INTERNACIONAL

La muerte invisible del iraquí que veía por primera vez la nieve

13/03/2015 20:14 CET | Actualizado 13/03/2015 20:17 CET

Ahmed Al Jumaili estaba entusiasmado. Por primera vez en su vida veía la nieve cuajar tras una intensa tormenta. Al Jumali, de 36 años, era iraquí y hacía 20 días que se había trasladado junto a su esposa a Estados Unidos, en busca de seguridad, ante el avance de los yihadistas del Estado Islámico en su tierra. Mientras veía el manto blanco que cubría el exterior de su casa, acompañado de su hermano y con su mujer tomando fotos, unos hombres lo asesinaron a tiros. "Me han dado", dijo mientras trataba de llegar a su apartamento. Murió a los pocos minutos.

Los hechos ocurrieron la madrugada del jueves 5 de marzo en Dallas pero todavía hoy no se han efectuado detenciones. La Policía sospecha que se trata de un crimen de odio contra un musulmán. Las redes sociales se han llenado de mensajes de condena en la comunidad musulmana y árabe de EEUU, pero su muerte apenas ha tenido repercusión en los medios occidentales.

Su esposa ha dado una entrevista exclusiva a la CBS en la que relata cómo fue tiroteado "a sangre fría", que él "no los provocó", y que sólo espera "tener justicia y lograr paz". "No sé imaginar mi vida sin él", añade.

Un portavoz de la Policía de Dallas, Jeff Cotner, dijo que los testigos han señalado que los atacantes fueron entre dos y cuatro hombres, que rodearon la entrada del edificio. Se está ofreciendo una recompensa de 12.000 dólares para quien aporte información, pero aún no hay éxito. Según sus datos, el asesinado se había casado 16 meses atrás. Primero fue su esposa la que escapó de Irak por seguridad y él la siguió apenas tres semanas atrás, cuando logró el dinero suficiente para el viaje.

Alia Salem, director ejecutivo del Consejo de Relaciones Americano-Islámicas en el área de Dallas ha llamado a "tomar conciencia" de la muerte de musulmanes sólo por el hecho de serlo, cuando no son "en absoluto" un "daño" para el resto de la comunidad.

Ya a mediados de febrero se produjo otro asesinato de musulmanes que se sospecha fue un ataque xenófobo. Ocurrió en Chapel Hill, en Carolina del Norte. Las víctimas fueron un joven matrimonio palestino y la hermana de la chica, por lo que el Gobierno del presidente Mahmud Abbas ha exigido una investigación "rigurosa". Tampoco en este caso ha habido apenas repercusión en medios internacionales. De momento, la Policía ha acusado a un vecino de matar a tiros a Deah Barakat, de 23 años, a su esposa Yusor Abu Salha, de 21, y a la hermana de ésta, Razan Abu-Salha, de 19 años. Primero tramitó el caso como una disputa de aparcamiento, pero "no se descarta" que el sospechoso, identificado como Craig Stephen Hicks, actuara motivado por odio a los árabes.

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter