BLOGS
08/12/2018 09:20 CET | Actualizado 08/12/2018 09:20 CET

Las tallas grandes llegan a la música

Parte de la grabación del vídeo 'Gato'.
Juliana Valencia
Parte de la grabación del vídeo 'Gato'.

Las tallas grandes, especialmente en el mundo de la moda, han venido teniendo un avance importante en el globo terráqueo, en Hispanoamérica a un ritmo totalmente distinto, pero lo importante y a rescatar es que seguimos en movimiento, como la energía, transformándonos, evolucionando, fluyendo...

En esta evolución imparable del mundo de la belleza XL ocurren cosas importantes, históricas, maravillosas y en esta oportunidad comparto a detalle la más reciente.

En la moda, en la TV y hasta en el arte por fin se está visibilizando el talento de la gente sin procurar su talla pero, ¿y qué pasa con la música?

Ha habido algunos tímidos intentos de incluir a las tallas grandes dentro del pentagrama musical, sin embargo estos han sido sin éxito, de baja calidad, mal gusto en su mayoría. Es por ello que yo misma, en mayo del 2015 me animé y propuse un reto al cantante de bachata Romeo Santos que se convirtió viral. Reto que él no aceptó, con una fría ley del silencio que hasta hoy se mantiene...

Las cosas han evolucionado de una forma tan interesante que ya en el año 2018 podemos hablar de un antes y un después, pero además bien hecho, bien producido, como hemos debido hacerlo desde el principio.

Se trata de Delfina Dib, cantante argentina de Rap y su tema "Gato". Trató de ir más allá que el resto de sus pares y hacer de una modelo de tallas grandes la protagonista de su vídeo clip, para lograr un impacto mayor y definitivamente lo logró.

Los modelos del vídeo son Juliana Valencia y Julián Torres, y él es uno de los más destacados del país (Colombia) quien también ha incursionado en la actuación.

La interacción entre Juliana y Julián se planteó muy divertida en el rodaje del vídeo, debían mostrarse como una pareja de enamorados fluctuantes entre varias facetas de la relación, seducción, manipulación, rabia, ruptura.

Juliana está desde el año 2016 en el mundo del modelaje y entre sus logros figuran: primera modelo talla grande protagonista de un documental en Colombia, llamado El peso de la Belleza, realizado por la Universidad de la Sabana; primera modelo talla grande imagen de un gimnasio; y primera modelo y estudiante de diseño que genera un cambio en las clases de patronaje de su universidad, logrando que los patrones se amplíen de la talla 10 hasta la talla 16. Nunca se imaginó que un casting le cambiaría tanto la vida se siente definitivamente en el camino correcto. Asegura que su meta principal es "sentir que ayudo a que las mujeres curvy y plus size se sientan representadas en mí, luzcan con orgullo su cuerpo y se quieran".

Siendo la primera vez en su natal Colombia que fuera la protagonista de un vídeo musical una mujer de tallas grandes, lejos de inflarle el ego, lo ha mantenido al momento intacto. Asegura que en la escena de tallas grandes hay muchas chicas muy hermosas y que su experiencia como protagonista de un clip musical otras la repetirán, pero que sin duda alguna fue para ella un honor haber abierto el camino para todas.

Juliana se mantiene siempre trabajando en nuevos proyectos. Recién acaba de ser parte del catálogo de dos empresas nacionales (Colombia) que por primera vez lanzan sus colecciones en tallas grandes, y otro catálogo de una importante empresa en camino de ser también parte de su cartera de clientes como modelo.

Incursionó en la actuación recientemente como co-protagonista de una mini-serie de Netflix sobre la vida de la modelo de tallas grandes Denise Bidot. Los proyectos en los que se involucra la modelo colombiana son con contenido y altura, escogidos con especial cuidado por ella.

Ella forma parte del preocupantemente alto número de niños y adolescentes víctimas de matoneo (bullying) escolar. Por desórdenes tiroideos comenzó a ganar peso desde temprana edad y el desafortunado comentario de "vas a terminar como tu mamá de gorda" la acompañó desde esa tierna edad. Su mamá, su gran compañera, pilar, impulsora y más es quien la ha tenido de la mano desde el principio con una tenacidad y orgullo que solo las buenas madres conocen. Porque si una madre no apoya a sus eternos pequeños entonces ¿quién? Y fue ella misma, quien le dio la fuerza para no decaer y no dejarse abatir por este mal del siglo XXI dándole apoyo para que se hiciera en el mundo del arte y en cada proyecto donde Juliana siente que tiene algo que aportar.

Esos quienes alguna vez la hirieron, reaparecen con esa conveniente desmemoria de quienes suelen destrozar despreocupados almas ajenas, pero la fortalece de Juliana la hace no mirar atrás a una etapa ya superada, como debe ser...

Juliana Valencia

Tiene entre sus proyectos ser motivadora de vida, para ello creó un taller de autoestima para adolescentes, atinado por demás en una edad donde la autoestima puede bien desaparecer o fortalecerse para siempre. En este taller ella comparte su historia de vida, pero también brinda herramientas valiosas y necesarias para superar de forma exitosa este creciente problema en tan difícil edad.

Cuando conversé con ella sobre el problema de diseñadores no queriendo incluir tallas grandes en su trabajo me compartió su opinión tajante como sustanciada:

"Como estudiante de diseño me lo he preguntado muchas veces. Las marcas que se resisten a producir tallas grandes desaprovechan un gran mercado que tiene poder adquisitivo y que compra su ropa en el exterior o agota la producción nacional, así los diseños no sean de su total gusto. La mujer latina generalmente es curvilínea y los diseñadores no pueden olvidar esa realidad.

También las universidades deben cambiar los esquemas tradicionales y el patronaje que hoy solo es hasta las tallas 10 o 12 y ampliarlos hasta las tallas 22 y 24.

Con la producción de ropa talla grande con diseños y colores novedosos muchas mujeres van a dejar de ser inseguras, van a aceptarse y podrán lucir sus figuras sin complejos, algo realmente muy positivo desde todo punto de vista".

Como todo ser humano, Juliana tiene días de baja autoestima y los maneja con pequeñas rutinas tal y como narra "me miro al espejo y me digo a mí misma: 'adelante, Juliana, lo que tú no hagas por ti, nadie lo hará', para completar mi propia terapia de autoestima gasto energía haciendo ejercicio, escuchando mi música favorita, preparándome un snack o smoothie saludable, también me consiento aplicándome mascarillas faciales y tratamientos para humectar mi piel y mi cabello, probándome varios outfits y experimentando nuevas técnicas de maquillaje con tutoriales; también leo blogs donde puedo ver que no soy la única que pasa por esto, lo que me motiva a aceptarme y a quererme mucho más, este es un trabajo interior que hago todos los días".

Y a quienes tengan a bien leer esta entrevista les deja un mensaje:

"La vida es solo una, hay que amarse y aceptarse. Apartar de nuestro pensamiento el temor al qué dirán. Hagas lo que hagas siempre criticarán, hay que enfocarse en las metas trazadas y luchar por lograr los ideales personales".

¡Hasta la próxima!

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

EL HUFFPOST PARA HONEST