POLÍTICA
10/10/2013 09:16 CEST | Actualizado 09/12/2013 11:12 CET

Wert dice que si la Lomce no logra más apoyos no es por "falta de voluntad de diálogo"

efe

La ley Wert se aprueba este jueves con el solitario voto de la mayoría del PP en el Congreso. De ahí, la ley pasará al Senado, donde contará con la misma falta de consenso político y social.

"¿A quién no le gusta tener más apoyos?", se ha lamentado el ministro de Educación, José Ignacio Wert, que no cree que esa carencia de respaldo se deba a "la falta de voluntad de diálogo" de su departamento.

"Evidentemente no ha sido posible y diría que, si no ha sido así, no ha sido precisamente por la falta de voluntad de diálogo que hemos demostrado", ha asegurado el ministro este jueves.

Sin embargo, la realidad es que la ley no cuenta con el apoyo de ningún colectivo de la educación y ningún partido político.

A la Ley para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), que es como se llama la norma, se presentaron once enmiendas totales y 770 enmiendas parciales. De ellas, incluyeron en fase de ponencia 42 presentadas por el PP, 13 propuestas por Foro Asutrias, BNG y UPN, y otras 21 pactadas con UPyD, UPN, Foro Asturias, ERC y Coalición Canaria.

PSOE, CiU, Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) y PNV firmaron en julio un manifiesto en el que se comprometen a derogar la ley en cuanto cambie la mayoría parlamentaria. Un compromiso al que se ha sumado también ERC.

Durante el debate parlamentario de este jueves, su portavoz, Joan Tardá, ha advertido al ministro Wert que "Cataluña no aplicará la ley".

A esto se suma el disenso con la comunidad educativa que, por primera vez en la historia, se ha puesto de acuerdo en contra de esta ley, con una huelga histórica que en mayo convocaron profesores, padres y alumnos frente los recortes educativos y la Lomce.

TE PUEDE INTERESAR

La Lomce supone la modificación de la actual LOE, aprobada por el Gobierno socialista en 2006, y entre las novedades de la nueva normativa destaca la introducción de evaluaciones nacionales al final de cada etapa, diseñadas por el Gobierno.

Además, las asignaturas estarán agrupadas en tres bloques: troncales, específicas y de libre configuración. El horario y currículo de las primeras lo definirá el Ejecutivo, mientras que las comunidades autónomas se encargarán de las específicas.

La asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos se elimina del currículo y se crea Valores, una alternativa a la materia de Religión, que también será calificada.

Además, blinda los conciertos a los centros de educación diferenciada y propone una mayor autonomía de los centros, cuyos directores tendrán que ser acreditados.

La Lomce refuerza en su articulado el carácter vehicular del castellano en la enseñanza de todo el Estado.