Noticias

La secta de los 'miguelianos': preguntas y respuestas

WEB OFICIAL DE LOS MIGUELIANOS

La Guardia Civil detuvo este jueves a Feliciano Miguel Rosendo Silva, el fundador de la secta Orden y Mandato de San Miguel Arcángel (conocidos como 'miguelianos'), y a la "monja" Marta Paz Alonso, tras el registro a una vivienda en la localidad madrileña de Collado Villalba.

Están acusados de los delitos de asociación ilícita en concurso con organización criminal, abusos sexuales, blanqueo de capitales, y contra la integridad moral y contra la hacienda pública, según señalaron a Efe fuentes de la investigación.

Todo ello después de que exmiembros y familiares de los adeptos aseguraran que se cometían abusos sexuales, físicos y psicológicos, y se enriquecían ilícitamente a su costa.

Pero, ¿quién es quién en esta trama y cómo funcionaba la secta? Aquí tienes las claves:

  • ¿Qué era la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel?

En su propia web se define como una "asociación católica". En teoría, cuidaban enfermos y ancianos, rezaban y colaboraban cuanto podían por amor a Dios. Liderada por Miguel Rosendo, en su día llegó a aglutinar a unas 400 personas, todos vestidos de azul y amarillo.

Ahora la integran 27 miembros llamados "exploradores", seglares laicos que realizan su labor de apostolado en la Diócesis de Tui-Vigo, y cuatro "consagradas miguelianas", una especie de monjas que no son tales y que atienden una residencia geriátrica en Bustarviejo (Madrid). La orden tenía el sello de "asociación pública de fieles de derecho diocesano", el 'sello de calidad' de la jerarquía eclesial.

El grupo, que tuvo durante años su centro neurálgico en un chalé de Oia (Pontevedra), fue descabezado el pasado mes de marzo, cuando el obispo de Tui-Vigo, Luis Quinteiro, apartó a Rosendo "cautelarmente de todas sus funciones” a la vista de las “reiteradas acusaciones en torno a la conducta moral”.

Tras ser apartado, Rosendo se mudó a un chalé de San Lorenzo del Escorial (Madrid) y fundó con sus más fieles el grupo La Voz del Serviam. La Archidiócesis de Madrid emitió un comunicado recientemente en el que avisaba de que la agrupación no está reconocida por la Iglesia católica y le prohibía actuar en su seno.

  • ¿Quién es Miguel Rosendo?

Feliciano Miguel Rosendo Silva, que no era sacerdote y tenía dos hijos, fue quien fundó la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel. Rosendo tenía una relación singular con las mujeres de la organización. A las más cercanas las llamaba "bastones".

Una de ellas es Marta Paz, que a sus 29 años era una de las llamadas "monjas miguelianas". Su padre, Carlos Paz, estuvo involucrado en esta presunta secta durante casi dos décadas hasta que salió de la misma junto a su esposa Concha Alonso, pero no pudieron convencer a su hija, de la que dice que le han "comido el coco".

Rosendo aseguraba que murió a los dos años y luego resucitó y logró salir del ataúd y que era la mismísima "reencarnación de San Miguel Arcángel", según informa El Mundo. Además, afirmaba que fue restaurador de castillos o portero del Paris Saint Germain, e incluso que una "princesa" le hizo una propuesta de matrimonio que rechazó.

Rosendo empezó su tarea de captación desde varias "consultas-herbolario" en Vigo.

  • ¿Qué hacía Miguel Rosendo?

Según recoge el informe de un investigador que contrataron las familias, Rosendo ha mantenido relaciones sexuales, en las que también han participado ordenados "miguelianos", con varios súbditos bajo el pretexto de ritos de sanación.

A algunas de las mujeres, a las que convencía de que eran "escogidas por Dios", les ordenaba tomarse todos los días una pastilla sin desvelar su composición ni finalidad, según el colectivo que ha denunciado los hechos.

Una de las presuntas víctimas de los abusos sexuales declaró que el líder de la orden le aseguró que por su semen le llegaría el cuerpo de Cristo, y que de esa manera la purificaba. "Tomad y comed todos de él", decía. Un sacerdote asegura en El Mundo que el líder de la secta llegó a meter los dedos en la vagina a una mujer asegurando que sanaba los ovarios.

Los denunciantes también fueron testigos del "trasiego" de sobres con "fajos de billetes de 500 euros", que siempre tenían que pasar por la supervisión del líder, y que hubo entregas de hasta 160.000 euros.

  • ¿Qué pinta Tamara Falcó en este caso?

Según El Mundo, Tamara Falcó, hija de Isabel Preysler, hizo un retiro espiritual en esta agrupación. Allí rezó, conoció al fundador, vivió con las consagradas y ayudó a unos enfermos. Desde entonces siempre lleva un vaporizador de agua bendita en el bolso.

  • ¿Qué función tenían los "bastones" de Rosendo?

La Voz de Galiciaindica que esos "bastones" eran siempre mujeres jóvenes de la orden, cuyo cometido consistía en ser secretarias acompañantes de Miguel Rosendo e incluso dormían a su lado. El líder de la agrupación decía que tenían que estar pegadas a él constantemente para dar testimonio de su vida y dos religiosas jóvenes supuestamente vivían con él durante las 24 horas del día.

De acuerdo con el diario gallego, el despacho de Rosendo se comunicaba a través de una puerta sin llave con la habitación donde dormían dos bastones. Pegada a dicha habitación había otra estancia donde dormían las aspirantes a religiosas y, separada por una puerta de hierro había otra donde dormían los aspirantes a religiosos.

  • ¿Cómo se destapó la trama?

El Faro de Vigo informa de que el obispado de Tui-Vigo detectó supuestas irregularidades morales a las que se unieron otras posiblemente económicas en las que se centra la investigación abierta por la Guardia Civil. La operación es consecuencia de una denuncia presentada ante el juzgado de Tui por las familias de 14 adeptos.

En el caso es clave el testimonio de un sacerdote con el que Miguel Rosendo y la Orden colaboraron durante años, que tilda al fundador de manipulador y sectario y le acusa de utilizar a la Iglesia y fabricarse un Dios a su antojo.

El sacerdote destaca los buenos contactos de Rosendo con obispos y cardenales, así como con importantes familias financieras españoles.