NOTICIAS
18/10/2015 18:27 CEST | Actualizado 18/10/2015 18:27 CEST

Aciertos y errores de 'Marte', la película de Ridley Scott: Pedro Duque analiza si es realista

"Las nuevas misiones a Marte a partir de 2016 se van a centrar en la búsqueda de vida; hasta ahora, su objetivo principal era reconocer el terreno". El astrobiólogo Víctor Parro está entusiasmado por el interés que despierta últimamente el planeta, objeto de investigación del Centro de Astrobiología (CAB) de Madrid, único en el mundo asociado a la NASA.

¿Por qué tanto interés en Marte? Este planeta está en el límite de la "zona de habitabilidad" entorno a una estrella; un astro que tiene gravedad, atmósfera y ciclo de agua. Además, se creó antes que la Tierra y se especula si el origen de la vida podría encontrarse allí.

El reciente hallazgo de sales que permiten la existencia de agua líquida en el Planeta Rojo ha coincidido con el estreno de Marte, la nueva película de Ridley Scott. La cinta cuenta la historia de Mark Watney (Matt Damon), un astronauta que se queda varado en el planeta durante una misión tripulada y debe ingeniárselas para sobrevivir.

Marte está arrasando en la taquilla de EEUU, y el CAB ha aprovechado esta circunstancia —y la de su estreno en España, el viernes 16 de octubre— para llamar la atención de los medios sobre el planeta a través de una videoconferencia con Pedro Duque, el único español que ha viajado al espacio y que actualmente vive en Alemania. El astronauta madrileño aclara qué funciona y qué no de la ciencia de la película.

ACIERTOS

La ciencia lo es todo: "Como no recurra a la ciencia... voy a palmar'', se dice el astronauta Mark Watney tras quedarse varado en el Planeta Rojo, a 225 millones de kilómetros de la ayuda terrestre y con provisiones para 31 días. Duque se muestra de acuerdo con el mensaje que se desprende de la cinta: "Cuando no hay esperanza, siempre queda la ciencia. Es el único método que nos permite predecir cómo va a ser el futuro, la única manera que tenemos de sacarle el máximo partido a las cosas".

Las relaciones: Aunque no aparecen mucho tiempo en pantalla, dada la soledad de Watney, las relaciones entre personajes son clave en cualquier historia. Y las de Marte son fieles a la realidad, incluso cuando se cuestiona si informar a la tripulación de la Ares III de que Watney sigue vivo. "He sido testigo de una discusión en la que se debatía si había que decir a un astronauta que su madre había muerto", recuerda Duque.

"Hay muchos elementos en la peli que nos hacen sonreír a los astronautas. Está muy bien reflejado cómo es la relación entre los tripulantes, con control... y con los jefes. Está muy bien conseguido, resulta muy cercano a la realidad, incluso la gerencia de la NASA, la forma en que abordan el problema", detalla.

La psicología: "Me gusta cómo tratan el tema en la película. Así es más o menos como funciona el aislamiento, no sólo en el espacio, sino en una estación muy aislada en la Antártida, por ejemplo. El elemento humano de chascarrillos se da. Yo creo que estamos más o menos preparados para un reto así", asegura Duque, aunque señala que se necesita "un 30% de astronautas con sentido del humor" para que funcione.

La tecnología: Watney vive en el HAB, una tienda que parece absoluta ciencia ficción, pero se parece bastante a los modelos de hábitat artificial que manejan actualmente las agencias espaciales. Ahora están en fase de pruebas, y son más pequeños y sencillos. En cuanto al rover [vehículos robótico de exploración], "está muy bien cogido, aunque la interacción humana con él no es tan sencilla como refleja la película", señala Parro.

Simulador de Marte que se utiliza, básicamente, para probar la instrumentación. Simula hasta la luz solar y el polvo de las tormentas, y reproduce temperaturas muy extremas, desde -180º hasta 90-100º.

El kit de primeros auxilios: Duque considera que es muy creíble que Watney sepa utilizar el kit de emergencia de las grapas, aunque no sea el médico de la misión. "En la Estación Espacial Internacional, todos sabemos desatascar las vías respiratorias y utilizar un kit de emergencia por si le pasa algo a un compañero", explica.

La misión: "La cinta respeta los tiempos y es bastante fiel en muchos de los aspectos que narra sobre el día a día de los astronautas", ha dicho Duque, que cree que viajaremos a Marte sin duda. "De momento, seguiremos mandando herramientas de control remoto, pero a la larga esto es extremadamente ineficiente, y cuando estas herramientas de control remoto empiecen a tener más complejidad, tendremos que mandar misiones tripuladas", ha señalado.

¿Y cuándo pasará? También en esto se aproxima mucho la película, ambientada en 2035. "Se conseguirá pronto... bueno, relativamente", admite Duque. Pero matiza que en el "lenguaje del espacio", hablar de "pronto" es hablar de "un montón de años, de 2030 en adelante".

Paisajes: Según Parro, el aspecto de Marte en la película está muy conseguido, realmente plasma lo que hemos podido ver desde la Tierra a través de las fotos de los robots y sondas. "Sus características de mineralogía, sus PHs bajos y su alta concentración de hierro... Está todo ahí", señala.

