POLÍTICA
02/03/2015 17:52 CET | Actualizado 02/03/2015 18:27 CET

Marta Pujol admite que 11 de sus 12 contratos con la Generalitat fueron sin concurso

EFE

Once de los doce contratos públicos que obtuvo Marta Pujol entre 1988 y 1997 fueron sin concurso, según ha explicado la propia hija del expresident de la Generalitat, Jordi Pujol, durante su comparecencia en la comisión del Parlament que investiga la fortuna de su familia.

Pujol ha explicado que durante esa etapa compaginó los encargos con su labor como arquitecta de los ayuntamientos de Sant Andreu de Llavaneres (Barcelona) y Sant Vincenç de Montalt (Barcelona).

La hija del expresident de la Generalitat asegura, eso sí, que siempre que ha sido contratada por la administración ha hecho todo el trabajo encomendado, por lo que se considera más una "víctima" que una "beneficiaria" al cuestionarse el contrato en Sant Vincenç de Montalt.

LA HERENCIA DESCONOCIDA

Además, sobre la herencia que recibió en 1992 del reparto del supuesto legado de su abuelo, ha asegurado desconocer qué cantidad percibió, pese a que sí ha admitido que ha ido sacando periódicamente dinero de esos fondos y que viajaba una vez al año a Andorra con el fin de controlarlos.

Sobre el origen y los movimientos de la fortuna oculta en Andorra, la hija del expresidente catalán se ha remitido a las explicaciones que su hermano Jordi, administrador del fondo durante unos años, dará ante la juez que investiga el caso en su declaración del próximo 26 de marzo como imputado.

En este sentido, su hermano Oriol, exdirigente de CDC y expresidente de CiU en el Parlament, ha asegurado que no tiene dinero en el extranjero y no ha regularizado nada, sin entrar a ofrecer detalles de la herencia de su abuelo a la espera de que su hermano, Jordi Pujol Ferrusola, declare ante el juez.

Marta Pujol ha afirmado que su hermano Jordi era el responsable de administrar el legado, pero que ella era la que gestionaba su cuenta en Andorra, que el pasado mes de julio cerró con 558.000 euros para su regularización ante la Agencia Tributaria, y ha añadido que no sabe de qué forma aumentó su montante a lo largo de los años.

La hija del expresidente catalán ha asegurado que no recuerda cuánto dinero tenía en su cuenta en el año 1992, cuando se hizo el reparto del legado entre los hermanos, ya que nunca ha llevado 'un control exhaustivo' ni ha tenido en sus manos documentación sobre la misma.

ORIOL PUJOL REITERA QUE NO SE LUCRÓ

Oriol Pujol ha asegurado por su parte que nunca se lucró haciendo de intermediario en deslocalizaciones empresariales en Cataluña y que fue su mujer, Anna Vidal, quien cobró por el trabajo que ella había hecho como asesora en estas operaciones.

"La respuesta es no. No me he lucrado en ninguno de estos procesos", ha dicho este lunes en la comisión sobre fraude del Parlament a preguntas de los diputados sobre la acusación judicial de que presuntamente cobró por usar su influencia política y camuflar los cobros como trabajos inexistentes de su mujer, y que forma parte de la investigación del caso ITV.

Oriol Pujol también ha destacado la profesionalidad de su esposa en este ámbito: "El trabajo de mi mujer no es ficticio. Es abogada y máster de Esade", ha defendido -el matrimonio está imputado junto al empresario amigo que presuntamente le pagaba, Sergi Alsina, en la causa que investiga el Juzgado de Instrucción 9 de Barcelona-.

Sobre las ITV, asegura no haber tenido voluntad alguna de "disponer, participar ni poseer" una estación, y que quien legítimamente podría haber tenido estos objetivos son terceras persones pero no él.