Yair Lapid

Un pueblo cansado de la ocupaci贸n, del cerco, de colonos y controles, de falta de esperanza y de soberan铆a, que no espera nada de Bennett.
Bennett, el nuevo primer ministro, promete "sanar" un pa铆s dividido tras 12 a帽os de reinado del Likud. Las tensiones en el propio gabinete son el primer riesgo de atranque.
"Israel no es una monarqu铆a", advierte Naftali Bennet, que dirigir谩 la nueva coalici贸n.
La coalici贸n que aspira a desbancar a Netanyahu tiene enormes retos en econom铆a o seguridad que dependen, a煤n, de que el primer ministro les quite alg煤n tr谩nsfuga.
El primer ministro pide a la derecha israel铆 que se oponga al "peligroso gobierno de izquierda".
El pacto se produce horas antes de que finalizara el plazo y superando las diferencias que hasta el momento hab铆an impedido la formaci贸n de un gobierno de unidad.
Progresista, hijo de presidente y sobrino de ministro, hasta ahora estaba al cargo de la Agencia Jud铆a.
El l铆der de Yamina, antiguo asesor de Bibi y exl铆der de los colonos en la Palestina ocupada, ser铆a el primer ministro si fructifica la alianza antiLikud.
La coalici贸n que lidera Lapid tiene 58 esca帽os pero necesita al menos 61. Necesita de los partidos 谩rabes. Sin contar con la posibilidad de tr谩nsfugas que impidan la suma.
El l铆der del centrista Yesh Atid ha recibido el mandato de intentar formar Gobierno en Israel, tras el fracaso del actual primer ministro. Complicado pero factible.