POLÍTICA
26/10/2014 21:43 CET | Actualizado 26/10/2014 21:43 CET

Lluís Bassets: "El caso Pujol es una bomba para la democracia española y para el catalanismo"

JOAN SÁNCHEZ / EL PAÍS

En la media tarde del viernes 25 de julio llegaba a las redacciones un comunicado sorprendente firmado por el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. En el texto, el hombre que presidió durante 23 años el Govern reconocía que su familia había mantenido oculta una herencia millonaria fuera de España sin declarar.

Ese fin de semana, el director adjunto de El País y responsable de la edición catalana del diario, Lluís Bassets, se sentó a escribir un artículo sobre lo sucedido. Tuvo la sensación de que se quedaba corto, que aquellas páginas eran el esquema de un posible ensayo. Empezó a tomar notas, a plasmar lo que estaba pasando. Tres meses después, llega a las librerías el resultado final: La gran vergüenza (Ediciones Península).

En este ensayo periodístico escrito originalmente en catalán, Bassets bucea en la figura de Pujol, un hombre “con una ambición de poder por encima de cualquier cosa” y protagonista de un caso que es “una bomba para la democracia española y el catalanismo”.

¿Cómo vive ese momento del comunicado?

Fue una gran sorpresa, una gran estupefacción. Me costó reaccionar porque el comunicado era una confesión en toda regla de una persona que está en la cumbre de su prestigio. Un antes y un después. De pronto, da datos que le colocan en lo más hondo del abismo del desprestigio. Súbitamente. De repente, una persona que ha sido presidente de la Generalitat durante 23 años y un referente del nacionalismo durante cincuenta años prácticamente sale con una historia de evasión fiscal y una fortuna oculta. Me sorprendió a mí e, incluso, a familiares suyos como su hermana y su cuñado.

Ahí está el estímulo del libro. Mucha gente ha comparado este caso con otros de corrupción, pero tiene una singularidad absoluta por el personaje, por la forma en la que se produce. No es normal. Por ejemplo, en las tarjetas negras no hay confesión. En este caso, el chispazo lo proporciona el propio protagonista.

Un aspecto en el que hace hincapié es la fecha del comunicado. ¿Por qué ese día? ¿Lo llegaremos a saber?

Es un libro de interrogantes, de dudas, de plantear incógnitas. Sigo manteniendo dudas. Hay una teoría, que es la que sustenta el soberanismo, de que es una maniobra de los aparatos del Estado para intentar dinamitar el proceso independentista. No la excluyo ni mucho menos.

Pero también está la teoría contraria de que el momento elegido es uno de remanso en la opinión política catalana y española antes del verano, cuando la gente ya se ha ido, para buscar la máxima discreción.

Aquí hay una circunstancia muy importante: se produce en plenas vacaciones mediáticas. Toda la vida política gira en cierta forma alrededor de los grandes aparatos mediáticos, las tertulias, los informativos, con unos conductores de programas en Cataluña que editorializan todos los días y que están de vacaciones. Hay unas circunstancias raras. Este bombazo cae, como ha pasado con guerras y revoluciones, en mitad de las vacaciones, cuando la gente está perdida, descolocada, desconectada.

"DESPUJOLIZAR CATALUÑA"

En el libro habla de que el estallido del caso es una mala noticia, pero que también puede servir de revulsivo…

Es una muy buena noticia si sirve de revulsivo, para sacar provecho de ella. Pero ciertamente es una bomba para la democracia española y para el catalanismo, entendido en la visión más amplia posible, no como independentismo.

Que la persona que ha sido el referente, el sintentizador, que ha creado el cuerpo doctrinal y político más importante de los últimos cincuenta años, tenga que aparecer en esta situación es un golpe muy fuerte y además obliga a revisar todo lo que ha sucedido.

Una de las cosas que defiendo -yo no tengo una tesis conclusiva-, es que hay que volver a la historia, analizarla y ver cómo encaja cada una de las piezas de esta confesión porque echa una luz totalmente nueva sobre la historia de los últimos cuarenta años en Cataluña y España.

Señala que hay que ‘despujolizar Cataluña’. ¿En qué consiste?

Lo que digo es que Pujol es una personalidad tan fuerte que ha marcado y marca todavía la política catalana, desde los gestos y la forma de hablar de los políticos más próximos en Convergència hasta muchas ideas que son parte del cuerpo ideológico compartido por un abanico muy amplio de fuerzas políticas.

Pujol ha estado 23 años en el poder, se dice pronto. Una de las anomalías que esta confesión obliga a poner encima de la mesa es cómo es posible que alguien esté en el poder tantos años seguidos sin que la sociedad reaccione y lo considere lo más normal del mundo.

