INTERNACIONAL
18/11/2015 14:10 CET | Actualizado 18/11/2015 14:10 CET

Hollande: "Los hechos de hoy demuestran que seguimos en guerra"

CHESNOT/GETTY

François Hollande, en una asamblea de la asociación de alcaldes de Francia, ha afirmado que el asalto policial a un piso en Saint-Denis demuestra que Francia está en guerra. El presidente francés no ha dado sin embargo más detalles de los que ya se conocían sobre la operación.

El presidente, que ha agradecido a las fuerzas del orden su trabajo tanto el viernes por la noche como en este dispositivo al norte de París, en el que cinco agentes han resultado heridos, ha desgranado ante los alcaldes las medidas que ha decidido para enfrentarse a su enemigo. Daesh, o el Estado Islámico, como ha recordado, tiene un territorio, un Ejército, financiación y apoyos. "Es un Ejército que amenaza al mundo entero, y no a un país frente a otro", ha afirmado, y por eso plantea, además de los cambios legislativos en Francia y el refuerzo de sus operaciones militares, una "gran coalición" internacional contra los yihadistas.

Hollande también ha avanzado que esta tarde se presentará la ley que prorrogará el Estado de excepción durante tres meses. "Es cierto, restringe ciertas libertades temporalmente", ha reconocido, pero el objetivo, según el presidente, es "restablecerlas plenamente", mediante el control de los movimientos y comunicaciones de los terroristas.

"Esos bárbaros de la violencia ciega" han ido contra el pueblo francés, en especial, según Hollande, contra "la juventud de Francia", porque representa la vitalidad, la libertad. Los terroristas quieren, según el presidente, dividir a Francia, y como ha recordado a los alcaldes, "que representan la diversidad de Francia", frente a la amenaza son todos iguales y deben responder juntos.

COLABORACIÓN DE LOS ALCALDES

Son quienes mejor conocen a los ciudadanos y sus necesidades, ha dicho Hollande, y por eso, ha pedido toda su colaboración para protegerles. El presidente quiere que restrinjan el tráfico en ciertas zonas y prohiban reuniones cuando lo consideren peligroso, en virtud del Estado de derecho.

"Nuestra cohesión social es la mejor respuesta", ha afirmado, y ha pedido dureza también contra cualquier expresión xenófoba, antisemita, antimusulmana, o que haga apología del terrorismo.

El presidente ha ofrecido a su vez ayuda a los alcaldes que acojan refugiados. "Nuestro deber para responder a la crisis de refugiados va a la par con nuestro deber de protección de los franceses", ha dicho Hollande, que ha asegurado que harán "todas las identificaciones necesarias antes de aceptar refugiados" sobre su suelo. Además, ha explicado, se retirará el estatus a cualquiera que se considere una amenaza.

"Francia seguirá siendo un país de libertad de movimiento, de cultura, que no cede jamás al miedo", ha dicho el presidente, que ha afirmado que "la vida debe continuar". "¿Qué sería nuestro país sin las terrazas de los cafés, los conciertos, los eventos deportivos?", se ha preguntado.

Para terminar, Hollande ha pedido la colaboración de los alcaldes para que "en esta guerra, sí, en esta guerra, viva la república y viva Francia". Le han respondido cantando al unísono La Marsellesa.

Photo gallery 'Operación Sentinelle', Saint-Denis See Gallery

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST