POLÍTICA
01/11/2014 18:15 CET | Actualizado 01/11/2014 21:08 CET

Teresa Romero sale del aislamiento tras no detectarse ébola en sus fluidos

Los últimos análisis realizados a la auxiliar de enfermería Teresa Romero confirman que en sus fluidos corporales no quedan signos del virus del ébola, por lo que se ha decidido poner fin al aislamiento de la paciente y trasladarla a planta, según han informado a Efe fuentes sanitarias.

Según han informado fuentes de la Consejería de Sanidad, Romero ha abandonado el aislamiento de la sexta planta del hospital Carlos III, aunque todavía no ha recibido el alta hospitalaria. El centro ha difundido varias fotografías de Romero junto a sus compañeros tras salir ya del aislamiento.

(Sigue leyendo después de las fotos...)

Ingresada en régimen de aislamiento el 6 de octubre, ya con los síntomas del virus, Romero respondió bien al tratamiento con diversos sueros y plasmas que se le aplicaron.

Ahora continuará ingresada en una habitación convencional del hospital Carlos III, donde seguirá en observación rutinaria, según ha acordado el equipo médico que la atiende en el centro sanitario.

Romero podrá recibir la visita de algunos familiares y será tratada como una paciente más hasta que sea dada de alta en los próximos días, según las fuentes sanitarias.

LA ÚNICA INGRESADA

Ella es la única paciente relacionada con el ébola que queda en el centro sanitario, después de que su marido Javier Limón recibiese el alta el pasado día 27 de octubre.

La auxiliar de enfermería fue el primer caso de contagio de ébola en España y Europa, al haber atendido en el Hospital Carlos III-La Paz donde trabaja al misionero Manuel García Viejo, que fallecería a causa de la enfermedad el 26 de septiembre.

Como establecen los criterios de la Organización Mundial de la Salud, España quedará oficialmente libre del virus 42 días después del último caso, es decir, dos veces el periodo de incubación.

A partir de ahora, las únicas personas a las que se someterá a seguimiento son los profesionales sanitarios que han atendido a la auxiliar de enfermería, que estarán en observación durante 21 días desde este sábado, cuando se ha determinado que no hay restos del virus en sus fluidos y que desaparece cualquier riesgo de contagio.

Los sanitarios se tomarán la temperatura dos veces al día y serán contactados por el equipo de prevención de riesgos del hospital

Las dos víctimas mortales del virus en España han sido los religiosos Miguel Pajares, fallecido el 12 de agosto, y Manuel García Viejo, el 25 de septiembre.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

ESPACIO ECO