TENDENCIAS
23/10/2015 21:03 CEST | Actualizado 23/10/2015 22:10 CEST

Premios Princesa de Asturias 2015: las frases de los galardonados

Primero fue el escritor Leonardo Padura, después la economista Esther Duflo, le siguió el filósofo Emilio Lledó y cerró la tanda de discursos el director de cineFrancis Ford Coppola.

Fueron los cuatro galardonados encargados de tomar la palabra en la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias de 2015 celebrada este viernes 23 de octubre en el Teatro Campoamor de Oviedo y a la que han asistido, entro otros muchos, los reyes Felipe y Letizia y la reina Sofia, además del líder del PSOE Pedro Sánchez, el de Ciudadanos, Albert Rivera, o los periodistas Mariló Montero y Juan Ramón Lucas.

Éstas han sido algunas de las mejores frases de los premiados.

LEONARDO PADURA

padura

El primero en hablar ha sido Leonardo Padura, premio Princesa de Asturias de las Letras, que ha hecho un homenaje a sus tres patrias: Cuba, su lengua y el trabajo. "Aquí estoy y vengo de Cuba, y más que de Cuba tengo que precisar que vengo de un barrio de la periferia habanera llamado Mantilla", empezó diciendo el escritor, que insistió en que Cuba, su cultura y su historia, han hecho de él todo lo que es.

— Soy cubano por mis 64 costados. A Cuba debo casi todo lo que soy profesional y humanamente.

— Estoy donde nunca soñé estar aunque sé por qué estoy. Sencillamente porque soy un empecinado. Pero, con empecinamiento incluido, no ha sido fácil. Llegar a ser escritor ha sido más difícil de lo que pueda parecer.

— Ser escritor ha sido una bendición que he asumido como una responsabilidad artística y civil que ha sido y será ardua.

— Hace 40 años descubrí que solo hay una fórmula que adopté y la practico a diario: el trabajo.

— Recibir este premio no es cualquier cosa, la lista de nombres que me preceden avalan la magnitud de esta gratificación.

— Lucía [a su esposa], gracias por soportarme durante 40 años por ayudarme a conseguir lo que ha sido la novela de mi vida.

Padura pronunció estas palabras con una pelota de béisbol en la mano para recordar que recogía el galardón con el mismo espíritu con que compartía hace más de cincuenta años su bate, su guante y su pelota con sus amigos del barrio, "donde palpita el corazón" de sus tres patrias.

ESTHER DUFLO

esther duflo

La economista francesa Esther Duflo, princesa de Asturias de Ciencias Sociales, le siguió en su discurso y destacó la necesidad de entender las causas de la pobreza para "inventar soluciones a esos problemas".

— Ser pobre es tener menos información, menos posibilidades de elegir tu propia trayectoria y también menos protección contra los propios errores. Todas estas barreras pueden convertirse en trampas en las que los pobres quedan encerrados.

— La pobreza siempre ha estado entre nosotros pero podemos llegar a entenderla y así acabar con ella.

— Cada experimento [hecho por el proyecto J-PAL] nos enseña algo más sobre la naturaleza de la pobreza y nos ayuda a avanzar y a aprender.

— Sean cuales sean nuestras dificultades, los problemas que otros padecen en países que no están tan lejos como parece, son mucho más urgentes y mucho más graves. Y en un mundo cerrado no podemos permitirnos el lujo de darles la espalda.

— La ambición de J-PAL es cambiar el mundo. Queremos cambiar en profundidad la vida de los más pobres, proporcionando a quienes toman las decisiones políticas los medios que permitan inventar y elegir las políticas más eficaces para ayudarlos a superar sus problemas.

— Creemos que no hay ninguna solución milagrosa para el problema de la pobreza: ni la ayuda exterior, ni una apertura total de fronteras, ni el comercio internacional, ni la expansión de la democracia o de la economía de mercado serán suficientes para resolver el problema. Tampoco hay un culpable o un grupo de responsables de esta situación: ni las Naciones Unidas, ni los gobiernos locales, ni las élites pueden, por sí solos, mantener a la población en la pobreza o sacarla de ella.

La galardonada reconoció también que el problema de la pobreza "no se va a resolver de inmediato", aunque se mostró esperanzada: "Si así lo aceptamos, tenemos todo el tiempo por delante".

EMILIO LLEDÓ

lledo

El filósofo Emilio Lledó, Princesa de Asturias de la Comunicación y de las Ciencias Sociales, mostró su preocupación por una sociedad sobre la que se cierne una "realidad llena de nubarrones violentos" y en la que, a pesar de los progresos reales, el género humano quizás sigue sin haber logrado superar la ignorancia, la violencia y la crueldad.

— El cielo ideal de las Humanidades está en realidad lleno de nubarrones violentos. Basta abrir los periódicos o escuchar las noticias.

— El término Humanidades se ha hecho familiar y, por esa misma familiaridad, podríamos resbalar, sin darnos cuenta, por el fecundo territorio de sus significados.

— Las Humanidades, esa palabra llena de vida, es fruto de un largo proceso cultural. Es un ideal en la memoria colectiva y, sobre todo, es resultado no sólo de la teoría, de la mirada, sino que es fuerza, dinamismo y riqueza para la sociedad.

— Necesitamos las Humanidades para hacernos quienes somos, para hacernos quienes somos, para saber qué somos y sobre todo para no cegarnos en lo que queremos y debemos ser.

FRANCIS FORD COPPOLA

coppola

El cineasta Francis Ford Coppola fue el último en tomar la palabra y lo hizo con un discurso en el que empezó recordando cuando, en el año 1967, viajó a España para recoger la Concha de Plata en el Festival de Cine de San Sebastián.

— En mi propia tierra, Italia, se cree que tengo el poder con acabar con la indignidad y la injusticia que la Italia meridional ha sufrido, o incluso aquí. Ojalá que fuera así, pero, desafortunadamente, no ostento tal poder

— Puede que un día el cine sea capaz de realizar tales milagros, de influir sobre los horrores e injusticias que padece el mundo, atado como está por las cadenas del mercantilismo y neutralizado en el nombre de los beneficios exentos de riesgo.

— Me presento ante ustedes no tanto como el caballero de la triste figura, Don Quijote de la Mancha, sino más bien como su escudero Sancho Panza deseando sólo no estar continuamente manteado y azotado sino simplemente cuidar de su jumento y quizá tener una buena comida.

— Cuando empezamos, nos preguntábamos. ¿Puede el arte también servir como entretenimiento, según la definición de estas dos corrientes? Nosotros sentíamos que sí, sin duda. Esto siempre ha sido el objetivo.

— Ésta es la emoción verdadera de la especie humana; que cada generación de niños pueda correr más rápidamente, saltar más alto, tocar instrumentos musicales con una excelencia técnica asombrosa y soñar con expresiones cinematográficas nuevas que ni siquiera podemos sospechar.

Premios Princesa de Asturias 2015

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest

NOTICIA PATROCINADA