TENDENCIAS
30/08/2014 11:17 CEST | Actualizado 30/08/2014 11:20 CEST

El diseño más famoso de Pertegaz: el vestido de boda de Letizia Ortiz (FOTOS)

GTRESONLINE

El diseñador Manuel Pertegaz, fallecido este sábado en Madrid, tenía 86 años cuando le hicieron uno de los encargos más importantes de su carrera: vestir a la ahora reina Letizia para su boda con el príncipe Felipe.

Su nombre empezó a rumorearse meses antes de la boda y el mismo diseñador tuvo que hablar sobre las líneas generales del diseño (con escote "modesto" y "no generoso"). Sin embargo el resultado de su obra no lo pudimos ver hasta el 22 de mayo de 2004. Fue un poco más tarde de las 11 de la mañana. A esa hora Letizia Ortiz llegaba a la Catedral de la Almudena en coche (la intensa lluvia le impidió hacerlo a pie) acompaña de su padre, Jesús Ortiz.

Pertegaz diseñó para la nueva princesa un vestido de color blanco de 'corte princesa', manga larga, ceñido al talle, escote en pico con cuello en forma de corola, falda amplia y cola de 4,5 metros bordada con motivos heráldicos. Lo hizo con total libertad. Como contaría en una entrevista para el diario ABC, Letizia no le impuso ningún criterio.

El traje fue confeccionado en seda natural tramada con hilos de plata fina volteada a tres cabos, creación exclusiva de la firma valenciana Rafael Catalá. Mira aquí alguna de las fotos y sigue leyendo después de la galería:

Photo gallery El vestido novia Letizia Ortiz See Gallery

La tiara de Letizia fue la misma que llevó en su boda la reina Sofía, de estilo imperio, en platino y diamantes. Mientras que el manto nupcial, de forma triangular y con unas medidas de tres metros de largo por dos de ancho, fue un regalo del Príncipe. De tul de seda natural en color blanco marfil con roleos y guirnaldas bordadas a mano, que mezclaban la flor de lis y la espiga. Por último, los pendientes fueron un regalo de los reyes de España: unos aretes en platino con seis diamantes talla pera de 2,44 quilates, dos diamantes talla brillante de 1,22 quilates y dos diamantes talla brillante de 4,54 quilates.

El encargo le llegó del palacio de la Zarzuela en las navidades de 2003, poco después de conocerse el compromiso entre el príncipe de Asturias y la periodista. "Acudí con algunos bocetos y cambiamos impresiones. Estuvo espléndida. A primeros de febrero de 2004 vino a mi estudio de Barcelona y en esa visita concretamos el que sería su traje de novia", explicaría en esa entrevista.

Para Pertegaz fue un trabajo muy importante en su carrera y por ello quiso darle una señal atemporal: "No quería que el traje de fuera un modelo loco, sino intemporal, con vida, porque quería y tenía que quedar como un documento para la Historia". El trabajo con Letizia lo recodaría siempre con buenas palabras: "Vino cuantas veces fueron necesarias. Nunca puso ningún impedimento, claro está que tratamos de adaptarnos a su agenda".

ESPACIO ECO