POLÍTICA

Los inmigrantes irregulares recuperan la atención primaria pero no la tarjeta sanitaria

31/03/2015 10:08 CEST | Actualizado 31/03/2015 12:10 CEST
EFE

Los inmigrantes que se encuentran en España en situación irregular volverán a tener derecho a la atención primaria en el Sistema Nacional de Salud (SNS) pero no recuperarán la tarjeta que les fue retirada con la aprobación de la reforma sanitaria en 2012.

Así lo ha anunciado en una entrevista con Efe el ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, en la que defiende esta decisión por "cuestiones de salud pública", porque es "más práctico" y para "no saturar las urgencias".

"Lo vemos ya con mucha claridad y trabajamos en eso, estamos dispuestos a dar un paso, creo que no tiene sentido que no puedan ser atendidos en atención primaria", ha manifestado el titular de Sanidad.

Sin embargo, manifiesta estar "completamente en contra" de que los "sin papeles" sean titulares de una tarjeta sanitaria que "les daría un derecho en Europa que no existe en ningún otro país".

Preguntado por este asunto, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, considera que es "sensato" que los sin papeles sean atendidos en centros de salud para que no se "colapsen" las urgencias. "Parece más sensato y razonable que se haga en los ambulatorios para que, entre otras cosas, no se colapsen las urgencias".

EL COPAGO FARMACÉUTICO CONTINUARÁ

Alonso no es partidario de retirar medidas como el copago farmacéutico pese a que, según el Gobierno, la economía se está recuperando. La razón, según él es que España siempre ha tenido un gasto en medicamentos "muy elevado" y hay que "seguir siendo muy exigentes en su control".

Para hacer frente al coste de los tratamientos innovadores que puedan surgir en un futuro cercano para enfermedades como el cáncer o la diabetes, tal y como ha ocurrido con la hepatitis C, ha adelantado que el Ministerio de Hacienda va a crear un fondo que financie el gasto autonómico en farmacia, que no podrá superar el PIB.

Este fondo, ha explicado el ministro, no incluirá la financiación de los 727 millones destinados a costear los nuevos fármacos para la hepatitis C porque se trata de "una situación excepcional" que requiere "una solución excepcional".

"DEMONIZAR A LA INDUSTRIA NO LLEVA A NINGÚN LADO"

Respecto a la posibilidad de abrir un debate sobre las patentes de los medicamentos para abaratar los precios, Alonso cree que "el discurso facilón de demonizar a la industria no lleva a ningún lado" y avisa que no íbamos a tener los avances que hemos tenido hasta ahora.

El ministro ha pedido un esfuerzo a la industria farmacéutica para que se incorporen los nuevos tratamientos a la sanidad pública con "un horizonte presupuestario asumible y estable". "Ojalá salgan mañana innovaciones importantísimas para la diabetes o el cáncer y nuestro problema sea cómo lo pagamos; bendito problema", ha enfatizado.

Alonso ha asegurado que la equidad del SNS es "una de las más importante razones de ser del Ministerio", ya que admite diferencias en el acceso a las sanidad dependiendo de la comunidad autónoma. Para conseguir esa igualdad, aboga por dotar al Consejo Interterritorial de Salud de mayor poder para que sus decisiones "sean realmente ejecutivas".

El titular de Sanidad ha anunciado que se adoptarán medidas para eliminar las dificultades en la derivación de pacientes a los centros de referencia de determinadas enfermedades y entre las autonomías.

LOS ENFERMEROS NO RECETARÁN MEDICAMENTOS

Ante las críticas de la Organización Médica Colegial a que los enfermeros puedan indicar medicamentos no sujetos a receta médica, Alonso pide a los médicos que "no arrimen el ascua a su sardina" y que "no sientan miedo" porque los enfermeros no quieren "meterse en el terreno de otro, ni asumir responsabilidades que no les corresponden".

"Nosotros no vamos a dar luz verde a una prescripción enfermera; para decirlo de una manera explícita: aquí prescribe quien diagnostica", ha matizado en alusión a los médicos.

Preguntado por la posibilidad de alcanzar un pacto de Estado por la sanidad, el ministro apuesta por "un pacto de Estado de los hechos" porque, a su juicio, ya existe una "hoja de ruta" en la que todos los partidos "están de acuerdo" y que fue aprobada en el Congreso.

Tanto en este ámbito como en el de la ley de la dependencia, Alonso asegura que aunque "la tentación" de utilizar estos temas políticamente es "irresistible", porque es lo que más le preocupa a la gente, "el que tiene la responsabilidad trabaja y hay más comprensión de la que parece".

ADEMÁS:

OFRECIDO POR NISSAN