BLOGS
31/05/2018 18:22 CEST | Actualizado 31/05/2018 19:31 CEST

Un bolso en lugar de un presidente y otros hits de la moción

La épica de Sánchez pilla desprevenido al PP.

AOL

El bolso de Soraya Saénz de Santamaría en el asiento vacío de Rajoy

¡Ay, el subconsciente freudiano! Qué pedazo de metáfora. La vicepresidenta ha colocado su tote bag –vulgarmente bolsaco- en el asiento vacío del presidente ante su ausencia, como si de esa manera evitara que nadie ocupase su lugar antes de tiempo. El gesto de la mano derecha de Rajoy desde hace tantos años, resultaba tierno antes de abandonar La Moncloa. Y más cuando la ha dejado sola en el banco de Gobierno. Durante un par de horas ha habido un bolso en lugar de un presidente.

Fuera de bromas, resulta grave que el todavía presidente se salte todo respeto institucional. Después de asegurar esta mañana a Sánchez, convencido de que un milagro evitaría su salida, que seguiría varios días más de debate, el desprecio hacia la Cámara, y en extensión a la ciudadanía, ha sido clamoroso.

REUTERS
Pedro Sánchez interviene durante el debate de la moción.

La épica de Sánchez

El relato de Pedro Sánchez tiene una película. ¿Quién iba a decir hace una semana que sería presidente del Gobierno? Un diputado socialista llano que se presenta a las primarias contra Eduardo Madina, candidato oficialista, solo para asegurarse un escaño en las siguiente legislatura y gana. Al que el aparato del partido no acepta y decapita, vuelve a ganar a Susana Díaz en otras primarias y presenta una moción de censura que gana en el plazo de una semana. Glups. Queda por contar que tras el telón, algunos exministros de Zapatero llevaban meses sentando a Sánchez con empresarios para allanar el camino.

Ni siquiera cuando Aitor Esteban le devolvía el tractor a Rajoy y apoyaba a Sánchez, la Cámara era capaz de asumir que ese señor con porte de actor, era ya el nuevo presidente.

El triunfo de la moción de censura acaba con la impunidad ante la corrupción con que han saqueado a los españoles

Los whatsapp del PP

El grupo popular se ha pasado la mañana estallando en carcajadas y aplausos a Rajoy, mientras entre ellos se mandaban mensajes de 'Vaya funeral' o 'El único que no sabe que está muerto es el jefe", mientras el presidente debatía con Sánchez. Las caras consternadas de la tarde ya no dejaban lugar a dudas, la realidad les ha pasado por encima.

EFE
Rivera conversa con el diputado de su formación Francisco De La Torre.

Rivera en cueros

Muy acertada Ana Oramás en su intervención, cuando ha dicho que Rivera estaba "en pelota picada". Así le ha dejado su socio. El líder de Ciudadanos se ha pasado la primera hora de la tarde fuera del escaño, retocando el discurso. Vaya papelón, él solito apoyando a Rajoy, quien ya ha sentado las bases de lo que será su papel en la oposición. "Mariano en la oposición puede ser muy hijoputa y comerse a Rivera. Será populista y le robará el discurso, dejándole descolgado", tal y como aseguraba uno de sus diputados nada más acabar la intervención de su presidente.

Asombrados y aterrados asisten los popes del socialismo al éxito de Sánchez

El fin moral de la era Aznar

Aunque sea Rajoy el que se vaya y haya avalado las prácticas que rigen en el partido desde la era Aznar, el triunfo de la moción de censura acaba con la impunidad ante la corrupción con que han saqueado a los españoles.

EFE
El presidente, Mariano Rajoy, abandona el Congreso.

Los votantes también avalaban la moción

En un millón más de votantes superan los partidos que han apoyado la moción de censura a los que estaban en contra, según el politólogo Pepe Fernández Albertos. El mantra central del discurso de Rajoy, amparándose en los votos, no servía para justificar su continuidad.

La vieja guardia socialista, con un palmo de narices

Asombrados y aterrados asisten los popes del socialismo al éxito de Sánchez. Este chico inane, que les hunde el partido y desprestigia las siglas, según comentan entre ellos, ha llegado a la presidencia del Gobierno y eso les quita el sueño. Ellos que estaban dispuestos a tragar con la corrupción a cambio de una supuesta estabilidad, están ahora pendientes de a quién va a fichar Sánchez para el Gobierno.

Miles de familias del PP pierden su modo de vida

Las tertulias en la bancada popular

Desde poco antes de las cuatro, cuando se ha filtrado que el PNV apoyaba la moción, los diputados y ministros del Gobierno han pasado a charlar sobre la ausencia de Rajoy, el futuro de cada uno de ellos y cuantas empresas del Ibex 35 les darán trabajo. O constructoras. O lo que sea. Miles de familias del PP pierden su modo de vida.

AFP
Aitor Esteban, portavoz parlamentario del PNV, durante su intervención de este jueves.

La difícil decisión del PNV

"No tenemos vocación de Gobierno" en España, decía Aitor Esteban, pero ha sido decisivo su sí para que Rajoy deje el Gobierno. "Si el presupuesto no pasa en el Senado" será tan grave como lo que ustedes acusan a otros, ha dicho el portavoz vasco a los escaños del PP, justo cuando regresaba Saénz de Santamaría para escucharle, ya que no estaba Rajoy. Es el gran temor del PNV, poner en peligro los millones que les ha dado Rajoy.

Esteban se ha asombrado con retranca de qué España estuviera "esta mañana en manos del PNV. ¿En serio? ¡Pues qué incapacidad para llegar a acuerdos" tienen en este país, recordaba un portavoz del PNV aparentemente harto y quejoso de que pongan sobre sus espaldas tanta responsabilidad.

Rivera le ruega a Rajoy que dimita para ir a elecciones

Ha empezado el duelo Rivera frente al PP. La escapada de Rajoy ha sacado de quicio a mucha gente, incluidos los suyos, y ha irritado mucho, muchísimo a Albert Rivera, el líder de Ciudadanos. Si Rajoy lidera las próximas listas del PP, cabe imaginar lo que será la batalla entre los hasta ayer aliados en los Presupuestos y, desde hoy, batalladores por los mismos votos. Y la mayoría de los tortazos entre el presidente saliente y Rivera se los darán en la cara de Pedro Sánchez.

Los diputados populares han respondido con ironías y acusaciones de "solo miras por ti mismo" a las quejas de Rivera sobre el maltrato que le ha dado Rajoy. Quejas: ni le ha llamado, ni siquiera está en el hemiciclo, cuando para perder también hace falta gallardía. Ahora que se ha demostrado que el niño bueno era Rivera –"cuando Rajoy me decía que aprendiera de la lealtad de los socialistas"-, en un último gesto desesperado por ir a elecciones, le ha rogado a Rajoy que dimita y convoque elecciones. Está seguro de que él las ganaría, como apuntan los sondeos, con un PP que bajaría hasta el cuarto lugar.

Acto seguido, disparado y subiendo el tono frente al monocorde e institucional de Sánchez Castejón, le ha sacudido al líder del PSOE en dos de los puntos que más le duelen: el pacto con los independentistas del "Golpe de Estado" en España y en Cataluña, pero apoyado en las declaraciones de Felipe González y Alfonso Guerra.

EL HUFFPOST PARA HONEST