INTERNACIONAL
12/09/2015 13:17 CEST | Actualizado 12/09/2015 13:22 CEST

El Partido Laborista elige a Jeremy Corbyn como su nuevo líder

REUTERS

El laborismo del Reino Unido ha apostado por un viraje a la izquierda, menos templado y más comprometido socialmente. Y lo ha hecho eligiendo este sábado al diputado Jeremy Corbyn para que sea su nuevo líder. Se confirma así el triunfo del principal favorito, que ha movilizado a las bases -y sobre todo a los jóvenes- por encima del criterio de líderes históricos de la formación.

Corbyn, un veterano parlamentario de 66 años y relativamente desconocido hasta hace apenas unos meses, ha logrado imponerse con su mensaje menos centrista a los otros tres aspirantes, más moderados: Andy Burnham, Yvette Cooper, y Liz Kendall. El vencedor aboga ahora por un giro a la izquierda con un marcado mensaje antiausteridad que hace que sea etiquetado incluso por la prensa europea como una especie de Alexis Tsipras o Pablo Iglesias en versión más templada.

Corbyn ha logrado el 59,5% de los votos, ampliamente por encima del 19% obtenido por Burnham, el 17% de Cooper y el 4,5% de Kendall.

En su discurso de la victoria, ha dicho que buscará una "sociedad decente y mejor" y han instado a mantener la unidad del partido. "Nuestro partido y nuestro movimiento es apasionado, democrático, diverso, unido y absolutamente determinado en la búsqueda de una sociedad decente y mejor para todos", ha enfatizado.

Por otra parte, Tom Watson, también miembro de la Cámara de los Comunes, ha sido elegido como el número dos de la formación, que intenta superar con estas primarias la debacle electoral sufrida el mayo. El Partido Conservador obtuvo entonces la mayoría absoluta en el Parlamento. Watson es un hombre cercano a las ideas de Corbyn.

Fuentes laboristas citadas por los medios británicos han confirmado que un 76,3% de los afiliados y simpatizantes registrados, alrededor de 423.000 personas, han votado para elegir a los nuevos líderes del partido en esta convocatoria.

HORIZONTE 2020

El objetivo del Partido Laborista pasa por volver al poder en los comicios parlamentarios previstos para dentro de cinco años, algo que Watson ha mencionado expresamente en la parte final de su primer discurso. "Ganaremos en 2020", ha proclamado ante un público entusiasta.

Sin embargo, la perspectiva de un regreso a las raíces socialistas ha agitado los temores entre quienes consideran que los laboristas perderán el voto moderado y, por tanto, cualquier posibilidad de superar a los tories a nivel global.

Hay quien, por contra, sostiene que es posible que el nuevo líder esté lejos de poder ocupar un día el Gobierno pero que su figura es un revulsivo que puede reforzar las filas debilitadas del laborismo, atraer a nuevos grupos desencantados y robustecer la formación de cara a elecciones por venir.

ESPACIO ECO