INTERNACIONAL

Encuentran un colgante que podría tener relación con Ana Frank

16/01/2017 17:01 CET | Actualizado 16/01/2017 17:01 CET

Un grupo de arqueólogos ha desenterrado una serie de objetos que pertenecieron a las víctimas del Holocausto en la zona donde antes se levantaba un campo de exterminio nazi. Han encontrado un colgante que puede arrojar algo de luz en torno a la infancia de Ana Frank, que narró en su famoso diario la trágica experiencia que vivió.

Los arqueólogos que están trabajando en Sobibór, al este de Polonia, creen que han encontrado el edificio donde las víctimas se desnudaban y donde les rapaban el pelo antes de entrar en las cámaras de gas, tal y como explican en el comunicado que publicó el 15 de enero el Yad Vashem, el Museo de la Historia del Holocausto de Israel.

La galería lleva liderando las excavaciones desde 2007 con la ayuda de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Entre los objetos que se encontraron el pasado otoño había un "colgante único, que probablemente pertenecía a un niño de Frankfurt que nació el 3 de julio de 1929". Las palabras en hebreo "Mazal Tov" están grabadas en uno de los lados y la letra hebrea "ה" (que significa Dios) aparece en el otro lado junto a tres estrellas de David.

ana frank

Los expertos del museo afirman que el único colgante similar que se conoce pertenecía a Ana Frank y que puede que este perteneciera a una niña llamada Karoline Cohn, que fue deportada de Frankfurt (Alemania) a Minsk (Bielorrusia) en 1941. Frank nació en Frankfurt, por lo que podría haber una relación entre las dos familias.

El comunicado dice lo siguiente:

"Aunque no se sabe si Cohn sobrevivió a las duras condiciones del gueto de Minsk, su colgante llegó a Sobibór entre noviembre de 1941 y septiembre de 1943 (cuando se cerró el gueto y 2000 prisioneros judíos fueron deportados al campo de exterminio). Allí, de camino a las cámaras de gas de Sobibór, es donde cogieron el colgante de Karoline Cohn, de 14 años, pero debió caerse y ha permanecido enterrado durante más de 70 años".

"Una vez más, el colgante demuestra la importancia de realizar investigaciones arqueológicas en las zonas donde antes había campos de concentración nazis", comenta Yoram Haimi, arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel. "La conmovedora historia de Karoline Cohn es el reflejo del destino que compartieron todos los judíos que murieron en el campo".

Sobibór fue uno de los campos de exterminio nazis, lugares donde se deportaba a los judíos para exterminarlos. Aunque estuvo en funcionamiento poco más de un año (entre marzo de 1942 y octubre de 1943), allí murieron más de 165.000 judíos. Los nazis cerraron el campo e intentaron borrar cualquier rastro de él.

Según el informe, un grupo de expertos está intentando contactar con los familiares de Cohn para obtener más información.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Irene de Andrés Armenteros.

Campo de concentración de Buchenwald

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

OFRECIDO POR NISSAN