INTERNACIONAL
14/12/2014 19:10 CET | Actualizado 14/12/2014 19:10 CET

Aunque lo hayas leído, el papa no ha dicho que los animales van al cielo

REUTERS

Todo era demasiado bonito para ser verdad. Una supuestas palabras del papa Francisco, rompedor en muchos aspectos, han corrido con fuerza estos días. Según informaron medios de todo el mundo, el pontífice habría consolado a un niño, al que se la acaba de morir el perro, diciéndole que los animales van al cielo. "El paraíso está abierto a todas las criaturas de Dios", le habría asegurado al pequeño.

Esas supuestas palabras han generado duras críticas en algunos sectores de la Iglesia, dado que cambiarían la existente doctrina católica. Pero esos sectores ya no tienen de qué preocuparse: el papa jamás dijo eso. ¿Cómo es posible que medios como la CNN, The New York Times, que admitió su error, o la versión estadounidense de The Huffington Postse hayan hecho eco de unas declaraciones que nunca se produjeron?

El origen de la confusión parece estar en una noticia publicada a finales de noviembre por el diario italiano Corriere della Sera: "El Papa y los animales: ‘El Paraíso está abierto a todas las criaturas’”. El problema es que Francisco nunca habló ese día de los animales, sino que el periodista añadió esa palabra de su cosecha.

Al poco tiempo, el británico The Guardian recogía esas palabras diciendo que “los animales también van al cielo. Esa es, al menos, una interpretación de lo dicho por el Papa Francisco en su audiencia general en el Vaticano”. Desde ahí, la bola fue creciendo y creciendo.

La historia del niño y el perro también parece proceder de la noticia del Corriere della Sera, que dije textualmente: “Se cuenta que Pablo VI consoló a un niño que lloraba por la muerte de su perro diciéndole ‘un día volveremos a ver a nuestros animales en la eternidad de Cristo’”.

El Vaticano ha negado que Francisco haya dicho nada parecido. "Hay una regla fundamental en el periodismo: la doble comprobación. Y en este caso no se hizo", dijo el portavoz adjunto del Vaticano, el padre Ciro Benedettini, en unas declaraciones recogidas por Reuters.

Entonces, ¿qué dijo el papa aquel día? Francisco explicó que "la Sagrada Escritura nos enseña que el cumplimiento de este maravilloso plan no puede sino afectar a todo aquello que nos rodea y que surgió del pensamiento y el corazón de Dios". De animales nada. O por lo menos no explícitamente.

El padre Benedettini afirmó que Francisco no ha hablado mucho sobre los animales en público, pero que por el tono general de sus discursos "está claro que está en armonía espiritual con toda la creación".

En 1990, el Papa Juan Pablo II armó un buen revuelo al asegurar que los animales tenían alma porque ellos también fueron creados a partir del aliento de Dios. En 2008, Benedicto molestó algunos amantes de los animales cuando dijo que sólo los seres humanos fueron "llamados a la eternidad".