El tono: "A mí me ha parecido que está muy bien llevada y tiene mucha intención; para que, cuando lleguemos así a Marte, volvamos a ella y digamos 'oye, pues no iba tan mal", sugiere Duque. Como anécdota, en 2014 El Huffington Post entrevistó al astronauta y le preguntó por Gravity, la oscarizada cinta de Alfonso Cuarón. Su respuesta fue: "La trama es una sucesión de imposibles".

ERRORES

El primer lanzamiento: El principal problema de la misión para la tecnología actual ni siquiera sale en la película: sería el lanzamiento de la nave desde la Tierra. "¿Cómo la lanzaríamos fuera de la atmósfera terrícola? Necesitaríamos combustibles más ligeros y potentes y un supercohete. Hoy nos cuesta salir de la Tierra a pesar de que las misiones son mucho más ligeras. Una tripulación humana es mucho más pesada (y tardará más)", razona Parro.

Se baraja que hacer una parada en la Luna sería un buen punto de partida para llegar a Marte: se llevarían allí las piezas para ensamblarlas y se despegaría del asteroide, carente de atmósfera.

La tormenta de viento: El desencadenante de la trama no podría darse. "La información que tenemos indica que el viento en Marte no empuja así los vehículos ni las estructuras. La película está concebida como si la atmósfera de Marte fuese más densa. Todos los elementos físicos son más cercanos a la Tierra", explica Pedro Duque. Marte tiene una atmósfera 10 veces inferior a la de la Tierra.

La gravedad: O más bien, la falta de ella. "La adaptación a la escasa gravedad de Marte es uno de los problemas que habría que resolver antes de ir allí... Cuando volvemos del espacio, estamos siempre un poco faltos de fuerza por la falta de gravedad. Los huesos pierden calcio, la musculatura pierde tono, incluso la cabeza y el corazón cambian el ritmo (ya no hace falta bombear sangre al cerebro, por ejemplo). Eso hay que arreglarlo. Con un sistema de ejercicio con un gimnasio rotatorio como el de la peli sería posible", propone Duque.

Los cultivos: "Poder plantar patatas es poco probable, por la química que conocemos de Marte. Tiene muchos metales, compuestos tóxicos para las plantas... Se podrían alterar genéticamente, y ya hay experimentos para cultivar y regenerar el oxígeno con algas, pero hay que dedicarle más investigación".

Pero asegura que las técnicas de invernadero han evolucionado tanto "que sólo con agua y nutrientes seguro que se puede hacer algo". Y no sería necesario un suelo, hay muchas plantas que se pueden cultivar sólo con agua. "Tarde o temprano iremos allí, si algo crece, crecerá... Y sino, lo sembraremos", propone Parro.

La tecnología: "Ese traje espacial tan finito que lleva Matt Damon por Marte no tiene en cuenta la radiación cósmica que recibe", analiza Duque. "Y la nave es demasiado lujosa. ¡Ya nos gustaría tener ese pedazo de gimnasio! Pero las naves del futuro probablemente serán más sencillas", considera.

Por otro lado, establecer comunicación con la Tierra a través del Pathfinder sería poco menos que imposible, según los expertos del CAB; la tecnología es prehistórica para un campo como la astronáutica, y apuntar hacia el lugar apropiado resultaría dificilísimo para alguien en las condiciones de Watney.

Simulador de ambientes planetarios, una máquina de ultra-alto vacío con microscopio de XPS, que estudia cómo se colocan las moléculas, precursoras de la vida, en torno a las superficies minerales. El papel de plata que lo cubre es, en palabras de Parro, "uno de los mejores aislantes que hay".

Secretismo chino: Duque reconoce que China lleva en secreto su programa espacial, pero duda que fuera posible esconder el lanzamiento de cohetes a otros países, como se plantea en la película. Para él, la competición entre naciones es fundamental para la exploración del espacio.

"La irrupción de China en la investigación espacial puede ser un revulsivo que eleve el nivel de entusiasmo de los gobiernos y fomente una alianza entre la NASA y la ESA. Quizás veamos nuevamente carreras espaciales paralelas. Se barruntan tiempos de competencia", vaticina con entusiasmo.

El dinero:La NASA tiene un presupuesto de unos 18.000 millones de dólares, y sus cálculos estiman que el coste de un programa de misiones tripuladas a Marte sería de más de 50.000 millones . Aún así, aún queda tiempo de incrementar sus fondos hasta la fecha de la cinta, pero no se esperan cambios para los próximos cinco años. "Es una cuestión de dinero; ahora mismo, con la tecnología que tenemos, se podría hacer casi todo lo de la peli. La cuestión es cuánto estamos dispuestos a invertir", asegura Parro.

El último lanzamiento: "Seguramente sería imposible hacer un lanzamiento con un cacho de tela delante...", reconoce Pedro Duque refiriéndose a una de las escenas finales de le película. Eso sí, después, cuando el protagonista llega a la ingravidez espacial y se le ve rodeado de tornillos que flotan, sí se ajusta a la realidad. "Eso es exactamente lo que ocurriría en una nave en el espacio si alguien ha estado desmontando cosas", revela, divertido.

TE PUEDE INTERESAR...

Photo gallery Paisajes de la Tierra vs fotos de Marte See Gallery
Photo gallery La misión del Curiosity en Marte See Gallery

NUEVOS TIEMPOS