Esto lleva a la revisión y a intentar sacar consecuencias. Esto merece y exige una comisión parlamentaria que haga un trabajo realmente concienzudo y a fondo para despejar todas las sospechas que están sobre la mesa, como la posibilidad de que hayan existido las famosas comisiones del 3% y que la familia pueda haberse enriquecido. Cosas que habrá que probar. Pero lo que hasta el momento eran rumores y conjeturas se están convirtiendo en imputaciones, fases previas a la actuación fiscal.

Todo esto lo debe acompañar la sociedad catalana. Esto es lo que significa despujolizar, es decir, analizar bien la huella de Pujol en la sociedad catalana y ver qué elementos hay que depurar críticamente.

Hay una tendencia que cree que habría que pasar página, como que Pujol no tiene nada que ver con el actual proceso independentista, que es el pasado. Yo digo que si se hace este ejercicio, esto puede tener una consecuencias muy negativas. Si no lo hacemos los propios catalanes y las instituciones catalanas, lo harán otros y probablemente será más dramático.

"CONVERGÈNCIA ESTÁ AFECTADÍSIMA"

La noticia se produce en pleno proceso soberanista, a escaso mes y medio de la celebración del Tricentenario del 1714. ¿Cómo afecta directamente al proceso?

No afecta directamente porque en la fase que está ya tiene que ver con un cambio de opinión, con un cambio de conciencia. La gente que por la razón que fuera se ha hecho independentista no va a descubrir de pronto las ventajas de la autonomía por el hecho de que Pujol tenga una fortuna en Andorra.

Ahora, sí afecta muy directamente a Convergència. No podemos olvidar que hasta mediados de julio el secretario general del partido nominalmente era todavía Oriol Pujol. Estaba en una situación de excedencia, pero estaba a expensas de regresar. Convergència está afectadísima, Artur Mas también. En el fondo fue la persona elegida por la familia para suceder a Pujol con una cierta ilusión dinástica por parte de Marta Ferrusola y quizá el patriarca, como el que mantiene la situación esperando a que Oriol Pujol algún día pueda aspirar.

Mas es una persona formada muy directamente en este núcleo. El día que se dio a conocer todo, afirmó que era el hijo político de Pujol. Eso le convierte en una persona sumamente frágil respecto a las actividades de Pujol y su familia. Probablemente si hay una comisión parlamentaria, lo normal es que llame a Mas y tenga que dar alguna explicación.

¿Qué papel tiene en esa confesión su familia? ¿Podía estar escondiendo precisamente a su familia?

Hay muchas teorías. Al parecer lo que hace la confesión es cubrir a sus hijos, que han tenido que desvelar la existencia de una fortuna en Andorra. Pero también hay otra posibilidad, que la fortuna tenga un origen distinto.

Ahí hay una conjetura que ha quedado siempre oculta, que sea una parte de la propiedad personal de Pujol procedente de Banca Catalana, que fuera apartada antes de que el Banco de España obligara a hacer una operación acordeón que devaluó mil veces el valor de las acciones. Es una conjetura recogida ya en libros aparecidos hace treinta años.

En ese caso, nos estaríamos encontrando con lo contrario, que lo que haría sería ocultarse detrás de sus hijos. No los sabemos, todo es tan enigmático, tan extraño.

¿Qué es lo mejor que ha aportado el pujolismo a Cataluña? ¿Y lo más dañino?

Yo creo que Pujol ha tenido cosas muy positivas. Mi temor es que algunas de ellas se las lleve ahora el temporal. El pujolismo ha tenido una capacidad de transversalidad, de impregnar el conjunto de la sociedad catalana, ha sido una forma de encaje de Cataluña en España, se quiera o no. Él mismo ha dicho que no ha hecho más que hacer la tercera vía durante este tiempo.

Tiene una gran capacidad de pactar con el Gobierno, pero mi crítica es que se queda un paso atrás, falta de compromiso. Quizá tiene que ver con el soberanismo actual, hay una reticencia del pujolismo a la hora de culminar su compromiso con el Estado, nunca termina de implicarse.

Creo en un catalanismo comprometido en el Gobierno de España. Del pujolismo habría que conservar el compromiso con España, el realismo político y el pactismo.

Otra frase que dice es que si se aprende la lección, nadie tendrá derecho a identificarse con Cataluña y nadie se esconderá detrás de la bandera. ¿Qué lecciones puede aprender Cataluña?

Una es esa. Y otra es que está muy bien el pactismo, pero los pactos hay que hacerlos con transparencia, explicaciones y sabiendo lo que pactas. Me parecen magníficos los pactos de gobierno que se hacen en países como Alemania, que se hacen por escrito. Aquí más bien lo que hay es oscurantismo y ocultación por todas las partes. Otra es que los mandatos tan prolongados son nocivos: 23 años en el Gobierno de la Generalitat no es de recibo. Ahora se está viendo en Convergència. Tantos años en el poder no era solo una cuestión de fastidiar a los socialistas, sino de fastidiar a los suyos y no ceder ni un centímetro del poder. Este buceo que he hecho sobre Pujol me da la figura de un hombre de poder.

