ECONOMÍA
24/12/2014 07:52 CET | Actualizado 24/12/2014 07:53 CET

No hay que irse a Silicon Valley: talento en los mapas 'made in Spain'

¿Sobrevivió el personaje de Clint Eastwood tras escapar de la isla de Alcatraz? Si has visto el mapa que recrea las mareas, y por lo tanto las posibilidades de alcanzar tierra de los tres ladrones de bancos que esa mítica noche de junio de 1962 lograron salir de la inexpugnable prisión, poco más hay que explicar sobre el genio creativo de Carto DB. Una startup española repleta de talento para la que las fronteras no existen a la hora de elaborar mapas con los que hacernos ver la luz. Desde una visualización en tiempo real de las emisiones de CO2 que se producen en el planeta, a un mapa interactivo de Monterrey para que los ciudadanos reporten, anónimamente y de forma agregada, información que por miedo ni tan siquiera se atreven a pasar a la policía. Es decir, cómo extraer inteligencia de la ingente cantidad de datos con un componente geoespacial que circulan alocadamente por el universo virtual.

Captar talento en España es tan posible como en Silicón Valley. Y para demostrarlo, tres potentes startups de fabricación patria que en un campo tan de moda como la geolocalización están dejando boquiabiertos con sus desarrollos tecnológicos a todo el que se cruza en su camino, Carto DB, Visualnacert y MintLabs son ejemplos de que ya no hay que embarcarse en una compleja travesía a lo Cristobal Colón para descubrir nuevos horizontes. Basta con analizar con cabeza los datos que nos envuelven para iluminar el conocimiento.

“Para Carto DB ha sido una gran ventaja competitiva nacer aquí, porque tienes talento a un precio asequible que puedes comercializar en cualquier parte del mundo. No estamos en Silicon Valley aunque sí en Nueva York porque para la tecnología geoespacial es el mejor mercado pero es mucho más fácil emprender en España que en Estados Unidos, donde existen muchos problemas de litigios y tienes que ir con un abogado a todos los sitios aunque la financiación es mucho más accesible”, explica Javier de la Torre, fundador junto con su socio, Sergio Álvarez, de Carto BD hace tres años, en septiembre de 2011, como una escisión natural de Vizzuality, consultoría enfocada a proyectos para hacer comprensibles los datos de organizaciones científicas al común de los mortales.

La base de su incipiente éxito –“estamos empezando aun nos falta mucho por hacer”, insiste Javier de la Torre aunque acaban de recibir una inyección de 8 millones de dólares-, es precisamente traducir información que de otra manera hace bola y no hay quién se la trague, y encima, cocinada por uno mismo. Porque Carto DB pone su editor de mapas al alcance de cualquiera con un hipnótico diseño supercuidado: “Las personas quieren contar historias con datos, y para eso es muy importante la usabilidad y el factor estético, pues es lo que te invita a explorarlos. La diferencia entre explorarlos en una tabla o en un mapa dinámico es que pasas más tiempo en lo que te resulta más atractivo e interesante. Nuestra herramienta permite crear historias más particulares, con fuentes de información diferentes. La utilidad es enorme, desde un banco que puede ver cómo se acaba de realizar una transacción con tu tarjeta de crédito en Madrid y a los 10 minutos en Lima, lo que indica fraude, a cómo puedes predecir en base al ritmo de compras en un barrio de Nueva York que se está poniendo de moda y cual será el perfil demográfico y el aumento del precio de la vivienda”, apunta de la Torre.

Las aplicaciones son infinitas, desde observar el auge imparable de una nueva fuerza política por el interés que suscita su web, a las rutas que se cierran o se abren en un parque natural en tiempo real. Cualquier cosa que se te ocurra puede ser mapeada.

(Sigue leyendo después de la imagen...)

Simulación de las probabilidades en la fuga de Alcatraz

AGRICULTURA MAPEADA

A las hermanas Mercedes y Lucía Iborra, lo que se les ocurrió mapear fueron campos de cultivo de pequeños agricultores y cooperativas y así nació Visualnacert.

