En la promesa de éxtasis capitalista y en su reverso, la miseria y el hambre de los protagonistas, habita Hansel y Gretel, la ópera de Engelbert Humperdinck que se estrenó este martes en el Teatro Real.La obra tiene tiene mucho de roscón de Reyes y sucede en la cartelera a Muerte en Venecia, el elegante plato deconstruido que causó sensación en diciembre. Hansel y Gretel Sabe a piruleta. hansel y gretel teatro real
muerte en veneciaLa puesta en escena es brillante: compacta, elegante, oscura (fantasmagórica), rápida para acomodar el testamento vital de Britten. La producción de Muerte en Venecia estrenada en el Real es, además de la expresión de la belleza que puede encerrar la muerte, un recordatorio de la vigencia y necesidad de representarla en un teatro.