INTERNACIONAL
16/06/2012 18:41 CEST | Actualizado 16/06/2012 18:45 CEST

Miles de italianos protestan contra la austeridad de Monti

Efe

Miles de manifestantes, convocadas por los sindicatos de base CGIL, CISL y UIL, que cifraron la asistencia en 200.000 personas, han pedido en Roma al Gobierno tecnócrata italiano liderado por Mario Monti cambios en su política económica. Mientras tanto, Monti ha indicado desde Milán que, aunque cree que ahora Italia ya puede pensar en el crecimiento, no se va a salir en pocos meses de la crisis.

"Ya nos hemos retirado del borde del precipicio en otras ocasiones, pero el agujero es cada vez más grande y puede devorarnos", ha afirmado Monti en una acto en Milán. "Estamos otra vez en una crisis, pero ahora podemos pensar en el crecimiento. El Gobierno ha entrado en la fase dos y estamos ya cultivando el crecimiento", ha añadido.

Sin embargo, ha advertido de que las medidas tardarán en surtir efecto. "El tiempo no se puede medir en meses o trimestres. El crecimiento es un fenómeno que requiere mucho, mucho tiempo. No voy a crear ilusiones", ha añadido.

Reforma laboral

Desde Roma, el dirigente de la UIL, Luigi Angeletti, abogó por la necesidad de cambios y de fomentar el crecimiento, algo que, aseguró, "no se obtiene con la subida de los impuestos y la reducción de los salarios". Y la secretaria general de la CGIL, Susanna Camusso, subrayó que el cambio es necesario, ya que con sus políticas el Ejecutivo ha fomentado "una fuerte recesión".

Desde su llegada al Gobierno el pasado noviembre en un momento difícil con Italia situada en el punto de mira de los mercados, Monti ha impulsado, entre otras medidas, un plan de ajuste por valor de 30.000 millones de euros y ha aprobado reformas en favor de la liberalización dentro de diferentes sectores de la economía italiana y para simplificar la burocracia del país.

Entre las políticas más polémicas que ha acometido su Gobierno figuran la reforma laboral, que pretende "flexibilizar" la entrada y la salida de los trabajadores de las empresas y que actualmente se encuentra en trámite parlamentario, y la del sistema de pensiones. Ambas han sido objeto de fuertes críticas por parte de los sindicatos, que consideran que recaen sobre los trabajadores y los sectores más débiles de la sociedad.

Pese a todas las reformas acometidas, Italia ha vuelto a estar en las últimas semanas en el punto de mira de los mercados, en medio de la incertidumbre y las tensiones que pesan sobre toda la zona euro, en especial ante los comicios en Grecia.