INTERNACIONAL
02/10/2015 21:59 CEST | Actualizado 02/10/2015 21:59 CEST

Las 10 noticias que nos gustaría poder contarte en el Día de la No Violencia

HUFF

Este viernes, el mundo entero ha conmemorado el Día Internacional de la No Violencia. Que sea el 2 de octubre no es una decisión tomada al azar, sino que supone un guiño a Mahatma Gandhi, líder del movimiento de la Independencia de la India y pionero de la filosofía y la estrategia de la no violencia, el hombre que es el icono mundial del respeto al otro.

En un día como el de hoy has podido oír hablar sobre los nuevos bombardeos de Rusia en Siria -supuestamente para debilitar al Estado Islámico-, sobre el matrimonio de colonos judíos muertos a tiros en Cisjordania y los dos menores palestinos heridos por soldados israelíes, un grupo de soldados nigerianos emboscados por los islamistas de Boko Haram, la ONU llamando a las partes en Libia a formar ya un gobierno de unidad real que evite el derramamiento de sangre en la zona...

Frente a esa realidad, te traemos las 10 noticias que hoy, en este día tan especial, nos hubiera gustado contarte a lo grande, una selección de los conflictos del mundo que aún tenemos esperanza en que un día se resuelvan. Con el deseo de que, más temprano que tarde, estos titulares se hagan verdad.

