violador

Óscar Muñoz Toledo era canciller del Arzobispado de Santiago.
Por tres delitos de agresión sexual y dos de detención ilegal cometidos entre finales de 2016 y 2017.
La víctima tenía 11 años en el momento de los abusos.
El individuo es el padre biológico de una de las menores, de ocho años, y padrastro de las otros dos niñas, de 13 y 17 años.
A una joven de 27 años, quien presenta graves lesiones en todo su cuerpo.
Se le sentenció gracias al relato de una testigo protegida.
Porque no existen elementos suficientes para acusar formalmente al jugador.
Está ingresado preventivamente en un módulo ordinario de Herrera de la Mancha bajo supervisión de un preso de acompañamiento.