INTERNACIONAL
03/05/2015 11:17 CEST | Actualizado 03/05/2015 16:41 CEST

La Guardia Civil ya trabaja en Nepal

TWITTER ALFOJEA

Los efectivos del Servicio de Montaña de la Guardia Civil ya están pisando Nepal. Ahora, según indican fuentes de la Dirección General, deben coordinarse con las autoridades y aclimatarse mínimamente al terreno para ponerse a buscar de inmediato a los 35 españoles que aún siguen desaparecidos en la zona, ocho días después del terremoto que sacudió Katmandú y sus alrededores, más la cordillera del Everest.

Estas fuentes apuntan a que a lo largo del día contactarán tanto con las autoridades españolas trasladadas a Nepal desde la embajada en India como con las autoridades locales, para coordinar los trabajos -en los que Alemania ha pedido participar conjuntamente, usando medios similares-. Países como Israel, que ya llevan días prestando ayuda a la población local, han alertado de las precarias condiciones que sus efectivos están detectando incluso a nivel administrativo.

La Guardia Civil tiene previsto, según informa la Cadena SER, "realizar varios vuelos en helicóptero en las próximas horas para determinar desde el aire las condiciones en las que se encuentran esos valles, unas condiciones que las autoridades nepalíes han calificado como pésimas".

Ayer salió de la Base Aérea de Zaragoza un avión B-707 del Ejercito del Aire que trasladaba a 47 componentes de la Unidad Militar de Emergencia (UME), siete especialistas en montaña de la Guardia Civil, perros rastreadores y diverso material de ayuda a Nepal. Su destino final es el Parque Natural de Langtang, hasta donde irán para buscar supervivientes, o al menos siete de ellos que estaban haciendo trekking. Las avalanchas de los últimos días, causadas por el terremoto mayor y por las sucesivas réplicas, hacen muy complicado el trabajo.

A este equipo se unirá un experto de la Dirección General de Protección Civil, que saldrá de España hoy y que aterrizará en Nepal el lunes, donde hará de enlace con el equipo de protección civil que coordina sobre el terreno las actuaciones de la Unión Europea.

España ya ha procedido a la distribución de la ayuda humanitaria llegada a Nepal por parte de Cruz Roja, Intermón Oxfam, Médicos del Mundo y la Agencia Española de Cooperación, trasladada en medios de transporte financiados por el Gobierno.

El montañero cántabro Samuel Castillo, que ya ha regresado de Nepal, destaca que los ciudadanos de ese país quedan "desamparados" tras el terremoto y ha contado que para coger un vuelo y llegar a Katmandú "había que pelear". "Había que presionar", ha remarcado.

Castillo, que llegó a España el viernes junto a dos compañeros, ha contado que está "bastante cansado física y un poco mentalmente", pero reconoce que ha tenido mucha suerte. Este joven de 34 años, que vive en Miranda de Ebro (Burgos), se trasladó ya a Mijares (Cantabria) para estar con toda su familia.

MÁS DE 7.000 MUERTOS

Un 75 % de las víctimas del terremoto que se habían refugiado en los campamentos provisionales instalados por el Gobierno nepalí en Katmandú han abandonado las tiendas, informaron además a Efe fuentes militares.

El mayor campamento de la capital nepalí, el de Thudikel, da refugio todavía a entre 1.200 y 2.000 personas, aunque el lunes pasado albergaba a entre 9.000 y 12.000, aseguró una fuente militar que prefirió mantener el anonimato.

Esa situación -aclaró- se repite en otros 15 campamentos instalados en diferentes puntos de Katmandú, donde según los últimos datos oficiales difundidos por el ministerio del Interior nepalí, 22.905 casas fueron destruidas y otras 60.855 resultaron dañadas.

Además, de las 7.056 personas que murieron por el seísmo, según el último dato oficial de la pasada madrugada, al menos 1.180 de ellas se hallaban en la capital, donde el número de heridos alcanzó los 4.634 frente a las cifras totales de 14.123, de acuerdo con los últimos datos difundidos por el Gobierno nepalí.

UN SUPERVIVIENTE DE MÁS DE CIEN AÑOS

Y cuando las autoridades decían que no esperaban supervivientes, llega esta historia: un nepalí de una edad "superior" a los 100 años fue rescatado con vida bajo los escombros de su propia casa una semana después del terremoto que golpeó Nepal, informóuna fuente oficial.

El anciano, Fanchu Ghale, fue encontrado ayer por un equipo de rescate de la Policía nepalí bajo los escombros de su casa en Kimtang-8, en el distrito de Nuwakot (al norte de Katmandú), afirmó el portavoz del Ministerio del Interior, Laxmi Prasad Dhakal.

"Aunque varios medios han especulado sobre su edad, lo único que podemos decir es que supera los 100 años, aunque desconocemos la edad exacta", matizó Dhakal, que añadió que el anciano fue trasladado en helicóptero al hospital operativo más cercano.

Según aseguraron fuentes de los servicios de rescate al diario local Kantipur, el estado de salud de Ghale era aparentemente bueno, a excepción de unos pequeños cortes en los labios.

El portavoz del Ministerio del Interior nepalí había asegurado ayer a Efe que existían "escasas posibilidades de encontrar a alguien con vida" bajo los escombros, aunque dijo que eso no impediría que los equipos de rescate continuaran la búsqueda.

Este nuevo "milagro" se une a otros ocurridos durante los últimos días y se produce cuando ni los más optimistas esperaban encontrar vida bajo las edificaciones destruidas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

#JUNTOS