BLOGS
05/09/2015 09:56 CEST | Actualizado 05/09/2016 11:12 CEST

Lo más probable es que...

Lo más probable, sostienen en el PP, es que sean las elecciones el 13 o el 20 de diciembre, los españoles escriban ese día el principio del fin del PP de Mariano Rajoy. Porque gane o pierda, gobierne o no gobierne, la renovación que el presidente del PP inició tímidamente en el partido tras la debacle del 24-M tendrá que tener continuidad primero en la confección de las listas electorales y, después, en el congreso nacional posterior a las generales que preparará sin duda la sucesión del número uno.

Acaba la semana política que dio comienzo al nuevo curso, y la temperatura de la escena pública está que arde. El termómetro ha rozado los cuarenta grados, más propios del ecuador de una campaña electoral que de los prolegómenos de una legislatura que da sus últimas bocanadas. Y no es para menos: Cataluña está que arde tras los registros en la sede de CDC por el presunto cobro de comisiones ilegales a cambio de obra pública; Madrid azuza el fuego electoral con una reforma legal urgente y controvertida con la que intimidar a Artur Mas; el PSOE abre el calendario para la elaboración de sus listas... y el Gobierno escamotea el número de refugiados que está dispuesto a aceptar tras las mayor crisis humanitaria desde la II Guerra Mundial. La frase de la semana, sin duda, la del presidente del Gobierno: "Lo más probable es que las elecciones sean el 20 de diciembre". Pues sí. O no. Con Rajoy, cualquiera sabe. Pero lo más probable también es que...

... el 20-D se escriba el final del PP de Rajoy

Lo más probable es que la fecha final se decida en función de si los Presupuestos Generales del Estado, tras su paso por el Senado, tienen que volver o no al Congreso. Lo más probable es que si son retocados en la Cámara Alta no haya tiempo de convocar el 13 -como también se ha barajado- porque la aprobación definitiva está prevista para la semana del 20 al 25 de octubre. Y, en ese caso, si uno cuenta los cincuenta y cuatro días preceptivos que han de transcurrir entre la disolución de las Cortes y la convocatoria electoral, no salen las números.

Lo más probable, sostienen en el PP, es que sean el 13 o el 20, los españoles escriban ese día el principio del fin del PP de Mariano Rajoy. Porque gane o pierda, gobierne o no gobierne, la renovación que el presidente del PP inició tímidamente en el partido tras la debacle del 24-M tendrá que tener continuidad, primero en la confección de las listas electorales y, después, en el congreso nacional posterior a las generales que preparará sin duda la sucesión del número uno.

Foto: ANDREA COMAS/REUTERS

... Moncloa impusiera la presencia del Albiol en el Congreso

Lo más probable es que Rajoy sepa a estas alturas la perplejidad que el martes causó en sus propias filas la decisión del Gobierno de tramitar con carácter de urgencia una Proposición de Ley para que el Tribunal Constitucional pueda suspender en sus funciones a Artur Mas en caso de desobediencia. Lo más probable es que el presidente supiera que la dirección de su propio grupo parlamentario no fue informada hasta la noche anterior de la iniciativa que se impulsó desde La Moncloa. Lo más probable es que fuera la vicepresidenta del Gobierno la que envió al secretario de Relaciones con las Cortes, Luis Ayllón, a dirigir en persona la escenografía que precedió al registro del texto en la Cámara Baja, incluida la controvertida presencia del candidato del PP a la Generalitat, Xavier García Albiol, en sede parlamentaria. Los más probable es que Rajoy buscara con ello no sólo parar los pies a Artur Mas, sino activar la maquinaria electoral de cara a las generales.

Foto: Juan M. Espinosa/EFE

Lo más probable es que Rajoy no haya leído ni la exposición de motivos del texto impulsado: "Si bien la actual regulación del Tribunal Constitucional contiene los principios generales para garantizar la efectividad de sus resoluciones, la necesidad de adaptarse a las nuevas situaciones que pretenden evitar o soslayar tal efectividad obliga a desarrollar los instrumentos necesarios para que la garantía de efectividad sea real".

