INTERNACIONAL
14/02/2016 12:23 CET | Actualizado 14/02/2016 12:23 CET

Afganistán registra en 2015 el mayor número de víctimas civiles desde que comenzaron las estimaciones

HEDAYATULLAH AMID / EFE

Si piensas que la guerra de Afganistán empezó en 2001 vengando el 11-S, se extendió unos años -con participación de España incluida- y ya es pasado, te equivocas. Es otro conflicto vivo del que apenas llegan noticias, pero donde el día a día es insostenible. Por si el mundo se olvidaba, hoy lo recuerda la ONU con contundencia.

Naciones Unidas ha estimado que al menos 3.545 civiles afganos han fallecido y otros 7.457 han resultado heridos como consecuencia de la guerra en el país centroasiático a lo largo de 2015, la cifra más alta de víctimas no combatientes, inocentes, desde 2009; ese es el año en que la misión afgana de la ONU comenzó a recabar estos datos, ocho años después del inicio del conflicto.

Estas estimaciones suponen un aumento del 4% respecto del año anterior, según el informe de la UNAMA, que especifica un aumento del 14% en víctimas infantiles. En el caso de las mujeres, el incremento es mayor: un 34% de víctimas más desde 2014.

El documento señala como responsables a todas las partes del conflicto, tanto favorables al Gobierno afgano, como insurgentes con los talibán a la cabeza.

"El pueblo de Afganistán sigue padeciendo ataques brutales e inmorales que están prohibidos por el Derecho Internacional", ha denunciado el alto comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Zeid Raad Al Husein. "Está sucediendo con una impunidad casi total", ha lamentado.

Photo gallery Los rostros de la tragedia de Afganistán See Gallery

NUEVOS TIEMPOS