eduardo madina

El PSOE está en un laberinto y la salida no es fácil. Pedro Sánchez está muerto, pero ahora hace falta enterrar su relato. Y éste no lo sepulta una abstención que facilite un gobierno del PP.
Lo que importa en todo caso es que ya no hay un PSOE, sino dos, y que se salde como se salde el Comit√© Federal no har√° falta s√≥lo hilo y una sola hilandera para coser el descosido. Porque sepan que a lo que ven y escuchan hay que a√Īadir, como en toda guerra fratricida, las presiones, las amenazas, los dosieres y las coacciones que no han trascendido y que cuentan por los cen√°culos que ha habido.
"Dicen que hay un golpe de estado, pero si lo fuera, estaría organizado por un sargento chusquero". El exministro socialista
El presidente de Extremadura, Guillermo Fern√°ndez Vara, considera que es necesario el cambio en el PSOE "para poder volver
La guerra ha estallado ya con toda su crudeza y quienes, hasta ahora, han callado en p√ļblico -unos por responsabilidad y otros por t√°ctica-, hoy braman ya contra S√°nchez. Los "aparatos" de unos y otros han empezado a hacer c√°lculos para comprobar si cuentan con los 130 votos necesarios para en un caso, echar abajo la convocatoria inminente del congreso, y en el otro para celebrarlo. El l√≠der del PSOE se ha hartado de que se cuestionen sus decisiones, y los secretarios generales territoriales de que √©l no asuma responsabilidades.
Las posiciones de cada cual empiezan a asomar ya en el PSOE, y no apuntan nada nuevo, salvo que el nombre de Susana D√≠az se ha ca√≠do como favorita de hasta quien ha sido su principal valedor en los dos √ļltimos a√Īos, el mism√≠simo Zapatero. El ex presidente regresa hoy a Madina como si nunca se hubiera ido de su lado ni le hubiera traicionado con S√°nchez, de quien luego abjur√≥ para alistarse al "susanismo".
√Čchale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¬°S√ćGUENOS! ‚Ä® Y por supuesto, Montserrat Dom√≠nguez y el subdirector Guillermo
El √ļltimo bar√≥metro del CIS puede servir de gu√≠a para que muchos aspirantes a diputado se vayan haciendo a la idea de que
Como acostumbra a decir el presidente de Asturias, Javier Fernández, no hay vieja y nueva política, sino buena y mala. Y la ejercida por Sánchez no ha sido la más conveniente para que el PSOE vuelva a ser partido de gobierno. Lejos de reportar un sólo voto o mejorar su valoración en las encuestas, las negociaciones con las que ha ocupado el centro de la escena en busca de una investidura no han frenado la caída del socialismo.
Pedro S√°nchez y Pablo Iglesias, en una de sus reuniones en el Congreso para cerrar la investidura (fallida) del socialista