POLÍTICA
21/11/2014 11:36 CET | Actualizado 21/11/2014 13:05 CET

Preguntas y respuestas sobre el escándalo de los abusos sexuales en la Iglesia de Granada

El escándalo de los presuntos abusos sexuales cometidos por religiosos en Granada sigue aumentando. El Arzobispado de la ciudad apartó esta semana del ejercicio a varios sacerdotes que, presuntamente, habían cometido esos abusos durante varios y años y, ahora, la investigación eclesiástica tiene constancia de cuatro casos más, según la Cadena Ser.

De acuerdo con El País, los curas sospechosos de pederastia en Granada actuaban como una secta, con su propio líder y lavados de cerebro a jóvenes, a los que alentaban a mantener relaciones con ellos.

Pero, ¿quién es quién en este caso?

  • ¿Cómo se conoció el escándalo?

Daniel, una de las víctimas, envió una dura carta al papa Francisco contándole el calvario de abusos que vivió durante varios años: desde que tenía 13 o 14 años hasta los 18. Ahora tiene más de 20. En el documento denuncia que sufrió abusos de tres sacerdotes y de un seglar. Daniel se decidió a contarlo después de ver la contundente condena del pontífice a los casos de pederastia. Al recibir la misiva, el papa llamó por teléfono a la víctima mostrándole su solidaridad.

Animado por el propio Francisco, Daniel formalizó una denuncia ante la Fiscalía Superior de Andalucía contra todos los acusados, al menos una docena entre sacerdotes y laicos, que llevaron a cabo los presuntos abusos en distintas residencias de la provincia de Granada.

  • ¿Qué hacían los sacerdotes sospechosos?

El grupo de religiosos sospechosos se hacían llamar 'El clan de los Romanones', en honor de su líder, el padre Román, que es una de las 12 personas que investiga la Policía: 10 sacerdotes y dos laicos.

Ese 'clan' actuaría casi como una secta. Captaban a monaguillos a los que convencían luego de que el sexo entre ellos no era pecado. El grupo cuenta con diversas propiedades, amplias parcelas, incluso un dúplex en la playa. En esos lugares, los sospechosos hacían prácticas sexuales brutales y orgías sirviéndose de la situación de superioridad que ejercían sobre los jóvenes.

Daniel aseguró en su denuncia que en uno de estos pisos viven dos chicas que podrían ser víctimas o incluso servir de cebo para el 'clan de los Romanones'.

Una víctima relata en Andaluces Diario cómo actuó con él el líder del 'clan': “Fue a meterme mano mientras me estaba duchando. No podía entender por qué entró en el baño mientras me estaba duchando. No he vuelto a verlo, no he tenido más relación con él”.

(Sigue leyendo después del vídeo...)

  • ¿Quiénes son los sospechosos?

El 'clan de los Romanones' está formado por hombres cuya edad media ronda los 40 años. Muchos viven juntos al menos dos días a la semana en un piso del centro de Granada. Y pasan muchos fines de semana juntos en la costa granadina.

El grupo controla parroquias de Granada, del área metropolitana, de la Costa y de la Alpujarra. Según el portal Religión Digital, son ultraconservadores de pensamiento, pero con formas y prácticas muy modernas.

De acuerdo con la información de ese portal, no usan alzacuellos, tienen un alto nivel económico y disponen de muchos bienes, repartidos por Granada y la provincia. Algunos son sacerdotes en parroquias de la capital y uno, incluso, forma parte de la Curia diocesana.

  • ¿Qué está haciendo el papa?

Francisco se está implicando personalmente en el caso y ha afirmado que no dejará solo a Daniel. Según Religión Digital, tras la primera llamada del 10 de agosto, el papa volvió a telefonear a esta víctima el 10 de octubre para invitarlo personalmente a la Comisión Vaticana de Víctimas de Abusos, y para pedirle perdón por la actuación del Arzobispado durante la investigación.

El papa ha definido lo sucedido como “un grave pecado y un grave delito” e instó a la Archidiócesis de Granada a trabajar para depurar responsabilidades.

  • ¿Cómo han reaccionado el arzobispo de Granada?

De momento, se han puesto prácticamente de perfil. La Archidiócesis de Granada se limitó a apartar de sus oficios únicamente a tres de los 10 sacerdotes implicados.

Eldiario.es asegura que fue la víctima quien tuvo que ponerse en contacto con el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, quien, de entrada, le criticó por haberse dirigido al papa directamente. Según esa misma información, tras prometer una investigación exhaustiva, dos jueces del Tribunal Eclesiástico de Valencia interrogaron tanto a Daniel como a sus padres y, a comienzos de octubre, el arzobispo informó a la víctima de que sólo daba crédito a las acusaciones contra tres sacerdotes.

Es más, Martínez le aseguró a Daniel que el resto de los encausados (otros siete sacerdotes y dos laicos, todos ellos actualmente investigados judicialmente) eran víctimas como él.

Justo después de eso, el papa habría llamado por segunda vez a la víctima para pedirle perdón por el modo en que se había llevado toda la investigación y las conclusiones. Fue entonces cuando le animó a presentar una denuncia en la justicia ordinaria.

  • ¿Y la Conferencia Episcopal?

En un primer momento, su presidente y arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, se limitó a asegurar que están "dispuestos a colaborar” para esclarecer posibles casos de abusos sexuales, pero hasta este viernes los obispos españoles no se han reunido para tratar este tema.

Tras ese encuentro, el portavoz de la institución, José María Gil Tamayo, ha explicado que la Conferencia Episcopal tuvo conocimiento del supuesto caso de abusos sexuales a través de los medios de comunicación, ha pedido perdón "a las posibles víctimas" y ha expresado su repulsa ante estos hechos. Pero ha defendido con fuerza al obispo de Granada.

  • ¿Qué piensa hacer ahora el papa?

A Francisco no le ha agradado en absoluto la postura de la Iglesia española en este caso y ha llamado a capítulo este mismo domingo al arzobispo de Granada, que todavía no ha pedido perdón por el escándalo. Hay incluso quien dice que el santo padre podría apartarle del puesto.

Mientras Martínez sostiene que está colaborando en todo lo que puede con la justicia y que ya ha apartado tres curas, El Vaticano subraya que hay siete sacerdotes que están siendo investigados por la justicia por posibles encubridores y que aún siguen en sus puestos. Martínez afirma que no ha tomado ninguna medida sobre estos sacerdotes porque el propio denunciante le pidió que no hiciera nada más para no interferir con la acción de la Justicia.

Además, asegura que las informaciones que apuntan a que el papa está disgustado por sus decisiones "pueden ser un invento mediático".

La asociación "Granada Laica" ya se está moviendo y ha pedido que se investigue al arzobispo de Granada por el posible encubrimiento de los supuestos abusos sexuales.

  • ¿Quién es Francisco Javier Martínez?

El Arzobispo de Granada tiene un amplio historial de polémicas. La más sonada de ellas la publicación por la editorial de la institución del libro Cásate y sé sumisa, en el que se enseña la "obediencia leal y generosa, la sumisión".

Pero sus polémicas van más allá, como recuerda Eldiario.es: defendió el uso del cilicio, un aparato utilizado para provocar deliberadamente dolor o castidad en quien lo viste; fue el primer obispo en sentarse en un banquillo de los acusados en la historia de España acusado de coacciones y amenazas a Francisco Javier Martínez Medina, que fue canónigo de la Catedral de Granada; y llegó a decir que la mujer que aborta “da al varón licencia sin límite para abusar de su cuerpo".

ADEMÁS: