Las Vegas

Lo que sucede en Las Vegas, se queda en Las Vegas. En su caso, en comisar铆a.
El hombre falleci贸 un mes despu茅s por las heridas.
Quiere contrastarlos con los restos biol贸gicos encontrados en el vestido de Kathryn Mayorga, la mujer que lo acusa y que ha logrado que se reabra el caso.
"No quiero oraciones. No quiero pensamientos. Quiero que haya un control de armas", clama Susan, la madre del joven.
Quiso rellenar su vaso de refresco sin pagar y al final cobr贸.
MGM Resorts International quiere asegurarse que no se le considere responsable de ninguna de los 58 muertos o heridos por fallos de seguridad en el Mandalay Bay.
No quiere hablar de ello porque no tiene ning煤n argumento convincente.
Era聽"un hombre bondadoso, cari帽oso y tranquilo".
"Ah铆 fue cuando me di cuenta de lo que estaba pasando, cuando me di cuenta de que las personas se estaban muriendo".
Carreras, gritos, r谩fagas de disparos... El dispositivo colocado en el chaleco de un agente refleja fielmente la peor masacre de la聽historia reciente de EEUU.