traduccion

"El vocabulario no lo dominan mucho pero los tiempos verbales s铆".
La prenda vale seis euros y lo que realmente dice ha causado furor.
"Se merece un puesto en el equipo ol铆mpico".
Una mala jugada del traductor online alegra el d铆a a los tuiteros.
Ni la Biblia ni los pol铆ticos est谩n exentos de un mal traductor.
Nota mental: no decir "chin chin" la pr贸xima vez que vayas a Jap贸n.
Es divertido, es curioso, es llamativo... y te va a romper los t铆mpanos.
La lucha diaria de corresponsales y traductores para que sus palabras tengan sentido.