POLÍTICA
03/12/2019 18:19 CET | Actualizado 04/12/2019 09:39 CET

Tráiler para una legislatura

Lo que nos espera a tenor de la sesión de constitución de las Cortes.

EFE
Iglesias

“Pido perdón al pueblo español”. El diputado más mayor (73 años) del Congreso, el socialista Agustín Zamarrón, ha hecho lo que no se atrevieron a hacer los líderes más jóvenes del país que nos llevaron a repetir las elecciones. Sus sentidas palabras han sonado de verdad, lo que esperaban escuchar muchos ciudadanos hartos de los hipervitaminados liderazgos que dominan los partidos.

Cinco horas encerrados en el Hemiciclo. Así ha arrancado este XIV Legislatura, que ya nos deja la música que puede empezar a sonar a partir de ahora en el Congreso y en el Senado. Ha habido de todo, muy largo pero nada aburrido. Y es que la política española sabe cómo seguir alimentando esta telenovela millennial que arrancó a partir del año 2014.

La primera jornada en las Cortes tiene una de las votaciones más complicadas, la de las Mesas. Mucho más difícil que sacar adelante una moción de censura casi. Papeletas y voto secreto en urnas, con cambalaches entre partidos para hacerse con este órgano. A pesar de que parece algo muy técnico, importa muchísimo, pues sirve para controlar el día a día del Parlamento -que debería ser vital en un panorama en el que no hay mayorías absolutas y podrá determinar de manera abrasiva la acción del futuro Gobierno-.

La derecha española no hace “cordones” a Vox

Y nos deja varios mensajes. Por un lado no hay acuerdo para que España ponga un cordón sanitario a la ultraderecha, como sí pasa en otras naciones europeas como Francia y Alemania. La Mesa del Congreso tendrá por primera vez un representante de Vox, con un puesto nada despreciable: la Vicepresidencia Cuarta (para Ignacio Gil Lázaro). Por cierto, es un antiguo diputado del PP y que representó a su partido en este órgano entre 2004 y 2015.

EFE
Batet y la nueva Mesa del Congreso

El Partido Popular ha rechazado formar ese cordón -una petición que le hizo el PSOE apoyado por Unidas Podemos-. Pero no le ha salido bien la jugada tampoco, porque al final no ha logrado un acuerdo a tres bandas con Vox y Cs (lo que en sus sueños se llama España Suma). Esto ha hecho incluso que la correlación de fuerzas sea mayor de la que en un primer momento se pensaba: al final las fuerzas progresistas (PSOE-UP) se llevan seis puestos, mientras que la derecha y la ultraderecha se quedan con tres.

Casado se ha visto con un Vox que quería jugar a ser víctima del sistema (parece que deseaba el cordón) y se ha negado a un acuerd. Sus exigencias: tener dos puestos en la Mesa y además echar a Cs de ese órgano. Al final se queda con uno, pero no entra en ninguna operación, por lo que puede jugar a ser todavía outsider y antiestablishment. Sí logra que Cs no tenga representación -sólo podían haber entrado los ‘naranjas’ si pactaban los tres-. Operación ‘desparición’ de Ciudadanos.

España no Suma

Y se abre una brecha entre el PP y Vox el primer día de las Cortes. No hubo ese acuerdo con nocturnidad que se vio en ayuntamientos y comunidades. Abascal ha dicho que toma “nota” y ha reprochado a los populares que hayan cedido votos -de manera infructuosa- a Cs en la votación de las Secretarías -lo que ha dejado fuera tanto al ‘naranja’ como al candidato de la utraderecha-. 

Esto pone en evidencia que no van a ser unas negociaciones fáciles a partir de ahora en muchas autonomías dominadas por la derecha cuando se aborden los presupuestos regionales. Y Casado ve también que no es simple doblegar a Vox, que empieza a tener ya en mente el sueño del sorpasso y sabe que le va mejor el papel contra los otros en este tipo de votaciones.

Otra nota de este martes: la irrelevancia de Cs. Los naranjas apenas tienen diez diputados y sus votos ya no son necesarios para las ecuaciones. No han conseguido gran ruido sin Albert Rivera e Inés Arrimadas intenta sacar la cabeza pero se queda muy ahogada ante los 340 diputados de otros partidos. Sí podrían ser vitales si decidieran apoyar a Sánchez, pero no entra en los planes de la gestora.

Esto va de bloques: PSOE y UP se saben entender

Y el Congreso también vislumbra que por el momento esto va de bloques. El PSOE intentó hasta el último momento sumar a PP y Cs a ese cordón sanitario, pero no lo logró. Lo que sí ha afinado muy bien ha sido esa coalición de izquierdas que puede llegar: han logrado seis puestos.

En la Presidencia estará Batet, a la que ven con buenos ojos los ‘morados’ y que cumple muy bien el intento de Pedro Sánchez de colocar en puestos de Estado a catalanes. Y en una buena jugada parlamentaria han obtenido a tres de los cuatros secretarios para el PSOE y UP. Tienen la llave de la actividad parlamentaria.

EFE
Margarita Robles, Irene Montero y Magdalena Valerio

Y a la vez Sánchez ha colocado en el Senado a otra mujer: Pilar Llop ha sido elegida presidenta. Es también una señal muy clara al movimiento feminista, con esta jueza especializada en violencia machista. También las conversaciones internas en el partido señalan a esta independiente como una pieza clave en el futuro del PSOE de Madrid. 

 

Dos mujeres al frente del Congreso y del Senado, un guiño de Sánchez al feminismo

 Las tensiones que esperan en el Congreso también vendrán por el choque con el independentismo. Ya desde primera hora llegaban momentos crudos, como cuando la diputada más joven, Marta Rosique (ERC), se saltaba las normas y decía los nombres de cargos presos antes que la lista de diputados electos.

Las formas de acatamiento también han provocado reproches y enfrentamientos incluso entre Cayetana Álvarez de Toledo (PP) con Batet. Los populares volverán al España se rompe que utilizaron durante la época de José Luis Rodríguez Zapatero. 

Quieren presionar así al PSOE, a pesar de que no están dispuestos a abstenerse como piden voces internas como la de Esperanza Aguirre. Casado cree que si lo hace, dejaría todo el camino para Vox en la derecha.

No hay pistas nuevas sobre la investidura

Desde la tribuna se ha escuchado a Zamarrón pedir una Legislatura larga y fructífera, pero ni la investidura está segura en estos momentos. No ha habido guiños a Sánchez por los que tienen la llave. Nada más acabar la sesión, toca el turno de la reunión entre los equipos negociadores de Esquerra y PSOE. Los republicanos no tienen prisa, y los socialistas empiezan a pensar ya más en enero que en diciembre. Lo que ha prometido el presidente es que no habrá terceras elecciones.

Lo que esperan en el PSOE es que no sea una premonición la “mala pata” de Adriana Lastra, que se ha torcido un tobillo durante la sesión al bajar la escalera y ha tenido que ser auxiliada hasta por Sánchez. Se ha acercado hasta la ministra María Jesús Montero, que es médico. Help!

Este ha sido el tráiler de la legislatura. Tenemos muchas ganas ya del capítulo de la investidura.

PD: Un Iglesias muy discreto ya va ensayando su papel como ‘vice’.

 

Photo gallery Las mejores frases de Agustín Zamarrón en la sesión constitutiva See Gallery