BLOGS
06/06/2012 15:06 CEST | Actualizado 06/08/2012 11:12 CEST

Neoladrillismo o cómo volver a tropezar otra vez en la misma piedra

Como si nada hubiera ocurrido en España en estos últimos años, se suceden los nuevos proyectos urbanísticos en los lugares más bellos de nuestro litoral. Tenemos que decir no. Otra vez no.

El ayuntamiento de Tarifa ha aprobado la construcción de más de 300

viviendas y 1.400 plazas hoteleras junto a la playa de Valdevaqueros.

Si no lo evitamos, este paraje único, libre de construcciones, y

ubicado entre los Parques Naturales del Estrecho y los Alcornocales,

puede caer bajo la nueva ola del ladrillo. No es el único. Como si

nada hubiera ocurrido en España en estos últimos años, se suceden

los nuevos proyectos urbanísticos en los lugares más bellos de nuestro

litoral. Es el neoladrillismo.

Así, aquellos parajes que por estar peor comunicados, o por haber sido

emblemas de la protección ambiental, se han librado del brutal

urbanismo de la última década, están ahora muy amenazados. Se trata de

lugares singulares de especial belleza, y hasta ahora prácticamente vírgenes, que lograron sobrevivir de la voracidad urbanística.

Hablamos por ejemplo de la playa de Es Trenc, en Mallorca. Un inmenso

arenal que ha sufrido varias veces la amenaza de construcciones, pero

que hasta ahora se había mantenido incólume gracias a la tenacidad de

los grupos ecologistas, en especial del incansable GOB. En Murcia la

amenaza se cierne sobre las costas de cabo Cope, hasta ahora ajenas al

ladrillazo que inundó otras zonas de su litoral como La Manga del Mar

Menor. En Almería es el Cabo de Gata el espacio sometido al riesgo de

una nueva ola del ladrillo, como si no estuviera grabada en nuestra

retina la imagen de ese espantoso hotel en la playa de El Algarrobico.

Pero ¿cómo es posible que esto ocurra con la que está cayendo

precisamente como consecuencia de un urbanismo salvaje y de una burbuja inmobiliaria que no se supo o no se quiso parar? Ahí tenemos a Bankia, arrastrada al abismo precisamente por los activos tóxicos procedentes del ladrillo. Un abismo que parece arrastrarnos a todos y que, si no se remedia, va a costarnos miles de millones de euros de dinero público mientras se recortan servicios básicos para la ciudadanía.

Sin embargo, parece que esté modelo, el de los 5 millones de parados, sigue teniendo defensores en diferentes instancias y que podría volver.

La falta de alternativas de los grandes partidos le abre el camino. Ahora no vendrá de la mano de una banca fuertemente endeudada, sino a través de inversores o fondos extranjeros específicos que buscan dónde invertir.

El neoladrillismo no es masivo, ni se da en cualquier parte. Busca lugares de especial valor para proyectos de alto standing que puedan comercializarse

perfectamente entre inversores extranjeros. Puede ser un buen negocio

para ellos, pero en España sólo dejará más destrucción agotando todavía más el atractivo turístico de nuestra costa, a cambio de muy poco.

Ya hemos visto lo que nos ha traído la economía del ladrillo. Volver a

escuchar los mismos argumentos de hace una década para justificar que

se enladrille la playa de Valdevaqueros en Tarifa es inaceptable. No

debemos permitirlo. No podemos consentir que una vez más se engañe a la gente con un falso desarrollo cuyas consecuencias ya conocemos. Tenemos que decir no. Otra vez no.

RESPONSABLEMENTE