"UNA AMBICIÓN DE PODER POR ENCIMA DE CUALQUIER COSA"

¿Cómo es Jordi Pujol?

Es un hombre con una ambición de poder personal por encima de cualquier cosa. Es verdad que no le interesa el dinero, le interesa el poder. Y el dinero le interesa en la medida que le da poder.

¿Cómo deja a Convergencia esta confesión?

La deja en muy mal estado. Ya ha hecho un cambio radical en la cúpula sin haber realizado un congreso o conferencia. Tuvo que hacerlo a toda prisa en cuanto se supo todo. Además, en un momento de caída libre en cuanto a preferencia de voto como resultado del proceso soberanista. Hay un trasvase constante hacia ERC.

¿Cómo queda en Cataluña la figura de Pujol en Cataluña?

Un articulista dijo ya ‘sé que mis hijos y mis nietos no verán en Barcelona un paseo o una plaza con el nombre de Jordi Pujol’. Estaba en lo alto de la consideración, de la estima, del prestigio, había ocupado el espacio catalanista entero y ahora la gente quiere pasar página, prefiere olvidarse. Será difícil porque lo hecho hecho está y la historia no se mueve.

¿Lo único que no ha podido controlar Pujol ha sido a sus hijos?

Aparentemente. Esta es la explicación que da la gente más próxima a él, y se lo atribuyen directamente a Marta Ferrusola y a su hijo mayor (Jordi Pujol Ferrusola), además de la actitud del padre de desentenderse primero de la educación y después del control.

Lo que pasa es que un gobernante no puede lavarse las manos de su familia. Luego, Pujol es una persona que ha moralizado mucho a la sociedad catalana, incluso en la necesidad de tener muchos hijos para que la Cataluña del futuro sea fuerte demográficamente. Ha moralizado sobre la importancia de la familia, sobre el comportamiento ético de los políticos.

Y resulta que casi todos hijos se han dedicado a los negocios, business men. La Cataluña del personalismo católico de Pujol, de la necesidad de la familia fuerte y ejemplar... cualquiera pensaría que debiera haber dado una familia presidencial ejemplar donde hubiera abogados, catedráticos, intelectuales, músicos. Pero no, son hombres de negocios, muy vinculados a la Administración, comisionistas, intermediarios.

"PUJOL Y SU FAMILIA SON MUY ESPAÑOLES"

¿Cree que llegará a repararse su figura?

Yo creo que sí. El tiempo es un gran escultor, como decía Marguerite Yourcenar. Dentro de 30 años las cosas se verán probablemente de otra forma. Quizás los aspectos más relevantes y sólidos se verán y los más negativos y comprometedores quedarán más contextualizados en una época como la nuestra.

Al final hay que decir que Pujol y sus familia son españoles, se identifiquen o no con la identidad, pero muy españoles en el sentido de cómo ha funcionado la política española, en venalidad, en relación con el dinero, con la burbuja inmobiliaria.

El propio Pujol trabajaba por explicar la singularidad, pues nos hemos revelado exactamente iguales. Tenemos nuestros casos al lado de Bárcenas, de las tarjetas negras, de los ERE de Andalucía. Somos vulgarmente similares e idénticos al resto de nuestros conciudadanos en una época especial y tan negativa en algunos aspectos en el uso de la política y el dinero.

En el libro dice que hasta el 24 de julio era el mejor presidente de la Generalitat.

Sin duda, sin duda.

¿El 25 pasa a ser el peor?

No digo el peor, pero sí restaura el orden canónico del catalanismo más moderado y más conservador. Ahora el balance está pendiente de la despujolización, de la depuración, de la resituación.

Dice que Pujol se ve como un winner, en un país de loosers.

Esto es así desde los años 50 y creo que sigue así. La bronca en el Parlamento responde a esto, es un hombre de poder, con una seguridad en sí mismo enorme y dispuesto a dar lecciones a quien sea. No permite a nadie que se las dé.

(Sigue leyendo después del vídeo...)

Hablamos de Cataluña... ¿pero qué repercusiones tiene a nivel nacional?

Quien haga una lectura anticatalana del caso Pujol se va a equivocar profundamente porque afecta directamente al prestigio y a la imagen de España y sus instituciones. Hay que ponerlo al lado del caso Urdangarin que afecta a la Jefatura del Estado y al caso de Bankia que afecta a Rodrigo Rato. El desengaño que pueden haber tenido los catalanistas con Pujol no está muy lejos del de los populares con Rato.

La lectura que hay que hacer desde el conjunto de España es que es un bofetón durísimo a la imagen y al prestigio de España, su Transición política y la construcción de la Democracia y el Estado de las Autonomías. Es del interés de todo restaurar este prestigio. Debemos hacer las paces con esto y la única forma es conocer a fondo qué ha sucedido y establecer todas las responsabilidades.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...