitima en absoluto la investigación que pueda hacer el Defensor del Pueblo.