botellon

Tambi茅n se han registrado m谩s denuncias a locales de ocio, la mayor铆a en barrios adinerados de la capital.
La Polic铆a ha tenido que realizar varias intervenciones este fin de semana.
Hab铆an preparado una carpa, altavoces de gran potencia y un grupo electr贸geno.
Pero desde hoy, menos todav铆a.
La Junta estaba a la espera de la autorizaci贸n de los tribunales, que no ha obtenido.
La Generalitat sancionar谩 los incumplimientos con multas entre 3.000 y 15.000 euros.
Se disparan las reuniones ilegales en la v铆a p煤blica tras el estado de alarma.
La plataforma ecologista Salvem El Golfet ha advertido a los ayuntamientos de Palafrugell y Mont-ras de este tipo de actividades.
"No te creo", le han respondido en redes.
Instagram Pinterest Twitter Facebook Ve a nuestra portada La ministra de Sanidad, Dolors Monserrat, ha anunciado este mi茅rcoles
Twitter Instagram Pinterest Ve a nuestra portada La ni帽a de 13 a帽os que fue ingresada el viernes por la noche en el Hospital
Una ni帽a de 13 a帽os tuvo que ser ingresada este viernes por la noche en el Hospital Severo Ochoa de Legan茅s al sufrir un
El 061 ha atendido en lo que va de a帽o, concretamente entre el 1 de enero y el 31 de octubre, a un total de 409 menores de
El Puesto de la Guardia Civil en San Mart铆n de la Vega ha abierto un investigaci贸n de oficio para aclarar las circunstancias
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha anunciado este martes la posibilidad de instalar m谩quinas en los botellones para
arrimadasLa pasada campa帽a electoral catalana puso de manifiesto una doble vara de medir cuando se habla y se juzga a pol铆ticas y a pol铆ticos. El trato que recibi贸 In茅s Arrimadas lo certifica. Doble vara que tambi茅n es visible en el tipo de cr铆ticas que recibe Manuela Carmena por querer implementar nuevas y diferentes pol铆ticas para abordar las consecuencias de los botellones.
Quiz谩 alg煤n d铆a las futuras generaciones se pregunten qu茅 ocurr铆a en nuestra sociedad para que grandes concurrencias de j贸venes universitarios -a los que les esperaba un cincuenta y pico por ciento de desempleo- requiriesen un lugar donde emborracharse, sin que esa costumbre fuera considerada al menos preocupante.
Centr茅monos en una noche alcoh贸lica hasta niveles de intoxicaci贸n, la exaltaci贸n de la amistad, la visi贸n doble, en definitiva, el descontrol. Uno empieza como si nada, una cervecita, un cubatita, y caen dos, llega la media docena, y al final pierdes la cuenta. Despu茅s de un fiest贸n alcoh贸lico, uno se levanta con la famosa resaca.
Cuatro amigos de entre 18 y 24 a帽os compran unas pizzas para llevar y dos botellas grandes de refresco. Est谩n en Lucena (C贸rdoba