universidad-publica

Este art√≠culo est√° escrito conjuntamente con Juan Manuel Zaragoza @jm_zaragoza Se ha orquestado, en estos √ļltimos d√≠as, una
Estuvo a punto de lanzamiento en el 'cabo Ca√Īaveral' del PP, donde se montan y se disparan los grandes cohetes que conquistan
geografoNo cabe duda de que la Geograf√≠a est√° pasando por un momento de fuerte declive y s√≥lo algunas Universidades en grandes capitales de provincia, como Madrid o Barcelona est√°n pudiendo crecer, aunque lo cierto es que tambi√©n se est√°n creando dobles grados, donde se incluye la Geograf√≠a, pero en ning√ļn caso se consigue meter la totalidad de la disciplina y tambi√©n est√° suponiendo una cesi√≥n ante otras ramas.
universidadLa endogamia, la endogamia, la endogamia... Se ha vendido tanto lo de que los problemas de la universidad los provoca la endogamia que incluso yo llegué a creérmelo. Ante todo, la crítica a la endogamia debería centrarse ‒en mi opinión‒ en el derecho a la igualdad de oportunidades, aunque se trate este de un concepto de ramificaciones complicadas.
A diferencia de lo que sucede con la sanidad o la educaci√≥n escolar, la sociedad no termina de percibir la universidad como un bien propio amenazado por intereses espurios ni parece dispuesta a movilizarse en su defensa. Por el contrario, la opini√≥n mayoritaria tiende a verla como un lujo innecesario cuando no como un lastre del erario p√ļblico.
u¬ŅPor d√≥nde empezamos, por reformar la estructura tributaria, por asfixiar a las universidades p√ļblicas en beneficio de las privadas, o por abrir las puertas a la iniciativa privada sin criterios ni regulaciones de ning√ļn tipo? ¬ŅO es preferible esperar que un futuro gobierno incluya estos temas entre sus prioridades y adem√°s act√ļe con sensatez?
universidad Una facultad de cuyo nombre no quiero acordarme. Un d√≠a canicular, treinta y ocho grados a la sombra, de calor casi caribe√Īo si no fuera por la sequedad del ambiente. Cuesta atisbar la hierba en los alrededores de uno de los edificios m√°s feos del mundo. Los fe√≠smos no terminan aqu√≠.
universidadLa experiencia universitaria que existía en otros tiempos, con tardes largas en las que uno leía cuanto libro caía en sus manos o se iba a la filmoteca o a un conferencia, pasará a la historia si es que no ha pasado ya. La abulia estudiantil será un lujo reservado a unos cuantos que puedan permitirse no trabajar mientras completan los estudios.
El malhadado lema de "inglés sin esfuerzo" de alguna academia de idiomas ha sido un virus del que parecen haberse contagiado los responsables políticos encargados de gestionar la educación, quienes al parecer han llegado a la conclusión de que se puede aprender sin esfuerzo, y de que los alumnos no necesitan autoridad.
Madrid se convierte este s√°bado en un aula gigante donde se impartir√°n casi 400 clases repartidas por toda la ciudad. El