TENDENCIAS

Séptimo encierro de San Fermín 2015: dos heridos en el encierro más rápido

13/07/2015 08:17 CEST | Actualizado 13/07/2015 11:20 CEST

Dos minutos y doce segundos ha durado el séptimo encierro de los sanfermines 2015, con toros de la ganadería de Garcigrande, el que tuvo lugar el lunes, siendo el más rápido de los ya de por sí rápidos encierros de este año.

Durante el recorrido los toros han dejado dos heridos por asta de toro, dos varones, uno en una pierna en Mercaderes y otro en abdomen en Espoz y Mina, además de atropellos de varios mozos, y una caída general de varias personas en la calle Estafeta. Además, ha habido otro herido que ha sido trasladado al Complejo Hospitalario de Navarra por una contusión.

La manada principal de cuatro toros de la ganaderías salmantinas de Garcigrande ha entrado a la plaza justo después de dos toros sueltos, los primeros que han llegado.

Los toros han hecho la carrera prácticamente en fila desde el primer momento, con un astado que más adelantado desde la mitad de la calle Estafeta, Domingo, posición que se ha mantenido hasta entrar en los chiqueros de la plaza tras correr dos minutos y doce segundos.

PELIGRO EN ESTAFETA

En una de las carreras más veloces de los sanfermines 2015, los de Garcigrande han partido hermanados y encabezados por un manso desde los corrales de Santo Domingo, recorrido que han atravesado agrupados, sin prestar atención a los corredores, y a gran velocidad, lo que ha provocado algunas caídas entre los mozos.

Con bastantes menos corredores que en días precedentes y con un toro negro y un manso en cabeza, la torada ha alcanzado la plaza del Ayuntamiento sin novedades, propiciando carreras bonitas y nobles, una situación de limpieza que se ha repetido en el tramo de Mercaderes.

En la curva con la Estafeta uno de los bravos ha caído al perder la estabilidad de los cuartos traseros, mientras que sus hermanos la enfilaban por el margen izquierdo, lo que ha creado uno de los momentos de mayor peligro, cuando uno de los bureles ha barrido con sus cuernos a varios de los mozos que se habían refugiado contra la pared.

En este punto un toro colorado ha tomado la cabeza de la manada, posición que ya no ha dejado en el resto del encierro, mientras que a pocos metros corría solo un toro negro, seguido a cierta distancia por el resto de la corrida, bien agrupada por los mansos.

Ya casi al final de la Estafeta se ha producido otro de los momentos de mayor tensión, al formarse un pequeño montón en el centro de la calle, con varios mozos, sobre quienes ha caído uno de los astados.

Sin problemas y a gran velocidad, los de Garcigrande han realizado el final del recorrido por Telefónica y el callejón, sin aparentes incidencias, con lo que la entrada a la plaza la han hecho escalonada pero sin interrupciones, al igual que el acceso a chiqueros.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest

NOTICIA PATROCINADA