POLÍTICA
03/01/2014 18:11 CET | Actualizado 03/01/2014 18:11 CET

Fernández Díaz, sobre el aborto: "El Gobierno ha hecho lo que tenía que hacer"

GTRES

Después de la aparición de voces críticas del PP sobre la reforma de la ley del aborto, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado que "el Gobierno ha hecho lo que tenía que hacer" con el anteproyecto y ha cumplido el compromiso que había asumido cuando el partido que le sustenta concurrió a las elecciones generales.

Durante la rueda de prensa para presentar el balance de la siniestralidad en las carreteras en 2013, Fernández Díaz no ha querido manifestarse directamente sobre las opiniones discrepantes de algunos dirigentes de su partido, pero ha dejado ese mensaje. Aviso para navegantes.

Según el anteproyecto, las mujeres podrán abortar en los casos de violación hasta las doce semanas y en los que exista riesgo grave para la salud física o psíquica de la madre hasta la veintidós, por lo que se limita a dos los supuestos para que las mujeres puedan interrumpir su embarazo de forma legal.

De este modo, se elimina el supuesto referido a las malformaciones del feto, salvo en caso de que se demuestren anomalías incompatibles con la vida del nasciturus y un riesgo psíquico o físico de la madre.

HACE SUYO EL TEXTO

Como miembro del Gobierno, Fernández Díaz ha hecho suyo el texto, que da respuesta a las iniciativas planteadas en el programa del PP y se "acomoda" mejor a la doctrina del Tribunal Constitucional en esta materia.

El ministro ha instado a respetar los trámites y los tiempos porque ahora el borrador será sometido a diversos organismos consultivos, volverá al Consejo de Ministros y después a las Cortes, que son las que tendrán la última palabra.

A su juicio, el anteproyecto defiende la vida del concebido y no nacido en los términos que establece el artículo 15 de la Constitución Española y su interpretación por parte del Tribunal Constitucional.

Fernández Díaz ha elogiado la defensa y protección de los derechos de la mujer embarazada que refleja en su opinión el texto y ha defendido que por primera vez en el ordenamiento jurídico la persona que aborta no recibirá reproche penal porque siempre es víctima del drama que supone abortar.

LA IGLESIA NIEGA ESTAR INFLUYENDO

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, también se ha pronunciado sobre esta futura ley y ha negado que la Iglesia esté "influyendo o meciendo una moral propia" respecto al anteproyecto, ya que se trata de un "principio básico" de humanidad: "No se puede legitimar la muerte de un inocente", ha recalcado.

Gil Tamayo ha hecho estas declaraciones en Onda Cero, donde también ha afirmado que la Iglesia no niega el "drama" y la "tragedia" que supone para la mujer, otra "víctima del aborto", aunque la prioridad es "preservar" la vida del nasciturus.

"La defensa de la vida no es una cuestión de derechas y la opción del aborto una cuestión de izquierdas", ha añadido el sacerdote, quien ha precisado que la postura de la Iglesia concuerda con la doctrina del Tribunal Constitucional "cuando prima el ejercicio del derecho a la vida".

Respecto a los acuerdos de la Iglesia con el Estado, el secretario general de la CEE ha sostenido que "afortunadamente" estos no se encuentran entre los "problemas acuciantes" de la sociedad española, como sí lo es el paro.

Para Gil Tamayo, hay que trabajar para que la educación "no sea un mercadeo de ideologías" y la cuestión religiosa "no sea la asignatura pendiente dependiendo de las alternancias políticas".

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'