elecciones 4-M

Los vencidos de las elecciones no fueron el metaf√≠sico profesor √Āngel Gabilondo y la FSM, sino el propio Pedro S√°nchez y La Moncloa.
El presidente del Gobierno se niega a hablar de "castigo" al Gobierno y asegura que la izquierda va a volver a Madrid.
El 'sorpasso' de Más Madrid, ahora líder la oposición en la región, acelera el debate sobre el crecimiento nacional de la formación, que ya tiene espejo en el que mirarse.
La vacunación tramposa de un consejero murciano provoca la desaparición de partidos y el final de líderes nacionales, pero esto es solo un eslabón intermedio de una reacción en cadena que no concluye el 4-M.
Todos los partidos hacen trampas en las elecciones.
Los socialistas tenemos que cambiar para adaptarnos a la realidad de la sociedad madrile√Īa.
A la derecha y a la ultraderecha les ha costado siete a√Īos derrotar a Pablo Iglesias.
El gran triunfo de la candidata del PP en las elecciones madrile√Īas tambi√©n debe analizarse desde la perspectiva de g√©nero.
Con el trasfondo de la crisis sanitaria, la emoción y la comunicación incesante, características del hiperliderazgo, han venido para quedarse, con mujeres en el centro del tablero político.
Es posible que las elecciones madrile√Īas del 4-M hayan abierto el camino a la reunificaci√≥n del centro izquierda en torno a las siglas del PSOE.