BLOGS
01/06/2018 07:29 CEST | Actualizado 01/06/2018 07:29 CEST

Cásate de verde: harás a tus invitados más listos

PHOTO BY COCOPARISIENNE AT PIXABAY.COM

Que el cerebro humano es un órgano orientado a elaborar patrones y detectar cuándo algo se sale de ellos es algo que no necesita mucha demostración: siempre nos duchamos siguiendo la misma secuencia, vamos al trabajo por la misma ruta y hacemos la compra casi siempre siguiendo el mismo recorrido. Y, de la misma manera que creamos esos patrones, somos capaces de descubrir rápidamente cuándo algo no encaja: cuándo alguien se ha cambiado de peinado, cuándo hay un ruido nuevo en el coche o cuándo la misma barra de pan que compramos todos los días no sabe como siempre.

A pesar de sus múltiples beneficios como impulsor de la innovación, en el fondo es aún desconocido cuál es el papel que juega en la especie humana el pensamiento original, es decir, el que se sale del patrón. En todas partes encontramos ovejas negras, rebeldes con o sin causa y, en fin, personas que prefieren hacer las cosas de una manera diferente, generando una solución de continuidad en el predecible relato del mundo. Podríamos especular sobre cuál es la causa de que se comporten así, es decir, qué es lo que en el fondo les anima a mostrarse de esta manera o cuáles son las claves de esa habilidad. Pero lo que sí comenzamos a saber es cuál es el efecto que tienen en quienes les rodean.

Buscar cosas que nos sorprendan y saquen a nuestro cerebro de la paz que le dan sus certidumbres, no solo hace nuestra vida más entretenida: también nos hace más listos

En un sorprendente estudio mostraron a dos grupos de personas una serie de fotografías de boda. En un grupo estas imágenes eran tradicionales y en las otras se salían del patrón cultural esperado (por ejemplo, la novia llevaba un vestido verde y el novio un esmoquin púrpura). Luego sometieron a ambos grupos a una prueba de razonamiento (del tipo "si 3 trabajadores hacen 3 juguetes en 3 minutos, ¿cuánto tiempo tardarán 500 trabajadores en hacer 500 juguetes?). Lo que observaron, ni más ni menos, es que los sujetos que habían observado las imágenes que se salían del patrón cultural esperado resolvían mejor la prueba de razonamiento. En otras palabras: observar algo inesperado parecía incrementar su habilidad cognitiva.

El resultado de este estudio se puede ver de dos maneras: una, evidentemente, que el mejor regalo que puede hacer a sus invitados alguien que organiza un evento, como por ejemplo una boda, es ser original. La hipótesis es que, de esta forma, se estimularán sus capacidades mentales y, por ejemplo, las conversaciones entre ellos serán más interesantes y divertidas.

Sin embargo, es posiblemente la otra lectura la que resulta más sugerente, porque no todos los días estamos organizando bodas. Y es esta: buscar cosas que se salgan del patrón, que nos sorprendan y que hagan salir a nuestro cerebro de la paz que le proporcionan sus certidumbres no solo hace nuestra vida más entretenida: también nos hace más listos.

(Por cierto, la respuesta correcta a la prueba de razonamiento es 3 minutos)

Síguenos también en Facebook de HuffPost Blogs

ESPACIO ECO