INTERNACIONAL
21/06/2012 13:26 CEST | Actualizado 21/06/2012 13:26 CEST

Los mejores errores de protocolo y despistes políticos (VÍDEOS)

YouTube

Los grandes 'tierra trágame' de la política internacional son los errores de protocolo. El último lo ha sufrido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la cumbre Río+20, cuando el encargado de anunciar a los conferenciantes le ha presentado como "primer ministro de las Islas Salomón".

No es el primero ni será el último que implica a las instituciones españolas. Despistes ha habido muchos y de todos los colores. Desde errores de líderes extranjeros hasta de los políticos españoles; desde salidas de tono hasta simples confusiones.

BUSH Y "LA REPÚBLICA ESPAÑOLA"

En febrero de 2003, el entonces gobernador de Florida, Jeb Bush, agradeció a Aznar su "amistad" a Estados Unidos como "presidente de la República española". El hermano del expresidente de EEUU había conocido al rey Juan Carlos dos años antes en Miami, pero pareció no recordarlo entonces.

"EL CANCILLER DE LA REPÚBLICA..."

Evo Morales, presidente de Bolivia, también se refirió a España como una República. Lo hizo al hablar del rey Juan Carlos, a quien definió como "el Canciller de la república de España".

EL HIMNO DE RIEGO, EN LA DAVIS

Ocurrió en Australia, durante la interpretación de los himnos antes del España-Australia de la Copa Davis de tenis. Ferrero, Corretja, Feliciano y compañía no daban crédito cuando, a la hora de sonar el himno español, sonó el de la II República. No es el único deportista que ha sufrido un error en el himno. Alberto Contador, en el podio del Tour de Francia, escuchó el himno de Dinamarca en lugar del español. El ciclista no dejó de sonreír pese al fallo.

¿VIVA HONDURAS?

No sólo los líderes extranjeros cometen errores. También lo hizo Federico Trillo cuando era ministro de Defensa. En El Salvador, donde acudió a visitar a las tropas españolas destinadas allí, pidió a los militares que repitieran con él "¡Viva Honduras!" ante el pasmo de los presentes.

Si algo tiene la actividad monárquica es que se expone a errores de protocolo por la cantidad de actos institucionales que debe atender. El rey Juan Carlos ha protagonizado varios de ellos:

LEVANTEMOS LAS COPAS...

En un discurso en 2010, el monarca animó a los presentes a brindar pero ocurrió algo inesperado. "Y ahora, os invito a levantar nuestras copas... aunque no nos han puesto nada", dijo el rey. Los brindis son muy traicioneros. Bien lo sabe Obama, quien no dejó de hablar mientras sonaba el "God Save The Queen" durante una recepción con la reina Isabel II de Inglaterra.

"SE VE QUE YA..."

El rey Juan Carlos también habló más de la cuenta durante la entrega del Premio Cervantes a Juan Marsé en 2008. El monarca inició su discurso cuando debía de dar paso a la entonces ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde. Lo solucionó con un ya conocido "se ve que ya...", mientras se señalaba la cabeza.

EL POLITONO

Dichosos móviles. El rey tuvo que ausentarse de una audiencia con embajadores extranjeros cuando su teléfono móvil comenzó a sonar. El politono, las risas de un bebé, era "un tanto..." en palabras del monarca, quien se disculpó ante las cámaras.

Quien tiene boca, se equivoca. Lapsus y salidas de tono son poco habituales entre los políticos pero ocurren. Zapatero, Rajoy y el propio rey han protagonizado algunos.

"ETA ES UNA GRAN NACIÓN"

El actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se refirió a ETA como "una gran nación" ante la sorpresa de los periodistas que le escuchaban en la sede del PP en Génova. "España, perdón, es una gran nación", rectificó.

ESTIMULAR, FAVORECER, F...

Zapatero comparecía en Moncloa junto al presidente ruso, Dimitri Medvedev. Hablando del turismo, tuvo este lapsus: "Hemos hecho un acuerdo para estimular, para favorecer, para follar... para apoyar".

¿POR QUÉ NO TE CALLAS?

La más famosa salida de tono del rey, que pidió silencio al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, durante la Cumbre Iberoamericana que se celebró en Chile en 2007.

EL HUFFPOST PARA DR.OETKER