POLÍTICA
06/09/2013 10:51 CEST | Actualizado 06/09/2013 15:52 CEST

Rajoy y Mas se reunieron en secreto la semana pasada, según el diario 'Ara'

GTRES

El pulso por la consulta soberanista en Cataluña ha dado un giro. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, anunció este jueves que retrasaba su pulso independentista para 2016. Lo que no contó fue que la semana pasada se reunió con el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, para tratar este tema, según ha desvelado este viernes el diario Ara.

Este periódico, citando "fuentes conocedoras de la reunión", relata que Mas viajó el 29 de agosto a Madrid para "explorar si hay margen para dialogar sobre la convocatoria de una consulta en Cataluña". Precisa que ya se habían mantenido algunas conversaciones telefónicas sobre esta cuestión, pero la semana pasada se convocó un encuentro privado "para analizar los escenarios con más calma".

Ara asegura que el Ejecutivo catalan percibe un "cambio en la Moncloa respecto al año pasado" y que las "señales que llegan desde Madrid" le hacen pensar en una "incipiente apertura al diálogo".

MAS NO DARÁ "MARCHA ATRÁS" EN LA CONSULTA

Tras conocerse la noticia, Mas ha asegurado que no dará "marcha atrás" a su compromiso de convocar una consulta de autodeterminación en 2014, pese a haber planteado unas elecciones plebiscitarias al final de la legislatura. Lo que ha vuelto a provocar confusión sobre sus planes respecto al futuro de la autonomía.

"Con estas palabras quiero desvanecer dudas, porque no habrá ni un milímetro de marcha atrás", ha dicho en su discurso durante una visita a Sant Vicenç dels Horts (Barcelona), donde el alcalde es Oriol Junqueras (ERC).

En cuanto a sus contactos para conseguir la consulta, el presidente del Govern se ha limitado a decir que los tiene "públicos y discretos", pero que no quiere hablar de los que son discretos.

Únicamente ha explicado que a principios de agosto habló por teléfono con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para hacerle unas reflexiones y desearle buenas vacaciones.

También se ha querido pronunciar durante esta jornada Junqueras, que ha advertido ante Mas de que la sociedad catalana "siempre ha encontrado la manera de hacerse escuchar" y ha confiado en que "todos sabremos escuchar el clamor de la sociedad en el ámbito de la reivindicación nacional".

MONCLOA NO INFORMA

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no ha querido explicar esta cita entre Rajoy y Mas. El jefe del Ejecutivo, ha añadido, mantiene distintos encuentros de "diferente naturaleza", que pueden estar en la agenda pública y otros pueden ser de "naturaleza privada".

Sáenz de Santamaría ha agregado que sobre estos últimos no informa la Moncloa. Acto seguido, ha señalado que el Gobierno siempre ha buscado y mantenido "diálogo y lealtad institucional con todas las administraciones".

EL PP RESPONDE A MAS: "IGUALDAD Y CONSTITUCIÓN"

Desde las filas populares, el vicesecretario del política local y autonómica, Javier Arenas, ha afirmado que frente al proyecto soberanista del presidente catalán hay que responder con "igualdad y Constitución".

"Cuando Mas nos habla de su proyecto soberanista en Cataluña, tenemos que contestar igualdad de derechos y obligaciones de todos los españoles, proyecto común y compartido", ha sostenido durante su intervención en la Escuela de Verano del PP.

Asimismo, ha recalcado que "diálogo habrá, pero siempre en el marco de la Constitución Española, que es la de todos, y gracias a ella disfrutamos de nuestra democracia y tenemos garantizada la sociedad del bienestar".

SOBERANÍA APLAZADA

El presidente catalán planteó este jueves, en una entrevista en Catalunya Radio, la celebración de unas elecciones plebiscitarias en 2016 si el Ejecutivo central no permite la celebración de una consulta de autodeterminación en 2014. Este hecho no gustó a ERC, partido que le presta su apoyo para gobernar al consideralo un paso atrás.

Mas reconoció que no tiene "demasiadas expectativas" de que el presidente del Gobierno "abra las puertas" a la consulta, sino que, en su opinión, "más bien tenderá a obstaculizar el proceso".

El Ejecutivo no quiso comentar la intención expresada por el presidente de la Generalitat de convertir en plebiscitarias las elecciones catalanas de 2016 y se remite a su posición de defensa de la legalidad y la Constitución, según manifestaron fuentes de Moncloa a Efe.