INTERNACIONAL

El Museo Nacional del Bardo reabre sus puertas simbólicamente este martes tras el atentado

24/03/2015 10:13 CET | Actualizado 24/03/2015 10:53 CET

El director del Museo Nacional de Bardo, Moncef ben Musa, ha afirmado que las instalaciones reabrirán sus puertas este martes tras el atentado de la semana pasada, que se saldó con más de 20 muertos, la mayoría de ellos turistas extranjeros.

El museo reabrirá sus puertas a las 13.30 horas (las 14.30 en la España peninsular) con una ceremonia organizada por el Ministerio de Cultura que incluye un concierto de la Orquesta Sinfónica de Túnez.

Pero, según declaraciones a AFP de Hanene Srarfi, jefa de comunicaciones del museo, será un acto simbólico ante la prensa, ya que la reapertura al público aún no tiene fecha. "Para los turistas aún es pronto", sostiene. "El Ministerio del Interior ha señalado que, por razones de seguridad, no podemos recibir a grandes cantidades de visitantes", ha explicado.

"Los restos del ataque contra el museo no serán retirados. Este lugar es un registro de la memoria y por ello permanecerán como testigo de un incidente particular que tuvo como objetivo un símbolo de la cultura turca", ha dicho ben Musa a la agencia estatal turca, Anadolu. "Sólo limpiaremos la sangre y haremos unas restauraciones menores", ha agregado.

Túnez teme por su industria turística, uno de los pilares de su economía. El Gobierno ha reconocido fallos de seguridad el día del ataque al museo, situado justo al lado del Parlamento tunecino. El primer ministro, Habib Essid, despidió el lunes a los jefes de policía de la ciudad y la zona urbana en la que se encuentra el edificio.

APOYO INTERNACIONAL

La directora general de la Organización para la Cultura, la Ciencia y la Educación de Naciones Unidas (UNESCO), Irina Bokova, ha felicitado al presidente del país por la reapertura del museo. "Deseo, en nombre de la UNESCO y en el mío propio, aplaudir esta gran muestra de valor y declarar nuevamente el apoyo total de nuestra organización", ha asegurado.

Bokova ha destacado que la reapertura de las instalaciones "representa de forma simbólica la voluntad colectiva del pueblo tunecino de vivir sin miedo, permanecer firme y no rendirse ante la amenaza del extremismo". Ha destacado que el Museo Nacional de Bardo "es un lugar de descubrimiento y diálogo entre culturas, un lugar para aprender tolerancia y respeto".

"El ataque del 18 de marzo no tiene nada que ver con la religión. Fue un ataque contra la vida humana, contra Túnez y contra la democracia. Fue un ataque contra la cultura y el turismo como medios de desarrollo y de progreso económico y social. Fue un ataque contra la cultura como fuerza de diálogo y apertura hacia los otros", ha manifestado Bokova.

"Las masivas muestras de solidaridad en las calles de Túnez y el resto del mundo muestran que la búsqueda de la libertad por parte de las democracias y los jóvenes son más fuertes que el odio y la violencia", ha remachado.

NOTICIA PATROCINADA