TENDENCIAS
22/08/2014 18:12 CEST | Actualizado 22/08/2014 18:12 CEST

Polémica por el selfie del mono: los animales no tienen derechos de autor

Los animales carecen de derechos de autor. Sólo los seres humanos pueden acogerse a las leyes del copyright, por lo que quedan excluidos también plantas, vegetales y seres sobrenaturales.

En un prolijo informe de 1.222 páginas, la Oficina de Copyright de EEUU (US Copyright Office) da la razón a Wikimedia en la disputa que la enciclopedia colaborativa había entablado con el fotógrafo británico David Slater, propietario de la cámara con la que el macaco se tomó la imagen, millones de veces compartida.

"La Oficina no registrará obras producidas por la naturaleza, los animales o las plantas", señala la autoridad de derechos de autor de Estados Unidos. Por ejemplo, "un dibujo hecho por un elefante". "Del mismo modo, no puede registrar una obra supuestamente creada por seres divinos o sobrenaturales, aunque sí podrá registrarse una obra si al depositarla se especifica que se inspira en un espíritu divino", añade.

(Sigue leyendo después de la imagen...)

Slater aseguraba ser el propietario de la foto, ya que fue tomada por su cámara en 2011 cuando se encontraba en Indonesia haciendo un reportaje sobre simios. En el lado contrario, la empresa Wikimedia Foundation, una organización sin ánimo de lucro que aspira a desarrollar "una enciclopedia gratis, libre y accesible por todos" , utilizó la fotografía para ilustrar su artículo del macaco negro crestado sin abonar unos supuestos pagos por copyright.

El fotógrafo publicó la imagen en la red en 2011 y pronto se hizo viral. "Gané 2.000 libras el primer año", relató a la BBC, al tiempo que se quejaba de que la publicación por parte de Wikimedia de la foto le habría podido hecho perder al menos "10.000 libras". "Está acabando con mi negocio", se lamentaba.

Slater argumenta que fue él quien colocó la cámara en el trípode y quien cuadró la imagen. "Lo único que tienes que hacer es conseguir que el mono pulse el botón", ha explicado a la BBC. Asimismo, ha defendido que "los derechos de autor no sólo pertenecen a quien le da al botón de la cámara".

Wikimedia utilizó una línea de defensa que, visto ahora, ha sido un completo éxito. “Según las leyes estadounidenses, los derechos de autor no pueden pertenecer a alguien que no sea humano", declaró la portavoz de Wikimedia Katherine Maher a la agencia de noticias AFP. "No pertenecen al mono, pero tampoco al fotógrafo", abundó.¡