“Venimos de generaciones dedicadas a la agricultura, nosotras mismas somos productoras de cítricos. Después de trabajar cada uno por su lado, mi hermana Lucía había montado una cadena de sumilliers, en el año 2000 creamos una empresa de certificación de prácticas agrarias que por entonces estaban comenzando. Pero en el 2009, como ya había muchas empresas dedicadas a lo mismo, decidimos que era hora de acercar la tecnología a la agricultura. Nosotras somos agrónomos y buscamos a un equipo de desarrolladores. En Agricultura no sueles saber lo que cuesta la fiesta hasta que se acaba. Se trabaja con listados de campos y cultivos, pero no es lo mismo poder visualizarlos sobre un mapa para optimizar los costes utilizando la geolocalización. Imagina una cooperativa con 3.000 parcelas”, relata entusiasmada Mercedes Iborra, que a base de simplificar la herramienta ha conseguido que agricultores de hasta 70 años manejen con soltura los mapas “porque tocando cuatro botones se dan cuenta de la cantidad de información útil de que disponen”.

Información sobre distribución de calidad, de costes, de productividad, tratamiento de plagas, división de tareas… sobre cada parcela, con colores asignados para saber cual es la semana óptima para la recolección, por ejemplo, y reducir el coste varios céntimos por kilo, lo que en agricultura supone un gran ahorro.

El amor que han puesto en su proyecto ha hecho que llegue ya a Chile, California y Australia aunque la sede está en Rafenbunyol (Valencia). “Tanto Estados Unidos como Latinoamérica son muy agrícolas y muy exportadores, buscan valores añadidos y nuevos modelos de gestión. Una cosa que les encanta como complemento de nuestro producto es que en las cajas de frutas pueden imprimir un código QR con información del campo y las condiciones del cultivo. Vamos mejorando gracias a nuestros clientes que nos sugieren novedades que a ellos les facilitarían aun más las tareas”, señala Iborra. Hasta el momento, cuentan con 1.200 usuarios, alrededor de 70.000 hectáreas registradas y 40.000 parcelas controladas, con una plantilla de 10 trabajadores que está en constante crecimiento.

(Sigue leyendo después de la imagen...)

EL GOOGLE MAPS DEL CEREBRO

A un campo todavía insuficientemente explorado, el cerebro, se lanzaron Paulo Rodrigues y Vesna Prchkovska hace un año y medio. MintLab es su proyecto, una especie de Google Maps de las conexiones cerebrales que abre a neurólogos, cirujanos e investigadores una dimensión revolucionaria para el estudio previo a la intervención al permite recrear la realidad con que se toparán al operar al paciente. Paulo y Vesna se conocieron hace 8 años en Holanda. Él se estaba doctorando en ingeniería biomecánica y ella en neuroimagen. Es decir, creando software para visualizar y analizar los datos. De Holanda se trasladaron a Barcelona para realizar un postdoctorado “incidiendo en psicología mezclada con realidad virtual y neurología, en mi caso –relata Paulo-, y Vesna para investigar en imagen de esclerosis múltiple en el Hospital Clínico. Así nació MintsLab, tras entrar pasar por la aceleradora de Wayra”.

A partir de la computación de las imágenes de escaners y resonancias magnéticas surgen mapas en 3D que permiten visualizar como está cada cerebro conectado, lo que facilita entender mejor a los especialistas las diferencias que presentan los cerebros de sus pacientes. “Para un neurocirujano es como tener las manos dentro de la cabeza del enfermo. Puede ver dónde está el tumor y que conexiones puede tocar al operar. A los médicos les entusiasma y a los investigadores también les ahorra tiempo y dolores de cabeza en gestionar los datos de sus pacientes”.

(Sigue leyendo después de la imagen...)

En Bostón y en Atlanta ya se han interesado por la prometedora herramienta, lo que les ha animado a profundizar en el mercado americano. “En temas de salud Estados Unidos es un mercado muy orientado al negocio, con lo que es más claro y mas objetivo lo que hay que hacer para vender” puntualiza Paulo Rodrigues, que por ahora no tiene planes de trasladar el conocimiento a otros órganos. “El cerebro es muy complejo, y aunque se podría aplicar a los músculo, al corazón, a la espina dorsal y a los riñones, preferimos centrarnos en el cerebro. Con una esperanza de vida cada vez mayor, las enfermedades del cerebro abundan”.