BLOGS
24/05/2018 07:26 CEST | Actualizado 24/05/2018 07:26 CEST

Asesinos de series

Roca Editorial

Asesinos de series es un thriller policíaco que parte del fenómeno de las series de televisión para construir una historia en la que la cultura popular tiene una importancia capital. He intentado combinar mi modesto conocimiento de aquellas series de televisión que me fascinaron, con el universo propio de un relato de suspense más o menos creíble. Es un juego que se rinde a las series que nos han hipnotizado y han cambiado nuestra forma de consumir ficción.

No he tenido la voluntad pretenciosa de hacer un tratado, sino un homenaje en el que no debe quedarse nadie fuera. No, no es imprescindible conocerlas todas (ni alguna, siquiera) para seguir la trama sin dificultad.. Es más, mi madre me tiene en tan alta estima que sobrevaloró mi capacidad creativa. Tanto, que dedujo que las series a las que se rinde tributo eran imaginarias, que también formaban parte de la inventiva, de la propia ficción.

Por lo tanto, no se parte con ventaja si se conocen todos, pocos, muchos o ningún detalle de los títulos que se cruzan en la trama. Sí es cierto que, a mayor grado de implicación friki en ese universo, mayores serán las texturas reconocibles, de The Blacklist, El Puente, Westworld, Lost, Mujeres Desesperadas, o Narcos.

The Blacklist (trailer)

La novela tiene a tres fanáticos de las series de televisión como protagonistas. Rubén, Andrés y Marta han creado un blog, 'Asesinos de series', donde las analizan hasta «asesinarlas» a base de spoilers, si conviene. Además, son compañeros de piso que tienen un objetivo común: vender el guion de una serie en la que, precisamente, se hacen constantes guiños a los títulos más importantes de esta época. Cuando ya han enviado su idea a varias productoras y mientras sueñan con llevarla a la pequeña pantalla, reciben una llamada. Los convoca la policía. Al parecer, se han producido varios crímenes que guardan no poca relación con el guion que ellos han escrito: es decir, se han cometido una serie de asesinatos en los que todos tienen un vínculo que recuerda o se basa en una serie de televisión.

Con la excusa de protegerlos –pero también de investigarlos-, un agente de policía, Héctor Salaberri, se meterá en su casa, pidiéndoles que le ayuden a buscar las similitudes entre esos asesinatos y las series de televisión más famosas del momento.

En un principio, los asesinatos han sido dos, aunque pronto aumentarán: el de un empresario arruinado, Raúl Pinedo Aduriz, acusado de violencia de género, que ha aparecido calcinado en el interior de una cabaña, y el de un exmilitar, Fidel Calixto Brey, a quien han matado tratando de simular un suicidio.

Cada uno de estos crímenes ha sido cometido a imagen y semejanza de los que pueden verse en algunas series de éxito, como Atrapados o Homeland, y parecen haber sido perpetrados siguiendo el orden de las entradas que los tres protagonistas han ido escribiendo en su blog, cosa que no sólo los convierte en unas valiosas fuentes de información, sino también en sospechosos de asesinato.

A la vez, un hombre de raza negra, e identidad falsa, se ha precipitado sobre el asfalto de la Gran Vía de Madrid desde la sexta planta de un Hotel de Callao.

Los homicidios se irán sucediendo a lo largo de la novela, así como sus vínculos con las series, siendo especialmente destacable el de una mujer, amante de un agente de policía, que había planeado tatuarse un laberinto en el cuerpo, tal y como hacían los protagonistas de Prision Break. Y la investigación se complicará todavía más cuando una chica sea liberada tras haber estado secuestrada durante 395 días, periodo de tiempo durante el cual, y como ocurre en The Missing, dio a luz un niño del que nada se sabe.

Prision Break (trailer)

Además del inspector Héctor Salaberri, dos agentes de policía cogerán las riendas de la investigación. La inspectora jefe Isabel Velasco y el inspector Ricardo Benítez se encargarán de encauzar los casos en los que, partiendo del hombre sin identidad que cae desde la ventana del hotel Capital, acabará revelándose como una trama en la que entran en acción los delitos informáticos, las mafias del boxeo, el blanqueo de dinero a través de bitcoins, el papel del periodismo y los abusos del sensacionalismo, las redes sociales, y muchos otros elementos con los que pretendo que conviertan esta novela en un thriller altamente adictivo.

Breaking Bad (trailer)

Las series y su influencia en el mundo del crimen flotan en el relato. Pueden ser inspiradoras, sí. Hay una gran competencia en el sector y eso hace que el nivel de creatividad de los guionistas no descanse en la zona de confort, precisamente. Hemos conocido más de un caso de quien ha intentado emular a Walter White (Breaking Bad) para fabricar droga sintética de forma casera, con poca fortuna, por cierto. Pero esos son lo que han trascendido. ¿Y si ahora mismo hubiera alguien pergeñando un atraco a la Casa de la Moneda como en La Casa de Papel?

Por otra parte, manejamos tanta información que hace posible que una limpiadora de un parque de Sevilla puede ayudar a solucionar un crimen gracias a que sigue un protocolo que ha visto en CSI. Este es otro caso real.

La Casa de Papel (trailer)

De todas formas, es la tecnología en sí la que está cambiando los formatos de timos o golpes; también la manera en la que se pueden organizar, lejos de las luces de la multitud, los crimínales. Aunque no asegure la inmunidad, la red oscura ofrece un mercado al que es relativamente fácil acceder.

Así es como las series han calado en la realidad. Pero, ¿cómo ha reflejado la ficción seriada el mundo negro y criminal?

En España creo que el referente estaría en Crematorio, la serie basada en la obra de Rafael Chirbes, por cuanto retrata de manera muy fiel y cruda las relaciones del poder y la delincuencia de cuello blanco, la política corrupta y saqueos diseñados en planos urbanísticos, con sus prebendas, comisiones y prevaricaciones. Es una radiografía ejemplar de una etapa muy concreta de nuestro país.

Crematorio (trailer)

Hay muchas series internacionales que abordan ese género de la corrupción del poder y la policial. Y vemos cómo, si no se alejan de la actualidad, empiezan a aparecer reflejadas las ramificaciones de intereses bastardos de los que trafican con el drama de los migrantes. Yo apuntaría Line Of Duty, El Túnel, The Missing, o más recientemente, Collateral. Los británicos y franceses llevan mucha ventaja, en esto también.

The Missing (trailer)

Todos los días y a todas horas. Detrás de cada titular de cualquier noticia de sucesos, se esconde una serie. Sólo hay que plantarse delante, y dedicarle unos minutos a intentar responder «qué puede haber detrás de esto», para que surja una historia o el eslabón de otra mayor a la que, casi siempre, hay que rebajar para que tengan cierta verosimilitud. La realidad se ha empeñado en hacerse demasiado fantasiosa. En ocasiones estamos superando las distopías de Black Mirror.

Black Mirror (trailer)

Roca Editorial