  • El conflicto palestino-israel es un doloroso clásico, un enfrentamiento que protagonizó gran parte del siglo XX y en el XXI tiene pocos visos de cerrarse. Tiene su raíz en el abandono del Reino Unido de su mandato en Palestina, la partición de la zona en dos estados -Israel y Palestina- en 1947, la declaración de independencia israelí en 1948 y el inmediato ataque de respuesta de los países árabes. Desde 1967 Naciones Unidas reconoce que parte de Cisjordania y el este de Jerusalén son territorio palestino ocupado. Más de 20 años de negociaciones no han sido capaces de cuajar en dos estados vecinos y en paz. La guerra y el terrorismo han jalonado estas décadas de enfrentamiento. Miles de personas han muerto y más de siete millones de palestinos son hoy refugiados.
  • La guerra en Siria dura ya cerca de cinco años y la paz es una meta aún muy lejana. Los líderes internacionales no alcanzan un acuerdo sobre cómo ayudar a un país del que han tenido que escapar más de cuatro millones de personas y que tiene casi dos millones de desplazados internos. El conflicto deja, de momento, más de 200.000 muertos y la aparición del Estado Islámico no ha hecho sino empeorar la situación. Rusia acaba de prestar su apoyo al presidente sirio Al Assad y, del otro lado, Occidente trata de diseñar una nueva estrategia que ponga fin al caos.
  • Los talibanes forman parte de un grupo radical nacido de entre los veteranos de la guerra anticomunista en Afganistán, a finales de los 80. Su idea de sociedad está basada en interpretaciones estrictas de lo que debe ser la vida de un musulmán, sin dar cabida a otras lecturas que posibiliten algún tipo de libertad, por mínima que sea, propia de las democracias. Con esa visión gobernaron el país desde 1996 y hasta que fueron derrocados en 2001, tras el ataque norteamericano que fue la réplica al 11-S. Con las mujeres muestran su peor cara: las obligan a usar burka, les vetan el acceso a la educación y las casan siendo niñas. Su presión llega al vecino Pakistán, donde persiguen a escolares como la Premio Nobel de la Paz Malala Yousafzai.
  • Ucrania se ha visto inmersa en una grave crisis desde noviembre de 2013. Las protestas ciudadanas contra las decisiones del gobierno para acercarse a Europa desembocaron en un conflicto, que empeoró debido a las tensiones con Rusia que se trasladaron de Kiev a Crimea. En esta península, de mayoría prorrusa, Rusia desplegó fuerzas militares hasta que quedó anexionada, pese a la oposición del Gobierno ucraniano y la UE. Desde entonces, los enfrentamientos entre nacionalistas y separatisas no cesan.
  • Irak se encuentra sumido en el caos. Tras la caída de Sadam Hussein las cosas no fueron mejor para un país que se ha visto inmerso de golpe en una nueva guerra: contra el Estado Islámico, que conquistó en junio de 2014 amplias zonas del país. Los yihadistas proclamaron entonces un califato en esta nación y en la vecina Siria, cuya integridad territorial fue desdibujada tras los continuos triunfos militares islamistas.
  • En 2013, el grupo rebelde Séléka se hizo con el control de varias ciudades estratégicas, y pronto tomó la capital, Bangui; el golpe de Estado condujo a la gradual desestabilización de todo el país a lo largo de los siguientes meses. Las tensiones, la violencia y los ataques contra la población civil fueron incrementándose y propagándose. Los grupos de autodefensa anti-Balaka lanzaron a su vez una ofensiva contra Séléka y de paso contra la población civil del noroeste. Casi un millón de civiles se han visto obligados a dejar sus casas desde entonces, convirtiéndose en desplazados internos o refugiados en países vecinos como Chad, Camerún, República Democrática del Congo y Congo. Muchos de ellos no tienen acceso a ayuda humanitaria directa. Se calcula que hay entre 6.000 y 10.000 niños soldado.
  • Yemen vive una crisis política desde 2011, que se ha agudizado con el levantamiento en armas de los rebeldes hutíes (chiíes) en septiembre del año pasado. En febrero, los rebeldes consiguieron controlar la capital, Saná, y obligaron al presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, a exiliarse en Arabia Saudí. A finales de marzo, los saudíes formaron una coalición de países árabes que ha bombardeado Yemen desde entonces, lo que ha agravado la ya desesperada situación de la población. Según datos de la ONU, desde marzo han muerto por estos bombardeos 2.355 personas y otras 4.862 han resultado heridas.
  • El grupo yihadista Boko Haram tiene aterrorizados a los nigerianos, en cuyo territorio quiere establecer su área de poder, con la sharia o ley islámica por bandera. Desde este año están adheridos al Estado Islámico, como su principal brazo ejecutor en África. Tras años operativo -nació en 2002-, se le empezó a conocer en todo el mundo por el secuestro, en los dos últimos años, de miles de mujeres y niñas a las que convierten al Islam y esclavizan y torturan. Sólo unas cuantas cientos de ellas han podido ser liberadas por el Ejército nigeriano, que mantiene una pugna con los islamistas aldea por aldea, pueblo por pueblo. Por ahora, el norte del país sigue seriamente amenazado por su radicalismo.
  • La guerra civil sursudanesa comenzó el 14 de diciembre de 2013, cuando una facción del Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán intentó efectuar un golpe de Estado en Sudán del Sur. El presidente de país, Salva Kiir, afirmó que el intento fue sofocado el día siguiente, pero lo cierto es que la lucha no se detuvo más de 24 horas y el conflicto prosigue en la actualidad. Hacía sólo dos años que habían logrado su independencia de los vecinos del norte cuando se enzarzaron en esta contienda civil. El conflicto ha dejado ya por el camino la vida de más de 50.000 personas y mantiene en campos de desplazados a un millón y medio de ciudadanos (aproximadamente el 15% de la población) y ha obligado a huir al extranjero a otro medio millón. La ONU calcula que cuatro millones de personas están en situación de emergencia alimentaria en plena temporada de lluvias.
  • La violencia en Honduras es una realidad contra la que aún no se sabe cómo luchar. Según datos del Instituto de Medicina Legal de Honduras, el pasado mes de mayo se convirtió en el "más violento" desde que finalizó la guerra civil salvadoreña en el año 1992. La tasa de homicidios es de 90,4 por cada 100.000 habitantes. En este país, uno de cada 280 varones de entre 30 y 44 años y uno de cada 360 entre 15 y 29 años son víctimas de homicidio cada año, entre los cinco primeros del mundo. El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, acaba de defender en Washington sus planes para luchar contra la corrupción y fortalecer las instituciones democráticas en el país.