estado-autonomico

Si hay alg√ļn contrapeso constitucional a lo que tenga de disperso e ineficiente el Estado Auton√≥mico espa√Īol, son las ciudades
No es un problema de Catalu√Īa. El descontento es general por diferentes motivos y, en consecuencia, es un problema de Espa√Īa. Adem√°s, entre el independentismo de unos y el inmovilismo de otros nos pueden llevar al desastre. Desde la sociedad se debe de intervenir. No podemos permanecer como meros espectadores. Es demasiado importante lo que nos jugamos.
Ning√ļn Estado serio se plantea reformar su Constituci√≥n para satisfacer las ansias independentistas de determinadas fuerzas pol√≠ticas y sociales de una parte de su territorio. Dejando de lado esta cuesti√≥n, de lo que se tratar√≠a ahora es de no demorar m√°s lo que urge ya acometer.
Un 24,5% de los espa√Īoles se muestra a favor de una nueva organizaci√≥n del Estado con un √ļnico Gobierno central y sin autonom√≠as