debates electorales

Confunde a Rubalcaba con Zapatero "El debate es mi medio natural". Esta es la sorprendente frase que ha pronunciado el presidente
La cuestión catalana parecía enredada en las negociaciones para investir al próximo president de la Generalitat, pero la
Uno de los momentos de la noche lo protagonizó el "bonobús". Zapatero reprochaba a Rajoy su política en materia de inmigración
La Fiesta Nacional deja una polémica sobre el carácter colonizador del continente americano por España pero, sobre todo, deja
Gana el PSOE, sí, por aquello del contraste de ideas, la apertura y la democracia interna. Pero el exagerado lenguaje corporal de Pedro Sánchez y su impostura chirrió entre propios y extraños y preocupó sobremanera a la "oligarquía" socialista que arropa su candidatura. Pero los "sanchistas" siguen seguros de la victoria.
Frío al comienzo, el debate se encendió ante el optimismo de alguno sobre la situación del paro, la situación en Cataluña o la lucha contra los paraísos fiscales. En el plató de TVE sólo una mujer... la directora del programa, María Casado.
Nadie en el PP creyó que al plató de TVE entrara un político bregado en mil batallas, de dilatado curriculum y amplia experiencia comunitaria, y saliera un candidato atenazado por los nervios y amilanado por la mirada fija y el relato cercano de una Elena Valenciano serena y segura que marcó las lindes del debate hasta llevarlo a su terreno.
Lo más importante en los debates televisados no son los detalles estratégicos ni las cifras. Como demostró Ronald Reagan, el objetivo de los debates es elegir a un líder moral. Y para eso tenemos que contemplar una representación. Reagan no discutió sobre detalles estratégicos ni sobre cifras.
Cada uno de los aspirantes a la presidencia tendrá derecho a "un camerino disponible con las dimensiones adecuadas que permita
Ha sido un buen debate en que se han confrontado dos visiones totalmente contrapuestas de los problemas del país y de las soluciones. Pero ambos lo han hecho de forma civilizada. La impresión inmediata al terminar el debate es que ha habido un empate
Hace cuatro años, unos chorritos de 'su primera colonia' le bastaron a Obama para llevarse a la chica. Era el guapo de la clase. Romney no es el anciano excéntrico que se enfrentó a Obama en 2008. Mitt puede tener el partido lleno de frikis peligrosos, pero él no está loco.