... Rajoy haya permitido que no se cumplan las sentencias

Lo más probable es que el presidente no se haya parado a pensar que lo escrito en la exposición de motivos de su proposición de ley es tanto como decir que durante treinta y seis años -la ley orgánica que regula el funcionamiento del Alto Tribunal es de 1979- los sucesivos Gobiernos de España han permitido que en este país no se cumplan las sentencias del Constitucional. Lo más probable es que también desconozca que la ley vigente ya dice que todos los poderes públicos están obligados al cumplimiento de lo que el tribunal resuelva y ya establece sanciones para quién desobedezca sus resoluciones.

... el Gobierno no consultara a los magistrados del TC

Lo más probable es que los hacedores de la iniciativa no le hayan contado a Rajoy que no han consultado con ningún magistrado del TC -ni siquiera con los afines-, el disparate jurídico de tal estratagema. Lo más probable es que el presidente esté al tanto de que el PP tiene todo perdido en Cataluña, pero que la iniciativa le puede dar rédito político en el resto de España a tan sólo dos meses de las generales. Lo más probable es que tampoco le importe que la reforma que pretende aprobar este mismo mes tiene elementos claros de inconstitucionalidad. Porque lo más probable es que cuando el Tribunal falle cualquier recurso que se pueda presentar, Rajoy sólo sea ya una cita en los libros de historia.

... el PSOE salga mal parado del debate catalán.

Lo más probable es que cuando el Gobierno tomó la decisión de llevar al Congreso la proposición de ley supiera que de este debate el PSOE siempre sale mal parado. Lo más probable es que, más allá de que les asista la razón en la denuncia de las formas y en la gravedad del fondo que se plantea, los socialistas sean acusados desde la derecha de estar en contra de que se cumplan las sentencias judiciales y de parar el desafío secesionista. Lo más probable es que en La Moncloa ya se hayan percatado de que mientras la respuesta de Pedro Sánchez a su iniciativa ha sido contundente, la de la Junta de Andalucía ha brillado por su ausencia. Y lo más probable es que aprovechen esta brecha para ahondar en la herida interna del socialismo español.

... haya lío con las listas del PSOE

Lo más probable es que los socialistas anden esta semana, además de preocupados por la bomba de neutrones que el Gobierno ha lanzando sobre la campaña catalana, con los prolegómenos de sus listas electorales. Su Comité Federal abre hoy los plazos, y lo más probable es que los aspirantes anden moviéndose para ocupar un puesto de salida. Lo más probable es que Pedro Sánchez decida en solitario toda la candidatura que le acompañará por la circunscripción de Madrid. Lo más probable es que el secretario general ande en busca de una número dos que venga de fuera de la política y tenga reconocimiento social.

Foto: Carlos Barba/EFE

...alguno tenga que comerse sus palabras

Lo más probable es que aquellos que prometieron no enredar y han conspirado y deseado obsesivamente el final de Sánchez tengan que comerse sus palabras y mendigar un puesto que les exima del trance de tener que cotizar a la Seguridad Social fuera de la política.

Lo más probable es que quien fuera principal adversario del hoy secretario general en el Congreso Federal de hace un año, Eduardo Madina, haya preferido reconsiderar su hasta ahora inamovible decisión de abandonar la política al final de la Legislatura.

Foto: Javier Lizón/EFE

Lo más probable es que, pese a todo, la militancia entendiera mejor que un nombre vinculado al socialismo vasco encabezara la lista por Álava, después de que Patxi López tenga asegurado el número uno por Vizcaya y Odón Elorza parece que el de Guipúzcoa. Lo más probable es que no le agrade esta opción que ya le han ofrecido. Lo más probable es que los socialistas madrileños no entiendan ahora, como pretende, que haya que hacer hueco a un cunero que se conjuró hace meses para no pedir nunca el voto para Sánchez. Lo más probable es que su futuro dependa de la caridad de su secretario general. Lo más probable es que haya considerado un disparate de proporciones siderales ir por las listas de Sevilla, como le ofreció Susana Díaz. Lo más probable también es que si el diputado vasco creyera en la posibilidad de que su jefe de filas llegue a la Presidencia del Gobierno jamás hubiera dado la batalla por su permanencia. Lo más probable es que por su cabeza pase una posible derrota de Sánchez en las generales y un posterior congreso federal en el que Susana Díaz dispute el liderazgo y él haga de portavoz en el Congreso de los Diputados. Lo más probable es que el hacha de guerra en el PSOE no se haya enterrado.

P.D. Lo más probable es que sea cierto lo que dijo Julio Cortázar de que "nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y que hay que empezar de nuevo"