POLÍTICA
25/02/2016 07:24 CET | Actualizado 25/02/2016 07:25 CET

Las cuentas no le salen todavía a Sánchez

REUTERS

Tras sellar el pacto este miércoles, el PSOE y Ciudadanos deben intentar atraer a más partidos para lograr los votos necesarios en medio de un clima en el que el PP y Podemos se han lanzado contra ellos y vaticinan que no saldrá adelante la investidura de Pedro Sánchez.

Sánchez debe enfrentarse a la primera votación el próximo miércoles y tendría que lograr mayoría absoluta (176 apoyos). Se da por hecho que no lo logrará entonces y habrá que ir a una segunda ronda el sábado, cuando valen más ‘síes’ que ‘noes’. Ahí es donde confían socialistas y ‘ciudadanos’ que la presión vencerá a los otros corredores en la pista -PP y Podemos-, que terminarán facilitando la llegada del secretario general del PSOE a La Moncloa. Por ahora solo tiene asegurados 140 votos.

Además de PP y Podemos, IU y Compromís también se muestran contrarios al acuerdo de Sánchez y Rivera, al entender que está más cercano a las políticas económicas de derechas y que busca la abstención de los populares.

IGLESIAS: "DÍA TRISTE"

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se pronunció a última hora del miércoles y después de que su equipo negociador dejará plantado al PSOE. El 'morado' ha acusado a los socialistas de no haber sido "honestos" con su partido y ha dicho que con el acuerdo con Ciudadanos los socialistas han cerrado la posibilidad de formar un gobierno de progreso.

Iglesias ha criticado al PSOE porque mientras decía una cosa estaba haciendo otra con Ciudadanos y ha dicho que eso explica por qué costaba tanto avanzar en las negociaciones que los socialistas mantenían con Podemos, Compromís e IU.

"Hoy es un día triste. El PSOE ha cerrado la posibilidad de que haya un gobierno de progreso y estamos muy decepcionados", ha afirmado Iglesias.

(Sigue leyendo después de la imagen)

El líder de Podemos ha incidido en que el PP "se ha salido con la suya" y vuelve a "entrar en escena" gracias al acuerdo entre Pedro Sánchez y Albert Rivera.

En su opinión, el documento es una "claudicación" del programa electoral del PSOE ante las tesis de Ciudadanos y de su asesor económico Luis Garicano, que suponen "la continuidad de las políticas del PP", ha añadido.

LA CAMPAÑA DEL PP CONTRA PSOE-C'S

Tras la firma del acuerdo por parte de Sánchez y Rivera, los principales dirigentes del PP salieron ante los medios para decir que no lo apoyarán y que es un "brindis al sol".

El vicesecretario general de Organización del Partido Popular, Fernando Martínez Maíllo, ha asegurado que el pacto entre el PSOE y Ciudadanos "no sirve ni para investir presidente, ni para formar Gobierno, ni para reformar la Constitución" porque para eso "hace falta el Partido Popular".

"Es un brindis al sol sin eficacia", ha incidido antes de mostrarse de acuerdo con el hecho de que Ciudadanos "conceda sus 40 diputados al PSOE" aunque, ha matizado, quizá a sus votantes no les parecerá bien "que hayan decidido ser costaleros del PSOE".

En este sentido, ha dicho que Albert Rivera "cambia de opinión como de camisa. Decía que iban a apoyar siempre a la lista más votada, que no iban a apoyar ni al PP ni al PSOE, que el presidente del Congreso debía ser diferente al presidente del Gobierno...".

Los populares siguen insistiendo en que Rajoy intentará la investidura si no lo consigue Sánchez la semana que viene.

EL PSOE CREE QUE PODEMOS NEGOCIARÁ

El PSOE confía en que logrará los apoyos en los días que faltan para la sesión en el Congreso. El portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, se ha mostrado convencido de que Podemos "va a volver a la mesa negociadora" porque no podría explicar a sus votantes que el próximo presidente vuelva a ser Mariano Rajoy.

Hernando, en una entrevista en Telecinco, ha vuelto a defender el pacto alcanzado por su partido con Ciudadanos, cuya firma ha propiciado que Podemos abandonara las conversaciones que mantenía con socialistas, IU y Compromís por considerar que favorece al PP.

"Dicen que son de izquierdas -ha explicado Hernando al hablar sobre Podemos-, pero dejar de presidente a un gobernante de derechas rodeado de casos de corrupción no me parece a mí muy de izquierdas", ha asegurado.

"Si algo es el pacto que hemos alcanzado es un pacto para lograr un gobierno de progreso", señaló el dirigente socialista y uno de los principales negociadores del PSOE.

Por ahora no salen las cuentas. ¿Lo lograrán al final?

Acuerdo Para Un Gobierno Reformista y de Progreso

#CuandoElDescansoEsUnSueño