POLÍTICA
11/05/2014 12:17 CEST | Actualizado 11/05/2014 12:17 CEST

¿Primeras comuniones? La Conferencia Episcopal está "triste" y "preocupada"

THINKSTOCK

El director del secretariado de la Subcomisión Episcopal de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan Luis Martín Barrios, ha aconsejado "dignidad y sencillez" a los padres de los niños que reciben este mes la Primera Comunión pues a la Iglesia española le "preocupa" y "entristece" el "boato social", la ostentación, que surge en torno a la celebración de este sacramento y que desvirtúa su sentido.

Según un estudio de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes, la celebración de la Primera Comunión puede llegar a costar -entre vestido, banquete, reportaje fotográfico y recordatorios- unos 3.000 euros en ciudades como Madrid, Valencia y Barcelona.

"Los criterios de la Iglesia no sintonizan con ese boato social nunca. Es más, nos parece una contradicción entre lo que se celebra y lo que se hace. Nos entristece el boato social y lo que se genera en torno al sacramento de la Eucaristía. Los criterios y consejos que ofrecemos desde las parroquias es sencillez y dignidad", ha explicado Martín Barrios en declaraciones a Europa Press.

En esta línea, en muchas parroquias españolas proponen a los niños y a sus padres que ese día especial compartan las propinas que les dan sus familiares con los pobres y, especialmente, con los niños más necesitados, pues va "mucho más en sintonía con el sacramento". Así, les aconsejan llevar un sobre con dinero a Cáritas u otras organizaciones o incluso donarlo a alguna familia que lo necesite.

COMUNIONES "POR CONTAGIO"

Unos 250.000 niños y niñas de entre 9 y 10 años reciben la Primera Comunión cada año en España, según los datos de la Conferencia Episcopal, que llaman la atención sobre el incremento de casos de menores no bautizados que se acercan a la Iglesia en esta época por "contagio" de sus compañeros de colegio. En estos casos, reciben casi al tiempo ambos sacramentos.

Martín Barrios ha explicado que para preparar a estos niños, en España hay en torno a 85.500 catequistas, que también forman a jóvenes y adultos pero que, en su mayoría, se dedican a los menores de entre 8 y 9 años que se encuentran en esta etapa de iniciación sacramental.